Javier Cercas, Premio Planeta Javier Cercas y Manuel Vilas dan el 'sorpasso' en el Planeta con el perfil más literario en años

  • El autor de 'Soldados de Salamina' narra la investigación de un triple asesinato con un 'mosso d'esquadra' como protagonista

  • El autor de 'Ordesa' aborda, de nuevo, los demonios de un hombre de mediana edad

Javier Cercas y Manuel Vilas, después del anuncio del jurado. Javier Cercas y Manuel Vilas, después del anuncio del jurado.

Javier Cercas y Manuel Vilas, después del anuncio del jurado. / M. G.

El Premio Planeta se ha decantado este año por la mejor literatura con la elección de dos de los máximos renovadores de las letras españolas, Javier Cercas y Manuel Vilas. El primero, brillante cronista de la última Historia española desde Soldados de Salamina (2001), se ha hecho este martes en Barcelona con el galardón, dotado con 601.000 euros, por su obra Terra Alta. El segundo, poeta y narrador admirado e inclasificable, se ha consagrado como finalista del premio con Alegría, una novela que prolonga la senda abierta por su confesional y celebrada Ordesa y en la que explora los fantasmas de un hombre de mediana edad. Se da la circunstancia de que ambos autores se incorporan a Planeta con este premio, Cercas procedente de Random House y Vilas de Alfaguara.

La casualidad ha querido que, un día después de conocerse la sentencia del procés, el Planeta recaiga en Cercas, un escritor nacido en Extremadura (Ibahernando, Cáceres, 1962) pero muy vinculado a Cataluña, donde emigró siendo un niño, y que ha expresado su desacuerdo con los planteamientos separatistas. En su nueva novela, Cercas toma a un mosso d'esquadra y héroe de los atentados yihadistas de Cambrils como protagonista de una trama por la que asoma un triple asesinato.

En su intervención, Cercas ha definido su novela como "la epopeya de un hombre en busca de su lugar en el mundo". Se trata de un "texto que intenta reflexionar sobre asuntos que interesan, como el valor de la ley, la posibilidad de la justicia y la legitimidad de la venganza", ha añadido el escritor antes de confesar que esta obra responde a un intento de "reinventarse". "He intentado ser radicalmente distinto a todos los libros que he escrito, pero siendo fiel a lo que he hecho", ha dicho sobre este thriller que el autor se ha llevado a su "terreno".

Aunque debutó en 1987 con la novela corta El móvil, que Manuel Martín Cuenca adaptaría al cine recientemente bajo el título de El autor, no fue hasta 14 años después, a principios ya del siglo XXI, cuando Cercas se convierte en un fenómeno editorial gracias a Soldados de Salamina. Un texto en el que entrecruza la historia del falangista Rafael Sánchez Mazas y la de un narrador en crisis que reconstruye como éste escapó de su fusilamiento, y en el que Cercas ya exhibe su interés por mezclar la realidad y la ficción. Una novela que no ha perdido capacidad de fascinación y que este mismo año se adaptó a un cómic del dibujante José Pablo García.

Libros como La velocidad de la luz (2005), en el que jugó con su propia biografía para contar la historia de un joven que se traslada a trabajar a una universidad estadounidense, y especialmente Anatomía de un instante (2009), asombrosa recreación del golpe de Estado del 23-F, confirmaron a Cercas como un novelista valiente y capaz de adentrarse en territorios a los que muy pocos llegan. En su última novela, El monarca de las sombras (2017), avivaba de nuevo la memoria de la Guerra Civil a través de la figura de un tío abuelo suyo, Manuel Mena, que combatió en el ejército de Franco y se perpetuaría como un héroe en su familia.

La otra gran sorpresa de una velada en la que ha impuesto el sorpasso literario ha sido el poeta y narrador aragonés Manuel Vilas como finalista. Y lo ha hecho con una historia que mantiene el trasfondo intimista y personal de su última y elogiada novela, Ordesa, que según el miembro del jurado Juan Eslava Galán invita a reflexionar "sobre el mundo en que vivimos, y sin perder de vista la sonrisa", a través de la vida de un hombre atormentado por la depresión, el paso de los años o la muerte de seres queridos. De su mano, anticipan en Planeta, el lector avanza en su inexorable camino hacia la felicidad y la comprensión, en un libro que lanza "una mirada lúcida y descarnada hacia la sociedad española".

Es Alegría, ha contado Vilas, "una historia sencilla y común de un hombre que se da cuenta de que la alegría es el sentimiento más importante de la vida, y de que memoria y alegría son la misma cosa". "Y hay una alegría en el presente", ha asegurado el escritor sobre este libro que habla de los "sentimientos familiares, del misterio del amor y de un tema atávico que me obsesiona, las relaciones de padres e hijos".

El autor de España (2008), su primera incursión en la narrativa; Aire nuestro (2009); o El luminoso regalo (2013), con la que emprendió su particular aproximación al erotismo; y de la (auto)biografía novelada Lou Reed era español (2016), se instala de este modo en la estela planetaria tras el éxito de Ordesa.

Y es que Vilas (Barbastro, 1962), que estudió Filología Hispánica y fue profesor de Secundaria durante más de 20 años, cuenta con numerosas distinciones que lo sitúan como uno de los poetas y narradores españoles de mayor proyección del siglo XXI: el Premio de las Letras Aragonesas (2016); el Generación del 27, el Ciudad de Melilla y el Jaime Gil de Biedma o el Premio Cálamo. 

Cercas y Vilas desembarcan con sus espléndidas trayectorias en Planeta, en una noche marcada por los acontecimientos políticos. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asistido al acto, pero lo ha abandonado antes de que terminase debido a las noticias que llegaban de la creciente intensidad que estaban alcanzando los altercados callejeros. Como de esperar incluso antes de estos disturbios, descendió significativamente la presencia de autoridades, aunque algunas autoridades sí participaron en la cena ofrecida en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Entre ellas, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, el ministro de Cultura, José Guirao, y los expresidentes de la Generalitat José Montilla y Artur Mas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios