Almería

El Ayuntamiento de Níjar tendrá que pasar por caja por el proyecto fallido de La Fabriquilla

  • Una providencia del 14 de octubre del Tribunal Supremo inadmite el recurso del Ayuntamiento de Níjar que finalmente tendrá que pagar una indemnización de 8,7 millones a los propietarios

El Ayuntamiento de Níjar tendrá que pasar por caja por La Fabriquilla

El Ayuntamiento de Níjar tendrá que pasar por caja por La Fabriquilla

Una providencia del 14 de octubre de la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, en respuesta al recurso de casación número 719/2021 del Ayuntamiento de Níjar, ha zanjado definitivamente un pleito de casi cuarenta años que se inició con la autorización en 1982 de un plan parcial en el sector SAU FA-1 de La Fabriquilla, de 151.100 metros cuadrados, en el que se iban a construir 150 viviendas y un hotel de lujo en primera línea de playa y la paralización de las primeras obras meses después por el “alto contenido de valor ecológico que poseía la Bahía de Almería” cuando los propietarios ya habían invertido 75 millones de las antiguas pesetas.

Han tenido que pasar casi cuatro décadas para que se determine la responsabilidad del consistorio nijareño que tendrá que pasar por caja por el perjuicio ocasionado a los dueños de los terrenos, incluido el lucro cesante y el daño moral, ante la imposibilidad de desarrollar el proyecto residencial pese a que el Supremo había catalogado el sector como urbanizable en sentencia firme de 1997. La reciente providencia inadmite a trámite el recurso de casación presentado de forma extemporánea por el Ayuntamiento de Níjar en relación al fallo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que en ejecutoria nº 14/98 establecía una indemnización sustitutoria derivada de la imposibilidad de cumplimiento de la sentencia.

El consistorio tendrá que hacer frente en los próximos meses al pago de 8,7 millones de euros a los copropietarios del sector, tal y como establecía el fallo del TSJA del 28 de julio de 2020, y la providencia del Supremo le impone también las costas procesales como parte recurrente que se han fijado en 2.000 euros más el IVA. La indemnización con la que se pretende compensar por daños y perjuicios reales los derechos adquiridos en firme por los propietarios en 1997 llega casi cuarenta años después de que se autorizara el inicio de las obras, con las licencias y permisos correspondientes, de los primeros 48 apartamentos y un chalé en La Fabriquilla. El prestigioso bufete almeriense de José María Requena Company, con la intervención de la abogada Rosalía Bonachera, ha liderado la defensa de los titulares de los terrenos con un resultado más que favorable para sus intereses.

Panorámica del entorno de La Fabriquilla en el que se iba a desarrollar el proyecto urbanístico Panorámica del entorno de La Fabriquilla en el que se iba a desarrollar el proyecto urbanístico

Panorámica del entorno de La Fabriquilla en el que se iba a desarrollar el proyecto urbanístico

Durante la eterna cruzada jurídica exigieron 12 millones de euros de indemnización frente a los 59.000 euros que planteó el Ayuntamiento de Níjar que sólo quería abonarles los gastos derivados de la redacción del Plan Parcial. Como colofón al largo periplo en los tribunales, la justicia ha penalizado al consistorio por “su actuación obstruccionista o impeditiva” frente al “derecho a urbanizar” de los propietarios y ha eximido de cualquier responsabilidad a la Junta pese a que las otras partes implicadas incidieron en que la suspensión de licencias y el cambio de planeamiento se habían llevado a cabo a instancias de la Comisión Provincial de Urbanismo.

Es más, el entonces delegado de Medio Ambiente, Juan José Luque, repetía tras el fallo inicial del Supremo: “Vamos a defender con uñas y dientes la zona para que no se construya”. El exalcalde de Níjar, Joaquín García, el mismo que concedió la licencia urbanística, se mostraba en febrero de 1999 contrario al proyecto y favorable a la permuta del sector. Les propusieron llevarse la promoción a los Albaricoques y no aceptaron. El exconsejero de Medio Ambiente, José Luis Blanco, respondía a la propuesta municipal: “No estamos dispuestos a pagar las plusvalías que pueda generar la calificación de los terrenos. No vamos a desembolsar miles de millones de pesetas por La Fabriquilla”. Al final, el consistorio nijareño será el que tendrá que pasar por caja.

40 AÑOS DE UN PROYECTO FALLIDO

1982 El Ayuntamiento de Níjar inicia la tramitación entre los años 1979 a 1981 del planeamiento de los terrenos de La Fabriquilla como suelo urbanizable. En mayo de 1982 aprueba por unanimidad del pleno la catalogación y solo un mes después el consistorio concede la licencia para iniciar la construcción de 48 apartamentos y un chalé. Se otorgó licencia municipal para realizar obras de infraestructura a fin de dotarlos de los servicios básicos, o sea agua potable, suministro de energía eléctrica, acceso rodados y red de saneamiento, obras que también fueron autorizadas por la Consejería de Industria y Energía de la Junta en las materias que le competía.

1983 Una vez iniciada la construcción de las primeras casas de un proyecto en el que se contemplaba 300 viviendas, llega la orden de paralización por el “alto contenido de valor ecológico que poseía la Bahía de Almería”. Al año siguiente, en enero de 1984 se traspasan las competencias de urbanismo del Gobierno a la Junta.

1984 La Comisión Provincial de Urbanismo de la Junta inició expediente de nulidad de las licencias aprobadas.

1987 El 23 de noviembre llega la declaración de parque natural para Cabo de Gata-Níjar. Unos meses después el Boletín Oficial de la Provincia recoge textualmente: “Denegar el suelo urbano y apta para urbanizar al encontrarse en espacio protegido”. La Comisión de Urbanismo acordaba aprobar definitivamente las Normas Subsidiarias. El sector de La Fabriquilla clasificado por el Ayuntamiento en la aprobación provisional como apto para urbanizar es catalogado como “suelo no urbanizable”.

1988 Contra la anterior resolución se interpuso en fecha 4 de febrero de 1988, un Recurso de Alzada ante la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta que no se resolvió expresamente. Al considerarse denegado por silencio administrativo, se interpuso recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (núm. 323/89) que dictó sentencia de 30/9/91, por la que se desestima el contencioso-administrativo.

1997 Algunos propietarios formularon recurso de apelación ante el Tribunal Supremo, dando lugar el recurso de apelación nº 11205/91, donde se dictó la sentencia de fecha 17 de junio de 1.997, que establecía que se debía respetar al suelo clasificado como apto para urbanizar y que tal clasificación es la que debió mantenerse en la aprobación definitiva. La Sala 3ª del Tribunal Supremo dicta una sentencia por la que se declara que los terrenos del paraje La Fabriquilla deben ser considerados como suelo urbanizable y que tal clasificación es la que debió otorgarse previamente.

1998 El 5 diciembre de 1997, la Junta de Andalucía comunicó al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) la imposibilidad de ejecución material de la referida sentencia del Tribunal Supremo, por lo que se tramitó un incidente, que finalizó por auto de fecha 26 de octubre de 1998, en el que el TSJ desestimó la pretensión de inejecución formulada por la Junta de Andalucía y ordenó llevar a efecto la sentencia en sus propios términos. El incidente de inejecución planteado por la administración andaluza sobre la sentencia del Supremo (que dice que es incompatible con el PORN del Parque Natural) recuerda que la clasificación de los terrenos es anterior y “no existe imposibilidad ni material ni legal de ejecución”.

2002 Los propietarios presentaron distintas propuestas de Planes Parciales (o modificaciones a los mismos), viéndose obligados a formular reiterados recursos administrativos ante el Ayuntamiento de Níjar, que acabaron con la aprobación inicial de su propuesta de Plan de La Fabriquilla el día 22 de abril de 2002. Se presentan recursos administrativos contra el Ayuntamiento de Níjar porque entienden que impide la ejecución del fallo judicial desde el año 98 y finalmente cristaliza en la aprobación inicial del proyecto.2007 Más de mil personas recorren La Fabriquilla en señal de protesta por la construcción de casas y un hotel de lujo en el parque natural Cabo de Gata-Níjar.

Una de las manifestaciones de los colegios ecologistas contra la promoción prevista en La Fabriquilla Una de las manifestaciones de los colegios ecologistas contra la promoción prevista en La Fabriquilla

Una de las manifestaciones de los colegios ecologistas contra la promoción prevista en La Fabriquilla

2008 El Ayuntamiento sigue sin ejecutar la sentencia del Supremo. Tras diversos incidentes urbanísticos que suspendían el desarrollo urbanístico y para culminar tal laberinto jurídico y administrativo por el que el Ayuntamiento de Níjar, siguiendo sin duda los dictados de la Junta de Andalucía, aprobó el acuerdo municipal de 6 de junio de 2008, se deniega finalmente la aprobación provisional del Plan Parcial SAU FA-1, esta vez porque durante el periodo de información pública, se había publicado y había entrado en vigor un nuevo Decreto 37/2008 de 5 de febrero de la Junta.

2012 Solicitada de nuevo la ejecución de la sentencia, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía lo rechaza el 24 de noviembre de 2009, pero recurrida la resolución, de nuevo al Tribunal Supremo, en sentencia 9 de octubre de 2012, el TS ordena que se abriera un incidente de ejecución.

2016 El 9 de julio de 2016, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía declaró que la sentencia no era ejecutable en sus términos y acordó abrir pieza para determinar la indemnización a cargo del Ayuntamiento de Níjar. Los dueños reclaman casi 12 millones de euros mientras que los servicios jurídicos del consistorio nijareño lo valoran en 58.833,75 euros. Tanto los propietarios como la administración local señalaron durante el proceso judicial a la Junta de Andalucía como culpable de la parálisis del proyecto por el cambio de normativa urbanística.

2020 El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía fija el 28 de julio de 2020 en la cantidad de 8.707.029,93 euros, resolución frente a la que el Ayuntamiento de Níjar formuló un recurso de casación, que ahora ha sido inadmitido por la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo.

2021 La Providencia del Tribunal Supremo del 14 de octubre de 2021 cierra un laberinto judicial de casi cuarenta años y queda sólo pendiente la ejecución del pago de los 8,7 millones de euros a los copropietarios del sector, además de que se imponen las costas procesales de 2.000 euros a la parte recurrente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios