Videojuegos

'Sekiro: Shadows Die Twice': llega la evolución de 'Dark Souls'

  • Activision Blizzard y From Software sacan a la venta uno de los juegos más esperados de este año, diseñado por Hidetaka Miyazaki, uno de los referentes del sector.

Tráiler de 'Sekiro: Shadows Die Twice' /

From Software es uno de esos estudios de desarrollo de videojuegos que pocas veces pasa desapercibido. Tiene en su currículo numerosos títulos muy reconocidos, como Dark Souls, Armored Core, Tenchu o BloodBorne. Y es que entre sus filas destaca Hidetaka Miyazaki, uno de los referentes del sector y artífice de gran parte de los títulos antes mencionados. Este viernes se ha publicado para PlayStation 4, Xbox One y PC su última y esperada obra: Sekiro: Shadows Die Twice.

Ambientado en una visión oscura y fantástica del Japón feudal del siglo XVI, el jugador encarna a El Lobo, un guerrero manco que tendrá que recorrer hermosos escenarios rurales habitados por samurais, jalonados por monumentales castillos de arquitectura tradicional y cuajado de seres mitológicos.

Sekiro: Shadows Die Twice es una evolución de la fórmula de otros juegos de Miyazaki, como los complicados y populares Dark Souls. Mantiene los exigentes combates como eje principal, pero introduce novedades. Si bien en sus títulos anteriores había que familiarizarse con los ritmos y rutinas de ataque de los enemigos, en esta nueva obra la mecánica principal se basa en saber cubrirse. Si el jugador ejecuta bien estas acciones defensivas, acabará desbloqueando una determinada postura de un rival y quedará a su merced para darle un golpe.

Una captura del juego mostrando el lanzamiento del gancho del personaje. Una captura del juego mostrando el lanzamiento del gancho del personaje.

Una captura del juego mostrando el lanzamiento del gancho del personaje. / M.G.

Las coberturas en el combate no son las únicas mecánicas nuevas. El sigilo tiene mucha importancia también en la jugabilidad, ya que se podrá anular a los enemigos por la espalda con golpes letales. Además, el jugador podrá aprovechar la verticalidad de los escenarios para poder realizar golpes desde las alturas. El Lobo lleva una prótesis con un gancho en su brazo amputado que le permite agarrarse a salientes y escalar con mucha agilidad.

Una captura de un combate en 'Sekiro: Shadows Die Twice'. Una captura de un combate en 'Sekiro: Shadows Die Twice'.

Una captura de un combate en 'Sekiro: Shadows Die Twice'. / M.G.

La muerte siempre ha sido un elemento fundamental en los juegos de From Software. Este desarrollador siempre plantea retos importantes y el famoso game over lo convierte en algo a lo que el jugador debe acostumbrarse si quiere avanzar. En Sekiro, este concepto también evoluciona respecto a lo visto en sus precedentes. Tras quedarse sin vida, el personaje morirá, pero se presenta la posibilidad de volver a una hoguera (punto de guardado) o mantener el progreso justo en el punto en el que murió. Con todo, estas resurrecciones no serán gratuitas y cada una de ellas afectará negativamente al mundo y a los personajes que lo pueblan. El usuario tendrá que decidir si le merece la pena recurrir a esta opción o no.

Sekiro: Shadows Die Twice presenta un bonito apartado gráfico con animaciones muy fluidas, pero donde más destaca es en su diseño. La peculiar visión artística de Hidetaka Miyazaki, que llegó tarde al mundo de los videojuegos procedente de un sector ajeno a la creación, le ha granjeado una carrera estelar gracias a sus oscuros mundos de fantasía.

Su editor, Activision Blizzard, espera hacer de este juego una nueva e interesante saga para esta generación de consolas. Lo hace arriesgando mucho en un momento del sector en que está en auge el modo multijugador con títulos de acción desenfrenada. Está por ver cómo funcionará comercialmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios