Bienestar animal

Estalla el consenso político por el sacrificio cero y las colonias de gatos

  • Se quiebran tres años de negociación de la nueva ordenanza de tenencia de animales

Román (IU) y Plaza (PSOE), junto a las representantes de la Plataforma Seven Lives Román (IU) y Plaza (PSOE), junto a las representantes de la Plataforma Seven Lives

Román (IU) y Plaza (PSOE), junto a las representantes de la Plataforma Seven Lives

Parecía que la nueva ordenanza municipal de tenencia de animales, sobre la que el Ayuntamiento lleva trabajando tres años, acariciaba el último paso plenario para su entrada en vigor con el consenso de la totalidad de los grupos políticos, si bien las últimas modificaciones introducidas al texto han molestado a la oposición y protectoras de animales. La negociación ha quedado dinamitada por la decisión del equipo de gobierno de esperar al desarrollo de un decreto o regulación por parte de la Junta de Andalucía del método CER (captura, esterilización y retorno), para el control de las colonias de gatos silvestres, así como por dejar abierta la posibilidad de sacrificar animales sanos custodiados en el Centro Municipal Zoosanitario como medida, entiende el equipo de gobierno, de evitar la saturación del mismo.

Los cambios en cuanto a la falta de garantías del reclamado sacrificio cero y el “olvido” del CER han sido parte de las modificaciones que ayer denunciaban los grupos municipales del Partido Socialista e Izquierda Unida, en una rueda de prensa respaldada por las representantes de la Plataforma Seven Lives. Por parte de IU, Amalia Román recuerda que la ordenanza se comenzó a negociar en el año 2016 y esta semana la oposición se ha encontrado, según asegura, que el texto “no tiene nada que ver con la que realmente nosotros consesuamos”. Junto a Inés Plaza, concejala del PSOE, detallan artículos que han desaparecido o de nueva inclusión. Entre ellos, la autorización de peleas de gallos o que se elimine del cuerpo sancionador el empleo de animales vivos para el entrenamiento de otros o su exhibición en escaparates.

Plaza denuncia que “estamos partiendo de una ordenanza que no es la que se pactó, lo que supone una tomadura de pelo, no solamente a la oposición, sino a todos los que hemos estado haciendo esta ordenanza, a los que hemos estado pactando y a todos los ciudadanos y ciudadanas que se dedican a cuidar esas colonias de gatos”.

La concejala de Promoción de la Ciudad y Salud (PP), área sobre la que recae la responsabilidad del bienestar animal, ha lamentado las diferencias surgidas por las últimas modificaciones que, según Carolina Lafita, se ajustan a la normativa andaluza. Pone, como ejemplo, uno de los aspectos más llamativos de las quejas de la oposición: las peleas de gallos. “Son ilegales, pero la Junta permite determinadas peleas a favor de la selección de la conservación de las características de los gallos”. La ausencia de articulado en los reglamentos andaluces en cuanto a la aplicación del CER es la explicación dada a las variaciones de texto que sobre el control de colonias de gatos se había contemplado, si bien la edil del PP asegura que su propósito es continuar la negociación, estando dispuesta a volver a introducir nuevos cambios que satisfagan a las protectoras con la idea de poder llevar a Pleno una ordenanza avalada por “el mayor consenso posible”.

Le propone, desde Ciudadanos, Miguel Cazorla, la inclusión en la ordenanza municipal de las colonias de gatos controladas mediante el desarrollo su regulación, mientras que la Junta de Andalucía aborda un decreto o instrucción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios