PUERTO-CIUDAD Cuatro empresas optan a redactar el plan para ampliar Muelle de Levante y recuperar las Almadrabillas

  • También se ha planteado una zona de baños, el ensanche del puente peatonal de la Rambla y una solución definitiva a los malos olores

El proyecto incluye la recuperación ambiental del frente marítimo de la zona de las Almadrabillas El proyecto incluye la recuperación ambiental del frente marítimo de la zona de las Almadrabillas

El proyecto incluye la recuperación ambiental del frente marítimo de la zona de las Almadrabillas / Javier Alonso (Almería)

Un total de cuatro empresas han presentado sus ofertas para la redacción del proyecto de ampliación y adecuación del Muelle de Levante para tráfico de cruceros y la recuperación ambiental del frente marítimo de la zona de las Almadrabillas en el Puerto de Almería.

La redacción del proyecto, que salió a concurso por 426.079 euros, forma parte del Plan de Inversiones de la Autoridad Portuaria de Almería, que pretende llevar a cabo la ampliación y adecuar la cara interna del muelle de Levante para dar un correcto servicio al tráfico de cruceros, dado el avanzado estado de deterioro que presenta, ya que además es el más antiguo de la dársena comercial.

Dada su tipología y antigüedad, es conveniente mejorar y garantizar la operatividad de la dársena para continuar disponiendo de este tráfico de cruceros, según el pliego de condiciones. Para ello se ha de proceder a consolidar tanto la superestructura como el paramento del muelle, así como dotarlo del equipamiento necesario.

Por otra parte, una vez realizadas las dos primeras fases del máster plan del proyecto 'Puerto Ciudad' y consensuada la alternativa a desarrollar en la zona comprendida entre el Muelle de Levante y la Playa del Zapillo, la APA cree que procede acometer la redacción del proyecto para recuperar la zona de Las Almadrabillas.

La empresa que se haga con el contrato contará con diez meses para ofrecer un análisis de alternativas constructivas que se plasmaran en un anteproyecto que incluirá un predimensionado y una valoración económica de las obras.

Este documento servirá de base al proyecto de las actuaciones que podrá desglosarse en diferentes fases para su ejecución: la ampliación del Muelle de Levante, su adecuación para el tráfico de cruceros, la rehabilitación del Cable Francés y la recuperación ambiental del frente marítimo, la cual se dividirá a su vez en subfases.

Entre las actuaciones a acometer para la mejora del frente marítimo en contacto con la ciudad se observa la creación de un espacio multifuncional en el actual muelle de Levante que debe potenciar el tráfico comercial y abrirse a la ciudad con instalaciones de ocio, comerciales, culturales y dotaciones administrativas.

Para ello es preciso ampliar dicho muelle en superficie y, al mismo tiempo dotarlo de los calados e infraestructuras que posibiliten el atraque de cruceros. Esto incluye tanto la creación de un nuevo muelle en la parte este (zona Rambla), como la adecuación de la zona oeste, el actual muelle.

El proyecto debe contener además intervenciones a lo largo del frente marítimo de las Almadrabillas que mejoren su accesibilidad al borde del mar, con actuaciones que permitan la apertura a la ciudadanía del puerto deportivo. Para ello, se pretende desplazar el varadero a otras zonas portuarias, tales como el puerto pesquero.

La idea es que el borde marítimo sea, en todo su frente, accesible a los ciudadanos "sin excepción". Para ello, según apunta el documento, será necesario estudiar la remodelación del borde marítimo actual, de manera que pueda regularizarse en todo su frente, incluyendo el dique de abrigo del puerto deportivo.

También se ha planteado una zona de baños, bien en el entorno del Cable Francés, bien en el Espigón de la Playa de San Miguel. Estas zona debe ser analizada en función de los condicionantes ambientales relacionados con el clima marítimo y la proximidad de la bocana del puerto por la cual circulan barcos de gran eslora y tonelaje que condicionará su ubicación final, advierte el pliego.

En cualquier caso, será necesario analizar la situación estructural del Cable Francés y proponer medidas de seguridad para su uso y accesibilidad, sea cual sea el mismo.

Se plantea la necesidad de una adecuada interconexión longitudinal de todas y cada una de las zonas, dotándolas de la adecuada pavimentación, servicios y mobiliario urbano. Esto implica la necesidad de ensanchar el actual puente peatonal de la Rambla, de forma que el paseo marítimo actual conecte en todo su ancho con el Muelle de Levante.

Finalmente, se debe dar una "solución definitiva" a los malos olores que provocan los actuales vertidos de la rambla y que son "totalmente incompatibles con las actuaciones que se pretende llevar a cabo".

Todo el conjunto debe dotarse de una pavimentación y mobiliario urbano adecuados a los nuevos usos y que sean compatibles con los desarrollos futuros de la actuación Puerto-Ciudad.

El trabajo que se va a desarrollar en este contrato, por tanto, no incluye las actuaciones arquitectónicas que finalmente se lleven a cabo en el Muelle de Levante u otras zonas del frente marítimo, que deberán ser objeto de proyectos independientes, bien sean estos acometidos por iniciativa pública o por iniciativa privada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios