Almería

Uno de cada cuatro almerienses vive ya solo en casa

  • 50.000 de los 200.000 habitantes de la capital hacen vida sin compañía en la vivienda

  • Almería ha cambiado su fórmula y ‘pasa’ de la familia tradicional

Una señora paseo frente a una vivienda que se alquila. Una señora paseo frente a una vivienda que se alquila.

Una señora paseo frente a una vivienda que se alquila.

Uno de cada cuatro almerienses de la capital vive solo en casa. Hace cuatro décadas, vivir en solitario tan solo representaba al 10% de los ciudadanos de Almería, pero los números se disparan. 50.000 de los 200.000 habitantes de la capital pasan su vida en solitario entre las paredes de su vivienda. Y es que Almería ha dado un cambio drástico a su forma de encarar las relaciones y ‘pasa’, en cierta medida, de la familia tradicional.

El estilo de conducta familiar de hace cuarenta años presentaba en Almería a una familia tradicional y ahora eso se conoce como chapada a la antigua. La media de hijos por familia se aproximaba a los tres (ahora no llega a uno y medio) y los roles eran totalmente opuestos a los actuales. Eran casas donde la mujer se dedicaba a las labores para ayudar a las madres y, en muchos casos, debían abandonar sus estudios para dedicarse a esos quehaceres. Afortunadamente, en ese sentido los tiempos han cambiado.

El acceso a una formación es ahora cosa de todos, de hombres y de mujeres. Eso rompe con los esquemas pasados y retrasa el momento en que tantos unos como otros deciden atarse a una pareja. Eso de compartir se deja para después. No hay prisa porque lo que ahora se busca es asegurarse un modo de vida que radique en un trabajo tras completar los estudios (aunque no se puede generalizar). El caso es que en la provincia de Almería se ha pasado de que los hombres se casasen con apenas 22 años y las mujeres con menos de 20 en la década de los setenta a que ellos lo hagan más de 33 y ellas con 31.4 en 2016. Esto complica las familias numerosas, como es lógico, desdiente la natalidad. No para de caer. Lo ha hecho en más de un 10% en el último lustro hasta una media de 1.6 hijos de media por mujer. El resultado es un envejecimiento poblacional que ya es preocupante a nivel nacional y que en breve empezará a serlo en la provincia de Almería. Y es que, en 1975, la esperanza de vida de los almerienses era de apenas 72 años y en la actualidad ha sobrepasado los 81 según los datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

También ha cambiado la forma en que está vista la familia. En términos generales, se ha dejado de idealizar el matrimonio. Cada vez son más las parejas de hecho y los hijos fuera del matrimonio aumentan ostensiblemente durante los últimos años. De hecho, según el último estudio realizado por el Instituto de Estadística y Cartografía, el 48,54% de los hijos que nacen en Almería ya lo hacen fuera del matrimonio. En 1980, que parece a la vuelta de la esquina, apenas eran un 3,02% los pequeños que nacían antes de formular un acuerdo por escrito entre los cónyuges.

El número de viviendas ocupada por un núcleo de familia tradicional en la provincia es de 105.000. En 2035 será de 97.500, o lo que es lo mismo, se verá mermado en casi un 10%. Una cifra nada desdeñable que hace cambiar un panorama que dice mucho de cómo será la próxima generación, ya que las familias sin hijos pasarán de las 57000 en 2015 a llegar hasta las 82.200 dentro de 20 años, registrando una subida en torno al 40%. La proyección facilitada para los hogares andaluces en el periodo 2015-2035 prevé que dentro de veinte años la provincia de Almería cuente con un total de 310.900 hogares (268.600 este 2015), de los que solo un 31,3% pertenecerán al núcleo familiar tradicional, esto es, matrimonio con hijos.

Los hogares monoparentales también crecerán, pasando de poco más de 20.000 a casi los 30.000. Al igual que los de tipo unipersonal, que experimentan una subida importante y lógica: de 70.700 a 87.800 en 2035. El punto de inflexión en la provincia vino en 2008, año en el que muchos especialistas datan el inicio de la crisis. Precisamente en aquel entonces, el número de hogares tradicionales en Almería (parejas con hijos) encontró el pico más alto de la década pasada: 106.800 familias. Después ha ido fluctuando, alcanzando su cota más baja en 2012 con 96.300.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios