Entrevista al presidente de Coexphal

"La gestión de los residuos vegetales es nuestro talón de Aquiles"

  • Juan Antonio González habla de “un choque de ciclos” entre las producciones locales, del resto de Europa y Centro América.  En estas fechas los precios son malos para casi todos los productos, salvo para el tomate

Juan Antonio González, presidente de Coexphal Juan Antonio González, presidente de Coexphal

Juan Antonio González, presidente de Coexphal / Diario de Almería (Almería)

La Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas, Coexphal, celebraba su cuadragésimo segunda asamblea general el pasado 4 de octubre. Durante la misma, Manuel Galdeano quien llegaba a la presidencia el 14 de noviembre de 2008, daba el relevo a Juan Antonio González, actual presidente de Vicasol.

–Coexphal analizaba en verano la última campaña. La producción almeriense se ‘salva’ por la elevada producción, ¿cuáles son las principales variables que afectan al declive de los precios?

-Son varios los factores que confluyen. De una parte, tenemos el incremento de producción que hay; por otra, vemos como el clima es el que decide y permite que los países de fuera de Europa se adelanten en sus producciones. A esto le sumamos las producciones que llegan de Centro América, que han afectado bastante en la campaña de primavera con el melón y la sandía. Además, aquí en Almería el ciclo también se está alargando. Por lo tanto, se está produciendo un choque de ciclos entre las producciones de aquí, de Europa y de Centro América. Justamente eso está pasando en este inicio de campaña. Para las fechas en las que nos encontramos, hay países con los que aún no hemos empezado a trabajar.

-El tomate está perdiendo cuota, sobre todo, por la competencia marroquí, ¿qué salidas apuntan desde Coexphal para este cultivo?

-Trabajar en productividad, en la recuperación del sabor en este producto porque ahora los clientes nos demandan sabor. También es vital que los países terceros respeten los contingentes de exportación y que se rijan por los acuerdos en vigor. No podemos permitir que no los cumplan. Otro hecho que también ha perjudicado bastante al tomate ha sido el veto ruso; y ahora nos enfrentamos a otro escenario que no sabemos cómo nos va a afectar con el Brexit.

“El futuro no se presenta halagüeño. Es preciso aumentar la productividad y rendimientos de los cultivos”

–El margen de beneficio para los agricultores ha caído en los últimos años, ¿cómo ve el futuro en cuanto a rentabilidad para los productores?

-El futuro no se presenta muy halagüeño si atendemos, como demuestran las cifras, a la continua pérdida de margen para el agricultor. Pero tenemos que buscar el equilibrio adecuado que le permita al productor continuar desempañando su trabajo y obteniendo beneficio por el mismo. La productividad va a ser la clave en todo esto. Es preciso aumentar las productividades y rendimientos de los cultivos. También quizás sea necesario la diversificación de los productos y de los mercados hacia otros que dejen más beneficio.

-Acaba de arrancar la campaña 2019-2020, ¿cómo se está comportando en cuanto a cotizaciones y demás?

-En principio hay algunos productos que se están comportando bien como puede ser el tomate o el pepino que justo al inicio de campaña empezó bien. Sin embargo, en estas fechas (a 14 de octubre), tenemos problemas prácticamente en todos los productos salvo tomate. De este modo pimiento, pepino, berenjena y calabacín no están teniendo buenas cotizaciones. Es la ley de la oferta y la demanda. En la actualidad existe un exceso de oferta porque los países europeos aún siguen produciendo y como he señalado anteriormente hay países con los que todavía no hemos empezado a trabajar porque tienen productor propio.

–¿Hay algún producto por el que las firmas se estén inclinando principalmente -conociendo que se está apartando productos como la judía o que el pimiento supere al tomate...-?

-En los dos últimos años, vemos que en algunos productos las preferencias van cambiando. Las cadenas de distribución nos marcan que las tendencias actuales se están inclinando a especialidades de tomate que ofrezcan más sabor; en pimiento la tendencia es a productos de menor tamaño de tipo snack, sin semillas y que sea más sabroso para comer en crudo.

-Se habla de la diversificación de los productos, de generar marca..., ¿qué retos deben afrontar las empresas para que sus productos sean más valorados y por ende suba su cotización?

-Las empresas tienen que satisfacer las demandas de sus clientes y si los clientes piden sabor, pues al final la empresa tiene que estar coordinada con el cliente para darle el servicio y el producto que demande. Nosotros tenemos que estar atentos a las necesidades y peticiones del cliente.

“Las tendencias se inclinan por un tomate con más sabor y un pimiento más pequeño, sin semillas y sabroso para comer crudo”

–¿Qué escenario prevé la organización con la consecución del Brexit?

-Estamos a la expectativa porque a estas alturas no sabemos qué va a pasar. Yo estoy convencido de que va a ser un Brexit blando, ojalá que no me equivoque. Considero que ni a Europa ni a Inglaterra le interesa que sea de otra forma. Actualmente, ni los propios clientes ingleses te dicen cómo será o qué va a pasar. Hasta el día 31 de octubre no lo sabremos y partir de ahí tendremos que afrontar la situación y el comportamiento de este mercado.

-Otra de las preocupaciones del sector es la imagen del campo almeriense que se proyecta, ¿hay novedades sobre la gestión de residuos vegetales? ¿Cree que se ha avanzado en este aspecto?

-De momento no se ha avanzado mucho en esta cuestión y considero que es nuestro talón de Aquiles y hay que resolverlo cuanto antes. Tenemos ese problema y hay que acometerlo para lograr un correcta y eficaz gestión de los restos vegetales. En cuanto a la imagen del sector también se está viendo perjudicada por los problemas relacionados con la inmigración ilegal y el chabolismo, algo que es ajeno a la generalidad de nuestro sector. En nuestra zona productora conviven más de 110 nacionalidades diferentes y casi el 30% de la población es extranjera y vive integrada a pesar de ser nuestra tierra la frontera más desigual del mundo, entre Europa y el Norte de África.

–Acaba de ser nombrado presidente de la asociación, ¿qué objetivos se ha marcado para los próximos años?

-Seguir trabajando en la línea que está desarrollando Coexphal y mejorar todas las necesidades que tiene el campo, las empresas y la gente de a pie que son los agricultores. Las principales cuestiones que tenemos por delante están relacionadas con la competitividad del sector, el agua, los residuos, la promoción y la concentración de la oferta, entro otros asuntos. Desde Coexphal trabajaremos para intentar aportar cuanto antes soluciones a estas problemáticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios