AGR Almeria

"La volatilidad de los precios pone en peligro la viabilidad del sector en el futuro"

  • Manuel Galdeano, presidente de Coexphal, analiza el estado de salud actual de la agricultura en invernadero almeriense

Manuel Galdeano lleva ya más de tres años o al frente de la organización de productores de Almería, Coexphal. Manuel Galdeano lleva ya más de tres años o al frente de la organización de productores de Almería, Coexphal.

Manuel Galdeano lleva ya más de tres años o al frente de la organización de productores de Almería, Coexphal. / m. g.

--¿cómo valora el momento actual de la agricultura de invernadero?

-En la actualidad, nuestro modelo de agricultura es considerado uno de los más importantes del mundo tanto por sus avances tecnológicos, su respeto con el medio ambiente, como por su capacidad de generar empleo y riqueza. Aunque gozamos de "buena salud" debemos seguir mejorando y optimizando para aumentar la rentabilidad de nuestros productores que son los verdaderos artífices de todo este sistema productivo.

Competidores"Turquía y algunos países de África cuentan con un potencial muy alto"

-¿Qué factores son los que han convertido a Almería en la 'huerta de Europa'?

-Creo que uno de los principales es el esfuerzo y tesón de los productores en la mejora continua de sus explotaciones, adaptándolas a las necesidades del mercado para producir frutas y hortalizas de máxima calidad, aprovechando los recursos disponibles. También el trabajo de comercializadoras que han ido consolidando y ampliando mercados a los que llegan los productos almerienses.

-¿Cuáles son los retos que tienen en estos momentos por delante?

-Tenemos bastantes porque somos un sector dinámico que nunca se conforma. Como uno de los principales y más acuciantes es la falta de agua. Actualmente Almería tiene un balance negativo de 137hm3 al año. Necesitamos seguridad en el suministro para continuar siendo una potencia agrícola. También es preciso que se aumente la productividad a través de la mejora varietal; la difusión de las prácticas de cultivo que fomenten la sostenibilidad; la mejora de las estructuras invernadas; la búsqueda de nuevos mercados; la diversificación de la oferta con nuevos productos, nuevas variedades de productos tradicionales y nuevas presentaciones; así como, seguir potenciando la producción ecológica que goza de una demanda creciente. En transporte tenemos un gran reto porque Almería depende de la carrera debido a la situación geográfica en la que se encuentra. El tren podría ser la solución, siempre y cuando fuese rápido y sin paradas, lo que va a depender del grupaje de carga que podamos conseguir.

-¿Cómo está la competencia de Almería?

-Holanda y Marruecos son los principales competidores de la horticultura española de invernadero. Ambos están en proceso de crecimiento, aunque con estrategias distintas, frente a la estabilización que se está observando por parte del sector español, motivado en muchas ocasiones por la escasez de recursos y la falta de reacción de las administraciones en cuestiones básicas, por ejemplo, las inversiones en infraestructuras. Por eso no podemos descuidarnos más y continuar avanzando y mejorando nuestro sistema de producción en todas sus dimensiones. De todas formas, el sector productivo y comercializador es muy dinámico y puede responder de forma ágil a cualquier reto que provenga de la competencia, incluso de forma autónoma. También hay que destacar que Turquía y algunos países de África (al margen de Marruecos) tienen un potencial muy alto. No olvidamos a Israel, aunque en estos últimos años parece estar menos activo en la Unión Europea.

-¿Cuáles son las fortalezas del sector en estos momentos, así como sus potencialidades y amenazas?

-Una de nuestras fortalezas es la gran implantación del control biológico para controlar las plagas en nuestros invernaderos, ofreciendo productos de gran calidad, libres de residuos y con el máximo respeto al medio ambiente. Además, el control biológico está siendo la base de transición hacia una agricultura ecológica que en Almería está en pleno crecimiento y consolidación. La calidad de nuestros productos está certificada por miles de controles y auditorías que a diario superan las frutas y hortalizas. Como amenazas, la escasez de agua y la falta de una política clara con respecto a este bien tan preciado. También la volatilidad de los precios que reciben nuestros agricultores que ponen en peligro la viabilidad de las explotaciones y el futuro del sector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios