DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Almería

Taxistas de Almería: “Nos miran mal cuando decimos que no pueden subir dos”

  • El sector pasa en Almería por su propia crisis: “Si antes se ganaba 80 ó 90 euros al día, ahora apenas llegamos a 25"

  • En la capital, las matriculaes pares salen a trabajar un día y las impares al siguiente

Juan Mañas, un joven taxista de Almería limpia su vehículo. Juan Mañas, un joven taxista de Almería limpia su vehículo.

Juan Mañas, un joven taxista de Almería limpia su vehículo. / Javier Alonso (Almería)

Los taxistas de Almería siguen estando en la calle. Aunque ahora realizan por turnos sus trabajos, las matriculas impares un día y las pares al siguiente. Y lo están haciendo asumiendo apenas gastos o incluso pérdidas: “Hay gente que ha tenido que darse de baja como autónomo porque no pueden asumir estar trabajando en una situación como esta con la idea de regresar tras las crisis. Son demasiados gastos y no se lo pueden permitir”, explica Miguel Mañas, un joven taxistas de la capital.

“Si antes estabas haciendo 80 ó 90 euros por día, ahora apenas llegas a 25-30, y eso no da para beneficios, pero bueno, de todas formas estamos haciendo un servicio que requieren muchas personas y que sin nosotros igual no sería posible, los desplazamientos para los mayores, por ejemplo, que no tienen quien les lleve en algún vehículo llegan a ser necesarios en estos momentos que estamos viviendo”, comenta Miguel Mañas.

“Ir al médico, a la farmacia o a comprar, esas son las necesidades que tienen los almerienses en estos momentos”, explica Enrique Aguilar frente a la estación de autobuses: “Aquí apenas estamos dando viajes. Llegan algunas personas de pueblos que necesitan desplazarse al médico, pero son muy pocos”.

Y aunque las medidas impuestas tras el estado de alarma y de las que se ha hecho eco el Ayuntamiento de Almería para implantarlas son claras: “Al taxi solo puede acceder una persona salvo que te tenga que acompañar a una persona con discapacidad, a menores o a algún mayor con otra causa justificada”, muchos no acaban de comprenderlo. “Nos miran mal cuando les decimos que no pueden entrar dos personas. Es como si se mosquearan, pero no podemos hacerlo, son las medidas y tenemos que cumplirlas y ellos deben ser los primeros en tener conciencia de ello para evitar la propagación”, comenta Miguel Mañas.Y, desde luego, hay que mantener la higiene en todo momento en el vehículo: “Cada vez que realizamos un desplazamiento desinfectamos el coche tanto por fuera como por dentro. Limpiamos las manijas para abrir las puertas y el interior”, explica Miguel Maldonado mientras realiza exactamente la desinfección.

Y es que, además de la responsabilidad de cada profesional, la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT) difundió una serie de recomendaciones enmarcadas en la crisis provocada por el coronavirus Covid-19, entre las que figuran desinfectar los vehículos “al menos una vez al día” y “poner a disposición del viajero toallitas limpiadoras, geles o soluciones alcohólicas para que su experiencia de viaje sea segura y confortable”.

De igual modo, “donde sea posible, se recomienda la utilización de dispositivos de desinfección y desodorización con ozono”, ya que, según indica el gremio de taxistas, el ozono descompone los olores, bacterias, hongos, toxinas y materia orgánica como puede ser el derrame de líquidos, a la vez que elimina malos olores del tabaco, de la putrefacción de alimentos o de la humedad.

Otras recomendaciones son la utilización de gel desinfectante tras la realización de cada servicio, así como que los taxistas sean “escrupulosos con su higiene personal”, y en esa línea aconsejan “lavarse las manos regularmente, estornudar y toser en el codo y usar toallas de papel”.

El Ayuntamiento de Almería también ha impuesto medidas y realizando recomendaciones para otros transportes, caso de los urbanos. Al objeto de mitigar el riesgo de contagio de coronavirus para usuarios y trabajadores en general, se aconseja a la ciudadanía que reduzcan el uso del transporte público. En el caso particular de las personas mayores y de quienes padecen alguna enfermedad, se les conmina a que no utilicen los autobuses urbanos. Esta prescripción se hace extensiva a cuidadores y a quienes convivan con sectores de población vulnerable.

Para evitar las aglomeraciones de gente y extremar la atención de espacios públicos, la capacidad de los autobuses se limitará a un tercio. En autobuses de 12 metros se reduce la oferta de capacidad al máximo de 30 usuarios embarcados. En los de Auto de 18 metros se reduce la oferta de capacidad al máximo de 50 usuarios. En microbuses de 7,70 metros se reduce la oferta de capacidad al máximo de 8 usuarios máximos embarcados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios