El personaje

“Es posible vivir del trabajo en el campo dignamente”

  • Natural de la Rambla de Oria, Juan Francisco Gil intenta inculcar a sus hijos que aprecien la naturaleza y aprendan sus valores basados en la agricultura regenerativa

El agricultor Juan Francisco Gil en su fica de almendros en el término municipal de Oria. El agricultor Juan Francisco Gil en su fica de almendros en el término municipal de Oria.

El agricultor Juan Francisco Gil en su fica de almendros en el término municipal de Oria.

Juan Francisco Gil tiene sus orígenes en Rambla de Oria. Siempre ha sido un apasionado del campo y de la agricultura que hace desde unos años a esta parte gestiona su finca, principalmente de almendros,con una filosofía innegociable en consonancia con los la preservación del medio ambiente. “Ahora intento con mis hijos que sigan mis andares, que aprecien la naturaleza, que sepan de donde salen las cosas”.

Llegó a AlVelAl tras realizar su mujer (también socia de la asociación) unos cursos de jóvenes agricultores donde, a través de Catalina Casanova, pudieron conocer la entidad y decidieron pasar a formar parte como socios, ya que simpatizan plenamente con la filosofía y el trabajo que se desarrolla en su seno desde su constitución.

Para Juan Francisco, “AlVelAl defiende que se pueda vivir del campo, pero aquí estamos en un secano tan rabioso que no nos permite solamente vivir de la agricultura tan fácilmente. AlVelAl me trasmite que hay posibilidades, que se puede vivir del campo dignamente”.

El orialeño está convencido de que si se continúan haciendo las cosas bien, las personas colaboran con este proyecto y no lo ven como una locura realizar ciertas acciones que se promueven, la asociación va a tener un largo y exitoso recorrido, ya que de lo contrario, Juan opina que quedará todo abandonado por falta de recursos.

Ha sido beneficiario del fondo -invierto en paisaje, invierto en futuro- y apunta que “es fenomenal, te encuentras un dinero a fondo perdido para que te lo gastes en tu finca para hacer las mejoras que tú quieras y luego ves los resultados que funcionan”, ha podido comprobar que dan resultados positivos las prácticas implementadas y eso le da confianza para seguir este camino de la agricultura regenerativa.Tras abordar el tema de la agricultura regenerativa, Francisco comparte su satisfacción y señala que “hago prácticas regenerativas porque me gusta y por cambiar un poco, sinceramente hace dos años cayó una tromba de agua de más de 80 litros, y en veinte minutos salieron unas cárcavas impresionantes en el suelo, ahora con estas prácticas se frena esta erosión, es como un seguro, saber que si cae una tormenta no se va a ir la tierra y se aprovecha más el agua que cae”.

Juan Francisco defiende que le está dando buenos resultados de momento la implementación de técnicas regenerativas en su finca, lo que le hace seguir su andadura por este camino regenerativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios