Tragedia en Barbate

El naufragio de la patera en Caños de Meca deja ya 11 personas muertas

  • El mar arroja dos nuevos cuerpos sobre la arena y la Guardia Civil encuentra otro flotando en el mar

La tragedia del naufragio de la patera que chocó contra los arrecifes de la playa de La Laja en los Caños de Meca continúa agrandándose. Esta mañana aparecieron tres nuevos cadáveres, que sumados a los ocho localizados hasta la fecha dejan la negra estadística en 11 personas fallecidas y al menos nueve desaparecidos que la Guardia Civil busca merced a un dispositivo que sigue activo.

Agentes de la Benemérita trasladando el noveno cadáver recuperado. Agentes de la Benemérita trasladando el noveno cadáver recuperado.

Agentes de la Benemérita trasladando el noveno cadáver recuperado. / Julio González

Como el mar siempre paga sus deudas, las olas dejaronsu particular cosecha sobre la arena. A primera hora de la mañana, justo bajo el restaurante El Caña, el vigilante de un aparcamiento situado en la avenida de Trafalgar, que recorre este núcleo de población costero, divisó cómo otro cuerpo asomaba entre las olas. Rápidamente agentes de la Benemérita se introdujeron en el agua y lo arrastraron hasta la orilla, donde lo cubrieron con una manta térmica de color dorado. Este cadáver, el noveno hasta ese momento, presentaba un fuerte golpe en el cráneo que posiblemente le provocara la muerte o la inconsciencia, dejándolo a merced del océano.

La Benemérita mantiene activo el operativo de búsqueda

Justo cuando los operarios de la funeraria realizaban las tareas previas al traslado del fallecido, después de que la autoridad judicial permitiera el levantamiento del cadáver, en la orilla se divisó un segundo cuerpo. En este caso ni siquiera hubo que sacarlo del agua, sino que simplemente las olas lo depositaron sobre la arena. Agentes y periodistas presentes corrieron hacia la zona comprobando que se trataba de un varón muy joven, de menos de 20 años. Además dos submarinistas del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) se lanzaron al agua desde la lancha neumática en la que patrullaban a lo largo de la playa para agarrar el cuerpo blanquecino y evitar que las olas se lo tragaran en uno de sus furiosos embates contra la playa barbateña.

Las rocas contra las que chocó la patera. Las rocas contra las que chocó la patera.

Las rocas contra las que chocó la patera. / Manuel Aragón Pina

Era la décima víctima del naufragio. Aunque no sería la última. Pasadas las doce del mediodía el Servicio Marítimo de la Guardia Civil avisó que había encontrado otro cuerpo flotando en el mar, que en esta ocasión fue trasladado hasta el puerto de Barbate. Era la undécima víctima. Por desgracia nadie piensa que sea la última.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios