Almería

"Almería se ha replanteado su forma de votar en estas elecciones"

  • Miguel Ángel Castellón, candidato del PP al Congreso, entiende que la fragmentación de votos le regaló escaños al PSOE y en estas elecciones "todo va a ser diferente"

Miguel Ángel Castellón, candidato del PP al Congreso. Miguel Ángel Castellón, candidato del PP al Congreso.

Miguel Ángel Castellón, candidato del PP al Congreso.

¿Cómo le va tras su regreso al mundo de la política? ¿Echaba de menos esto?

Bien. Muy ilusionado. Me estoy encontrando muchísimo cariño de los alcaldes de mi partido, de muchísimos ciudadanos y colectivos. Ya lo hicieron con mensajes y con llamadas en los últimos meses. Hay mucha gente en mi partido que se ha alegrado y creo que es un cariño sincero. Todo esto que estoy recibiendo supone una deuda que espero agradecerle en trabajo.

Ha sido fácil. Es volver a casa, ¿no?

Cuando uno vuelve con una responsabilidad como la de encabezar la lista al Congreso de los Diputados... pues pesa sobre los hombros. Debo ser consecuente conmigo mismo, defender, por encima de todo, los intereses de los almerienses y no engañar a la gente; decirle lo que se puede hacer, con lo que nos comprometemos y podemos cumplir y evitar dar falsas expectativas. Eso ha sido lo que he hecho siempre en mi vida personal y profesional y creo que es lo que la al final la gente valora.

¿Qué sensaciones tiene?

La primera sensación que tengo es que la gente está muy enfadada con la convocatoria electoral. Estamos en unas elecciones a las que Pedro Sánchez nos ha arrastrado, que no necesitábamos y que no queríamos los españoles. Necesitamos estabilidad institucional y a su vez estabilidad económica, esa que necesita precisamente el campo almeriense. Y lo que he encontrado ha sido esa sensación de tristeza pero a la vez de enfado sabiendo que tenemos a un presidente del Gobierno que ha puesto por encima de los intereses de los almerienses su interés propio. Y, por otro lado, eso se complementa con unas ganas de cambio que conforme pasan los días son mucho más intensas. La gente sabe que esa desilusión que tienen por ver cómo se han manoseado las instituciones se puede revertir en esta segunda vuelta sacando a Pedro Sánchez de la Moncloa.

¿Qué ha hecho su partido para volver a la vida en las encuestas después del batacazo de las últimas elecciones?

Yo creo que los almerienses han visto de manera muy clara, y también los españoles, que hay un presidente del Gobierno que ha mirado por sus intereses y que ha dejado abandonada a su suerte a España y que tenemos un país sin liderazgo, sin rumbo y un Gobierno que no se preocupa de los problemas que nos afectan. Y, precisamente, por eso, creo que los españoles y almerienses van a apostar por un cambio político haciendo que haya un candidato que saque un escaño más que Pedro Sánchez. Y en ese sentido apostamos por la única alternativa y por el único partido capaz de hacerlo, que es el PP. Las encuestas reflejan un estado de opinión en un momento puntual, pero, sin duda, lo que refleja la calle, las conversaciones con autónomos, empresarios o agricultores de Almería es que España no puede aguantar ni un minuto más con un presidente tan irresponsable como Sánchez al frente.

¿Hay que preocuparse por la desaceleración económica?

La mejor manera de luchar contra una crisis es prevenirla, porque luego nos pasa los que nos pasó con el último gobierno del PSOE. Tuvimos que hacer un gran esfuerzo. La crisis se llevó por delante a muchísimas familias. Ahora que se avecina una crisis importante, sobre todo porque no se están realizando las reformas adecuadas para afrontarla con garantías. Antes se negó esa crisis y al final nos llevó por delante y ahora nos está pasando igual. El pasado martes se publicaron las últimas cifras de desempleo y desgraciadamente hemos visto como 90.000 españoles han ido al paro en este mes de octubre, la cifra más alta de los últimos siete años. Eso es muy preocupante y es lo es porque tenemos un gobierno que no se ha preocupado de los problemas reales de la gente. Y el que más daño hace es el desempleo.

En Almería su partido ha perdido fuelle, perdieron las últimas generales ¿cómo lo explica?

Se debe a una fragmentación del voto que propició la izquierda y que mucha gente de centro-derecha, con la mejor de las intenciones, creyó que podría ser útil para sacar al PSOE del Gobierno. Pero no fue así. El voto de centro-derecha se dividió. Aquí hubo una campaña incluso para votar 1+1+1 en el Senado creyendo que eso iba a implicar sacar tres senadores el centro-derecha en Almería y sin embargo lo que supuso fue tres... pero del PSOE. Esta provincia siempre ha votado al partido que más se ha preocupado de los problemas de los almerienses, es un feudo del PP. Es un partido que se parece mucho a su provincia, pero el fraccionamiento de voto ha hecho que el PP no fuera la fuerza más votada en las últimas elecciones y le regaláramos escaños al PSOE, cuando el centro-derecha obtuvo el 60% de los votos.

Su partido insiste en eso del voto estratégico, ¿de qué forma se le transmite esto a la población?

El domingo vamos a unas elecciones e independientemente de los debates o de quién salga más guapo en las fotos, lo importante es quién nos va a gobernar durante los próximos cuatro años. Y tenemos dos opciones, que gobierne Sánchez o que no lo haga. Para que gobierne podemos votarle, abstenernos o caer en la trampa de dividir el voto de centro-derecha y que no sume un escaño más que el PSOE. A eso está jugando el Partido Socialista. Pero los almerienses se han dado cuenta de que la forma de votar de hace siete meses no funcionó y ahora se replantean su forma de hacerlo el domingo. Por eso, el apoyo del PP va a ser mucho mayor esta vez.

¿Cómo cree que le ha ido a Almería en este último año de intento de gobierno?

Ha sido un año de bloqueo para España y eso ha supuesto que sea un año en blanco para Almería. Obras que estaban en marcha, que eran grandes reivindicaciones históricas de la provincia, se han visto paradas. Por ejemplo las obras del Paseo Marítimo, que después de muchos años de reclamarse se iniciaron y llevan un año paradas por el PSOE; las obras de restauración de la estación de ferrocarril, esa gran demanda histórica de todos los almerienses que queríamos que nuestra estación se renovase. El gobierno del PP la adjudicó y empezaron las obras y llegó el PSOE y las ha paralizado... También ha sido un año en blanco para la Alta Velocidad en Almería. Hemos visto también como esa gran obra, que es la supresión del paso a nivel de El Puche, que hemos demandado desde hace decenas de años, no sabemos si está parada, en ralentí o en marcha. O cuando vemos que hay proyectos que se han metido en un cajón, como el tercer carril de la A-7 o las salidas del autovía en el Parador y en el Ejido. Es que no se han puesto en marcha las infraestructuras que estaban recogidas en los Presupuestos Generales del Estado en materia de desalación para traer agua a nuestros regantes. Es que el PSOE no puede negar la evidencia porque todos lo tenemos claro.

Los agricultores han entrado en paro con algunos productos y afirman que el modelo agrícola almeriense está agotado y en parte la culpa es de las administraciones, ¿cómo se soluciona?

Tener un gobierno débil lleva consigo que no haya personas en ese gobierno preocupadas por la agricultura de Almería. El modelo agrícola almeriense es un modelo ejemplar en Europa. Exporta esfuerzo y trabajo pero a la vez innovación y sabiduría. No es un modelo agotado, todo lo contrario, sigue innovando y va a seguir alimentando a Europa y medio mundo. Pero hay retos por delante a los que hay que hacer frente. No podemos permitir que la oferta de nuestra agricultura no se concentre para ser competitiva en el mundo. Y eso hay que liderarlo desde la administración y el PSOE no ha hecho nada en la materia. Tampoco se puede meter que en un libre mercado tengamos que competir con el resto de Europa con las mismas reglas de mercado pero llegan productos de terceros que compiten en desigualdad; tienen mano de obra muy mal pagada, trabajan en otras condiciones en cuanto a tratamiento de pesticidas o lucha biológica. En Almería se hace bien y estamos compitiendo con unos costes mayores con un producto al que no se le exigen los mismos requisitos sanitarios y la obligación del gobierno central es ser fuerte frente a terceros países. El PP siempre defendió la agricultura almeriense mediante el establecimiento de cupos. Ese es el camino para que nuestro campo pueda competir en el libre mercado pero en las mismas condiciones que otros mercados. Hay que plantarse en Bruselas para defender nuestros intereses. Ya lo hemos hecho. No se puede permitir utilizar nuestra agricultura como moneda cambio mientras se negocie el Brexit. Esperemos que el PSOE no tenga la tentación de mercadear con nuestros agricultores. Esperamos que las concesiones a Reino Unido vengan de lavadoras, de coches... pero nunca de productos almerienses. Y hay que negociar con Marruecos. Hay que ser leales pero inflexibles y negociar la pesca, los contingentes agrícolas y los cupos de inmigración para que los inmigrantes que lleguen lo hagan con un contrato de trabajo en condiciones de seguridad.

En Almería hace falta agua para regar, hace falta agua para consumo humano, pero el tema es que no hay agua y no se encuentra la fórmula.

El agua es importante en primer lugar para consumo humano. En segundo lugar, para comer, con ella regamos nuestros campos. El agua, que es el sustento de la economía de Almería no puede ser nunca utilizada de manera demagógica y para enfrentar a territorios como está haciendo el PSOE. Esto no lo está haciendo ahora, también en el pasado cuando en Aragón y Cataluña, por rascar un puñado de votos, prometió que iba a derogar el Plan Hidrológico Nacional, suponiendo eso el mayor ataque a la economía provincial que ha hecho nunca un gobierno. Dejó sin posibilidad de regar nuestros invernaderos con el agua que los catalanes están tirando al mar cuando les sobra.

Y en la Alta Velocidad, otro año más sin obras.

Nosotros cuando llegamos al Gobierno nos encontramos a una España quebrada. Tuvimos que pagar 250 millones de euros de deuda que había dejado el PSOE en obras del AVE para Almería. Pusimos las cuentas y los proyectos en orden y se hicieron todos los proyectos para hacerlos viables técnica y económicamente para que eso garantizase que el AVE llegara a Almería en 2023. Presupuestamos todas las cantidades y licitamos las obras. Tras la moción de censura, el PSOE lo tenía todo para iniciar unas obra con todos los tramos adjudicándose desde Lorca hasta Almería. Y un año después no hay ni un solo metro de en AVE en otras y el único punto en obras, el paso a nivel de El Puche, lo han paralizado.

¿Qué mensaje tiene para los almerienses?

Les quiero decir que voten lo que voten siempre es útil votar, pero el domingo puede servir para dos cosas: para que se quede Sánchez o para que se vaya de la Moncloa. Todos los que quieran que Sánchez se queden pueden votar al PSOE, a sus socios de Podemos, a los nacionalistas, a Bildu... y también pueden votar a otras fuerzas, se dividirá el voto del centro-derecha y hará que el gobierno de Sánchez se perpetúe. La otra opción, la de echar a Sánchez, solo se consigue votando al Partido Popular. Les pido el voto a todos los ciudadanos que quieren sacar a Sánchez de la Moncloa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios