'La familia Addams' | Crítica

Los jóvenes 82 años de los Addams

'La familia Addams' regresa como una película de animación. 'La familia Addams' regresa como una película de animación.

'La familia Addams' regresa como una película de animación.

Tras la familia Addams está la figura extraordinaria de su creador, el gran dibujante Charles Addams que la creó en 1937 para el prestigioso semanario The New Yorker. Su originalidad macabra y su éxito le garantizó una larga vida en la revista que se extendió a la televisión, el cine y el teatro. En 1964 inspiró una serie de televisión de gran popularidad –incluida su estupenda sintonía compuesta por Vic Mizzy, utilizada posteriormente por todas las versiones cinematográficas y teatrales– que fue supervisada por el propio Charles Addams, quien tuvo que poner nombre a los personajes que en sus dibujos no los tenían, y les dio su apellido (la serie se empezó a emitir el 18 de septiembre de 1964 compitiendo con La familia Monster cuya emisión se inició una semana después); en 1973 Hanna-Barbera la convirtió en una serie animada; en 1991 Barry Sonnenfeld la llevó al cine con una segunda parte en 1993 y una tercera en 1998; en 2010 Lippa y Brickman la llevaron a los escenarios como un musical de Broadway que se representó en todo el mundo; y ahora llega esta versión animada que ha sido un taquillazo en Estados Unidos que ha garantizado la realización de una nueva entrega. Así la siniestra y divertida familia va camino del centenario de su nacimiento dibujado viviendo en las pantallas y los escenarios.

El problema es que ha intentado conciliar los dibujos originales de Addams con los universos de Tim Burton sin lograr ni el humor negro de los primeros ni la fantasía poética del segundo. Sus directores son Conrad Vernon y Greg Tiernan, perpetradores de la grosera pero divertida y no carente de ingenio pese a su tosquedad La fiesta de las salchichas (con otros equipos Vernon ha dirigido también Shrek 2, Monstruos contra alienígenas y Madagascar 3: de marcha por Europa). Viniendo de los autores de aquella historia de amor entre una salchicha y un bollo de perritos calientes tan llena de mala leche, extraña que no hayan aprovechado del todo las posibilidades de humor macabro que las criaturas de Addams les ofrecían. Pero divierte, no traiciona del todo al original y ha logrado hacerse un hueco en las taquillas entre el triunfal Joker y los retornos de Maléfica y Zombieland.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios