Almería

El Poniente se lleva la peor parte con invernaderos y vías afectadas

  • Las fuertes lluvias provocaron el desbordamiento de varias ramblas · Operarios de la Junta se afanaron ayer en limpiar la A-1175, la A-391 y la carretera del Pampanico

El Poniente se quedó ayer de forma casi unilateral el nuevo chaparrón de agua que descargó el temporal en la provincia y que, como sucediera en la jornada del martes, provocó desbordamientos en algunas ramblas y pequeñas incidencias en la red viaria.

Según fuentes de la delegación de Obras Públicas y Vivienda de la Junta de Andalucía, durante la jornada de ayer en la que estaba activada la alerta naranja en esta comarca, se produjeron desperfectos en la A-1175 que une Berja con el municipio granadino de Turrón debido al desbordamiento de la Rambla de Benejí; barro y gravilla que también afectó a la carretera A-391 a su paso por La Envía Golf o las vías que unen Berja con Dalías y la travesía del Pampanico. En todas ellas, los operarios de la Junta se afanaron durante la mañana de ayer para dejarlas nuevamente intactas.

La peor parte se la llevó Vícar, que según informaba la Policía Local las lluvias de la pasada noche y del mediodía provocaron la inundación del patio de una vivienda en La Gangosa, desperfectos importantes en tres invernaderos y el corte momentáneo de carreteras secundarias interiores, como en la rambla del Cañuelo y la rambla de Vícar. Sin embargo el efecto de la lluvia fue muy leve ya que no hubo arrastre de tierras en las ramblas, reanudándose el tráfico rodado en poco tiempo. En la urbanización La Envía Golf los vigilantes de seguridad se vieron obligados a llamar a los servicios técnicos de Endesa para reparar problemas que se habían producido en el alumbrado público y que mantuvo a todos los vecinos más de cuatros horas sin suministro de electricidad.

El Ejido despertó sin la lluvia aunque en la madrugada del miércoles una fuerte tromba de agua acompañada de una gran tormenta hizo difícil conciliar el sueño a los vecinos del municipio. No obstante, desde el parque de Bomberos de Poniente aclaran que no tuvieron ninguna incidencia ni actuación, aunque en la mañana de ayer recibieron una llamada desde Balerma a causa del agua estancada en un solar del núcleo.

Las calles del municipio también presentaban en la mañana de ayer el rastro que el agua había dejado a su paso, con numerosas bolsas de plástico y todo tipo de residuos que se acumula ya en solares, jardines y ramblas. Y es que a pesar de la mejora de pluviales que se ha llevado a cabo en algunas calles del centro de la localidad, en apenas unos minutos las fuertes lluvias provocan en El Ejido grandes estancamientos de agua en la calzada, aceras y carreteras más transitadas, lo que dificulta el paso sobre todo de peatones.

En este sentido, desde Izquierda Unida han criticado que, "cada vez que llueve, los vecinos comprueban cómo las calles no están preparadas para acoger el agua y eso se debe al deficiente sistema de pluviales y evacuación de aguas". Como enfatizan, "ya no se puede decir como excusa que aquí apenas llueve, ya que cada vez es más frecuente que lo haga, y cuando sucede empiezan los problemas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios