Almería

El Puche de Almería pide dignidad protestando en la calle

  • Decenas de vecinos se manifiestan junto al Andarax para hacer ver el desapego de las instituciones

  • Denuncian falta de limpieza, cortes de luz permanentes o desalojos

El Puche de Almería pide dignidad protestando en la calle El Puche de Almería pide dignidad protestando en la calle

El Puche de Almería pide dignidad protestando en la calle / Rafael González (Almería)

No es la primera vez. Y seguramente tampoco la última. El barrio de El Puche lleva luchando contra la injusticia social desde que fue creado. En principio, el movimiento iba a ser efímero, no se pretendía alargar en el tiempo, pero, por diferentes razones, la provisionalidad terminó asentándose bajo una discreta mirada de las administraciones, que después han tratado de darle una vuelta de tuerca con importantes reformas a nivel estructural y de urbanismo para atajar la exclusión social, aunque el cambio que se pretende no ha terminado de producirse, ni de cerca, es más, se ha agravado. Se crearon algo más de 1.400 viviendas para albergar a más de 3.5000 ciudadanos de forma provisional y ahora son más de 8.000 los habitantes.

Habrá quien critique a los okupa del barrio, algunos incluso pagando cantidades de 30.000 euros por unas viviendas de las que luego son desalojados y también habrá quien vea mal que los vecinos se enganchen a la luz. Pero también hay quien pueda considerar intolerable que las administraciones públicas hayan dejado a su libre albedrío a un barrio mientras que ha sustentado espléndidamente a otros.

Es por ello que los vecinos se manifiesta. Es por ello que ayer salieron a la calle para pedir algo innato a todo ser humano, la dignidad. El barrio es, posiblemente, el barrio más multicultural de toda la provincia de Almería. Y allí estaban presentes representantes de todos ellos convocados por Los Vecin@s de El Puche. En esta ocasión, son movidos por los el abandono del barrio en temas como limpieza, vivienda o infraestructuras básicas. También por cortes de luz, que sumen a ciertas zonas del barrio en el oscurecimiento durante varias semanas.

“La mayoría tenemos la luz enganchada, pero no es culpa nuestra, cuando hicieron el registro de estas viviendas no vinieron a cobrar, así que es normal que la gente terminará enganchada”, explica Yolanda, miembro de la asociación OHANA del barrio de El Puche.

Su solución, y la que piden el resto de vecinos que se encuentran en trámites es simple: “Mientras que se arregla el proceso de instalación de los contadores, que nos pongan un transformador para tener luz durante este tiempo. Repito que nuestra intención es pagar y ya estamos en ello”.

Un barrio al que sostienen colectivos sociales implicados

Desde hace años, los colectivos sociales de El Puche se han implicado claramente en la mejor del barrio, tanto a nivel físico (arreglo de infraestructuras), como social (actividades enfocadas al ámbito cultural y docente). De esta forma la Mesa Comunitaria El Puche (donde se integran muchos de estos órganos sociales) ha sido incluso reconocida a nivel nacional con galardones que premian su esfuerzo y su trabajo, como el Toni Juliá, que le fue entregado el año pasado en Valencia. Sus objetivos son promover espacios para la cohesión social, posibilitar actuaciones coordinadas entre las entidades sociales, recursos públicos, ciudadanos y administraciones públicas.

Es decir, favorecer la participación activa de la población en la transformación de la zona para mejorarla. En todas estas iniciativas participan colegios como el CEIP Puche, la Escuela Infantil La Alcazaba, el CEIP Josefina Baró, la Sección de Educación Permanente de Adultos, la UAL, la asociación de Mayores San Pedro y San Pablo, la Asociación Sociocultural y Deportiva Tres Culturas, la asociación de Vecinos Alcalá-CAPI, la oficina y de Rehabilitación de EPSA, el Centro de Salud de El Puche o la Escuela de Economía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios