Cronavirus Almería

Cáritas se pone el mono de trabajo para asistir a más de 100 familias

  • La organización ha doblado su labor diaria al tener gran parte de sus voluntarios una edad avanzada

Entrega de lotes de comida de Cáritas en Huércal-overa. Entrega de lotes de comida de Cáritas en Huércal-overa.

Entrega de lotes de comida de Cáritas en Huércal-overa. / D. A.

Hace tan solo unos días, el Ayuntamiento de Almería firmó un convenio con Cáritas con una aportación de 5.000 euros para el reparto de comida, la puesta en marcha de un segundo albergue para personas sin hogar con más de 70 plazas, la colaboración con la Delegación de Educación para seguir desarrollando el programa de alimentación infantil en los colegios y las becas para las alumnas de la Escuela de Madres de Los Almendros, entre otras acciones.

Hay que recordar que esta Organización Humanitaria perteneciente a la Iglesia Católica basa su acción en el voluntariado. “La edad de nuestros voluntarios es muy alta por lo que, atendiendo a las recomendaciones del Gobierno, hemos tenido que suspender algunas acciones de este colectivo vulnerable. Es curioso porque a muchos hemos tenido que casi obligarlos a que se queden en casa al ser población de riesgo”, indica a este rotativo Luis Flores, director de Cáritas Diocesana de Almería.

Tanto es así que de los 400 trabajadores y voluntarios que normalmente realizan su labor humanitaria con Cáritas se han quedado unos 80 aproximadamente. “Actualmente estamos haciendo las labores diarias un 20% aproximadamente debido a la avanzad de muchos de ellos, algunos de los cuales siguen ayudándonos de forma telemática atendiendo las llamadas”. De hecho, incluso el equipo directivo de Cáritas se ha visto mermado. De los cinco que lo componen actualmente hay solo tres realizando estas labores debido a estas recomendaciones.

Con la situación que tenemos, nos cuenta el responsable de esta organización en la provincia, “necesitamos sobretodo alimentos y productos de higiene. Bien es cierto que para ello tenemos dos economatos pero es sobretodo lo que más necesidad tenemos”. Estos alimentos, la mayoría de veces, son donados por familias, por los propios ayuntamientos e incluso por las parroquias, donde Cáritas realiza sus distintos proyectos.

Desde la organización también se han volcado, en esta época de confinamiento, con los asentamientos, tanto en el levante como en el poniente. “Queremos que no salgan de allí para que no se expongan al virus. Estamos pendientes de ellos, para que no les falte nada. Les hemos llevado mascarillas, pantallas y guantes para que estén protegidos”, indica Flores.

Preguntado por el apoyo de las instituciones, el director de Cáritas no duda en aseverar que el apoyo de las instituciones locales es bueno, si bien anunció que Almería junto a Huelva “ha hecho una reivindicación a la Junta y al Defensor del Pueblo para que acuda la Legión o la UME a estos asentamientos a llevarles, al menos, agua”. El trato con las instituciones locales, como decimos, es más positivo. “Ayuntamientos como La Mojonera o Vícar nos están ayudando mucho. El ayuntamiento de la capital también nos ayuda siempre que puede. De igual modo estamos redactando un proyecto de colaboración con Diputación para destinar recursos económicos a los más desfavorecidos”, manifiesta Luis Flores.

Respecto al futuro incierto, el director de Cáritas lo tiene claro. “Nos preocupa muchísimo la situación porque es impredecible. Lo cierto es que va provocar unas necesidades económicas muy importantes y cabe recordar que los recursos económicos solo los tienen las administraciones centrales, autonómicas y locales. Nosotros solo podemos aconsejarles pero, insisto, es una situación que nos preocupa mucho”.

“Estamos reforzando nuestra labor para dedicar todos los recursos humanos disponibles a superar esta crisis. Hay que recordar que además del alimento diario, muchas personas están teniendo problemas para hacer frente al pago del alquiler o de los recibos y estamos ayudándoles dentro de nuestras posibilidades. También realizando compras de personas vulnerables. En todo lo que buenamente podemos ayudar, con las limitaciones que tenemos, ahí está Cáritas”, finaliza Luis Flores.

Cruz Roja

Si la labor de Cáritas Diocesana es encomiable no menos importante es la que está realizando Cruz Roja Almería durante esta crisis sanitaria con motivo del Coronavirus. Sus voluntarios acuden diariamente al asentamiento de chabolas de Los Nietos, en Níjar, cargados de alimentos que necesita mucha población extranjera que vive en condiciones infrahumanas en estas zonas. Junto a esto, además, desde Cruz Roja también están llevando material escolar para los más jóvenes. “Son más de mil atenciones las que hemos realizado ya desde que se decretó el estado de alarma y más de 5.000 llamadas atendidas”, indica el coordinador provincial de Cruz Roja Almería, Francisco Vicente. 

El apoyo material se antoja necesaria en estos tiempos de crisis como el que atravesamos pero también el apoyo emocional. “Muchas llamadas de las que hacemos a los mayores o de las que nos hacen ellos mismos, son psicológicas y emocionales. Intentamos animarles en esta época de confinamiento y mantenerlos informados de todo”, comenta el coordinador a este rotativo. “De igual modo también les hacemos las compras diarias, les hacemos gestiones en los bancos e incluso vamos a por sus medicamentos”.

Otras de las acciones que está llevando a cabo Cruz Roja Almería es el trabajo diario en el Centro de Día, en el cual todos los usuarios pueden ducharse, lavarse y recibir alimentación. “Son entre 300 y 400 personas, en toda la provincia, las que han pasado por estos centros”, relata Francisco Vicente. Junto a esto, además, esta institución humanitaria cuenta también con una unidad móvil que atiende a unas 50 o 60 personas “para llevarles comida y algo de abrigo para las noches”.

Pero, por encima de todo, la situación que más en vilo tiene a Cruz Roja son los asentamientos. “Tenemos una Unidad de Atención al Asentamiento tanto en el Poniente como en el Levante donde hemos atendido a más de 400 personas”. Todo ello sin olvidar a los más pequeños. “Les llevamos tablets, les imprimimos la tarea ya que muchos no cuentan con impresoras en casa y les asesoramos para afrontar la etapa escolar ya que muchos padres no manejan esas tecnologías y no queremos que se queden atrás en su aprendizaje diario”. 

Junto a todo esto, Cruz Roja Almería también ha tenido que adaptarse a la situación actual. “Hemos transformado los cursos presenciales en cursos online. No podemos olvidar que se sigue generando empleo como en los servicios de limpieza o funerarias. Por ello seguimos trabajando con los usuarios para ofrecerles cursos avanzados para que puedan incorporarse al mercado laboral”, narra Francisco Vicente. 

Actualmente Cruz Roja cuenta con un equipo compuesto por unas 300 personas. “Estamos unos 100 trabajadores y unos 200 voluntarios, además de otros tantos teletrabajando desde casa al pertenecer a grupos de riesgo”, comenta el coordinador provincial. Respecto a las ayudas de las instituciones, Vicente lo tiene claro: “gracias a Dios, no podemos quejarnos. Lanzamos al principio de la crisis una campaña titulada ‘Cruz Roja RESPONDE’ que ha funcionado muy bien. Con el Ayuntamiento de Almería tenemos un acuerdo que nos dio 100.000 euros para realizar todas nuestras funciones. También tenemos acuerdos con distintos bancos y con empresas de la provincia. Y no podemos olvidarnos de la donación del presidente de la UD Almería, Turki Al-Sheikh. A 30 de abril el gasto es de 350.000 euros. A 30 de mayo calculamos un gasto de unos 700.000 euros. Buscaremos la financiación para seguir haciendo nuestra labor diaria”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios