Patrimonio

¿Una bolsa de basura gigante?

  • Extendida en mitad de la ciudad, envuelve un Bien de Interés Cultural

Plástico protector Plástico protector

Plástico protector

No es evidentemente una bolsa de basura gigante, sino un toldo protector con el que la empresa contratada por la Autoridad Portuaria ha envuelto buena parte del Cargadero del Mineral, dentro de las obras de rehabilitación que se están llevando a cabo sobre este Bien de Interés Cultural al objeto de garantizar su perdurabilidad y abrir el también conocido como Cable Inglés al uso ciudadano mediante su transformación en paseo elevado hacia el mar.

Las obras, que tuvieron que ser suspendidas de forma temporal por las medidas contra la COVID-19 decretadas por el Gobierno central y que pudieron ser retomadas hace escasas semanas, están centradas en parte ahora en la limpieza de la piedra del BIC. De ahí que el Cargadero haya sido cubierto por este plástico protector de grandes dimensiones, cuya función es evitar la dispersión de las partículas de polvo.

Parte del Cable Inglés ha sido recubierto como medida de protección mientras se realiza la limpieza de la piedra Parte del Cable Inglés ha sido recubierto como medida de protección mientras se realiza la limpieza de la piedra

Parte del Cable Inglés ha sido recubierto como medida de protección mientras se realiza la limpieza de la piedra

La unión de empresas ‘Puerto de Almería’ aborda esta fase de limpieza de los arcos de piedra de la vieja estructura del Cable Inglés, a la altura de la glorieta de las Almadrabillas. Una vez que se culmine la limpieza con agua a presión, se acometerá la reintegración de las juntas y huecos, así como la consolidación y protección de dicha estructura con productos específicos. Todo el tratamiento está siendo supervisado por una empresa restauradora contratada por la UTE, así como por la dirección facultativa de la obra, tal y como informaba la Autoridad Portuaria este fin de semana.

En las zonas del Cable, a la altura de la glorieta, también se está ultimando el desmontaje de los raíles de la vía de ferrocarril que recorre el vetusto embarcadero. Dichos raíles volverán a ser colocados en su lugar original una vez que se acometa el saneamiento de la zona sobre la que discurre la vía, donde finalmente se instalará un camino de madera –para uso peatonal- que irá desde el parque de la Estación del Ferrocarril, hasta el final del cargadero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios