Almería

Los barrios vulnerables comienzan a diseñar salidas al paro y la exclusión

  • Crean la Comisión Local encargada de fijar las estrategias, respaldadas con 6,6 millones de fondo

La concejala Rafaela Abad y el delegado José María Martín atienden a los periodistas tras la reunión. La concejala Rafaela Abad y el delegado José María Martín atienden a los periodistas tras la reunión.

La concejala Rafaela Abad y el delegado José María Martín atienden a los periodistas tras la reunión.

El Ayuntamiento de Almería ha constituido, de la mano de una treintena de asociaciones del Tercer Sector, la Comisión Local de Impulso Comunitario, que viene a ser el órgano que elaborará el Plan Local de Intervención para Zonas Desfavorecidas de Almería. Un plan que lleva aparejada una inversión de 6,6 millones de euros sufragados al 80% por el Fondo Social Europeo y al 20% por la Junta de Andalucía y que hará operativa la Estrategia Regional Andaluza de Cohesión e Integración Social (ERACIS). Un conjunto de programas dirigidos a paliar y corregir situaciones de vulnerabilidad en barrios con amplio riesgo de exclusión social como son La Chanca-Pescadería, Fuentecica-Quemadero, barrio Araceli, Piedras Redondas, Los Almendros y El Puche.

"Trabajar en estos barrios de forma coordinada y desde un enfoque comunitario es el primer paso y la mejor fórmula para salir adelante y hacerlo con éxito", ha señalado la concejala delegada del Área de Familia e Igualdad de Oportunidades, Rafaela Abad, que, junto con el delegado de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, José María Martín, presentaron esta semana la Estrategia ERACIS a colectivos y asociaciones vecinales del Tercer Sector, a los que se anima a participar en un documento que va a ser la base sobre la que se va a desarrollar un importante número de medidas a lo largo de los próximos cuatro años.

Otras tres reuniones se celebrarán en octubre al objeto de tener listo el documento final

Medidas dirigidas a incrementar la empleabilidad, favorecer el acceso a una vivienda, promover el comercio local, impulsar la economía social y solidaria, incrementar la dotación de equipamientos culturales, deportivos o sociales, y constituir una red de profesionales que, expertos en diferentes ámbitos, apoyen y coordinen las actuaciones de modo que éstas salgan adelante y lo hagan prestando especial atención a la mujer o a las personas con algún tipo de discapacidad, por ejemplo.

En este marco, ha insistido la concejala, la participación ciudadana es uno de los criterios bajo los que se desarrollará la intervención en barrios, además de en la integración de la perspectiva de género y el fomento de la solidaridad, equidad, interculturalidad y la diversidad. Con el objetivo de que la Estrategia salga adelante y permita un desarrollo real de barrios, tanto el Ayuntamiento como la Junta, a través de sus técnicos, va a buscar la mayor implicación posible de las asociaciones que participan en cada barrio.

El Ayuntamiento busca el mayor consenso posible, de ahí que la elaboración del documento sea abordada desde un enfoque "profundamente participativo", ha asegurado Abad, que señala cómo este plan será articulado a través de la Comisión Local de Impulso Comunitario (CLIC). Un organismo colegiado integrado por el personal de las diferentes áreas del Ayuntamiento y de la Junta con competencia en materia de educación, salud, servicios sociales y vivienda. Durante el mes de octubre habrá otras tres reuniones para tener listo el documento antes de noviembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios