DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Polideportivo I Coronavirus

Tenis, pulsómetro y mascarilla, el nuevo 'look' del deportista

  • En el vestuario deportivo ya se incluyen estas prendas, que requieren de un deporte moderado al verse alterada la respiración

  • Ir a la noticia: Días de molestias y tendinitis

La liturgia previa a un día de deporte suele basarse en escoger con mimo y buen gusto la ropa que se va a sudar a mares. Tan importante es una camiseta que traiga suerte, por el chute que supone para la moral, como la comodidad de unos buenos tenis, que focalicen en el cuádriceps las fuerzas de la zancada. Pantalón colorido, calcetín tobillero, pulsómetro bien cargado y desde hace dos semanas, mascarilla. O desde este mismo lunes. Incluso desde ayer. Es más, mañana es buen día para empezar a ponérselas mientras hacen deporte.

Mascarilla y deporte parecen la antítesis. El sudor, la salivación y las ganas de escupir, el roce por el movimiento, el agobio y la necesidad de que todo sobra cuando el corazón trabaja a todo trapo... Son circunstancias para las que no estaban diseñadas las mascarillas tradicionales, hasta que la empresa valenciana Lurbel ha entendido que el deportista necesita una especial, cómoda como una camiseta técnica y capaz de retener los jadeos que producen las pulsaciones altas.

“Se trata de una fábrica española de calcetines, que cuenta con la total homologación del Ministerio de Sanidad. Tiene un 95% de protección antibacteriana y aguanta más lavados que una normal. Además, son de un grosor especial y no se enganchan a las orejas, algo que produce roce e incomodidad entre los deportistas, sino que son infinitas, te rodean la cabeza”, explica José Daniel Lorenzo, dueño de Corre Corre.

Es conveniente que el deportista aficionado use estas mascarillas deportivas y que lo haga con cabeza. El sentido común debe imperar en las calles para pasear, en las terrazas para sentarse y en las canchas, los gimnasios o los senderos para hacer deporte. Si bien es importante mantener las distancias de seguridad y triplicar la higiene para evitar el coronavirus, también hay que tener bien claro que con la mascarilla tapando las vías respiratorias, el deporte tiene que hacerse a nivel moderado porque se reduce la cantidad de oxígeno respirado. “Son mucho más cómodas que las normales y de muy buen material, han cogido el mejor de entre los técnicos. Eso sí, la empresa avisa de que resta capacidad respiratoria por lo que hay que usarlas con cuidado”, advierte como buen vendedor, Eloy Gil, de Run’04.

Eloy, en su tienda con la mascarilla. Eloy, en su tienda con la mascarilla.

Eloy, en su tienda con la mascarilla.

Como ocurriera en los días previos al estado de alarma y durante las semanas posteriores con las mascarillas farmacéuticas, el hidroalcohol y el papel higiénico, los lotes de esta novedosa prensa deportiva se han acabado en un abrir y cerrar de ojos. El deportista era como un león encerrado, estaba ansioso por lanzarse a la calle a hacer sus kilómetros, patear un balón o darle a la raqueta, y salió desbocado el primer día. Eso sí, cuando vio las aglomeraciones y percibió que la única forma de frenar al bicho era con responsabilidad, se lanzó a indagar por Internet.

“Saqué la promoción por las redes sociales y tengo vendida toda la primera remesa y la segunda prácticamente reservada”, dice Eloy, en palabras que prácticamente repite José Daniel: “En un primer momento yo no apostaba por ellas, todo el mundo tiene en sus casas de las que ha comprado en las farmacias o los supermercados y creía que iban a hacer deporte con ellas o directamente no se iban a poner. Un amigo me dijo que las subiera a las redes y en menos de diez minutos las vendí”. Como imaginamos que se hacen la pregunta del coste, tanto en Run’04 como en Corre Corre están en torno a 15 euros y aguantan unos 135 lavados.

Va a costar habituarse al nuevo deporte en la calle, donde debe primar la seguridad y la exigencia del entrenamiento debe de adaptarse más que nunca a las circunstancias marcadas por el coronavirus. Al final, el deportista va a terminar habituándose como en su momento ocurrió con las espinilleras en los futbolistas, cascos y protecciones varias para los deportes de contacto o de motor, o los propios pulsómetros que llevan la mayoría de profesionales para medir su esfuerzo.

José Daniel, en su tienda con la mascarilla y la carátula explicativa. José Daniel, en su tienda con la mascarilla y la carátula explicativa.

José Daniel, en su tienda con la mascarilla y la carátula explicativa.

Es importante vencer al miedo con prudencia, puesto que el estado de salud depende tanto de los hábitos de vida de cada persona como del deporte que practique. En Almería, los pelotones de los primeros días principalmente en el Paseo Marítimo prácticamente se han disuelto y las distancias de seguridad se pueden respetar siempre que uno se lo proponga. Y debe de hacerlo. Sigue habiendo más gente que antes de marzo paseando, corriendo o montando en bici, lo que también puede ser un buen indicativo de que la sociedad puede abandonar el sedentarismo.

“El running ayuda mucho a la gente estos días, puesto que sirve para despejar la mente y fortalecer la salud. Esperemos que seamos responsables, venzamos al virus y no haya marcha atrás ahora que vamos recuperando la normalidad. Confiamos en que estas ansias de deporte beneficien también a nuestro sector, debilitado por las compras por Internet”, dicen ambos propietarios, que, con mascarilla deportiva, desafían abiertamente a las consecuencias del confinamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios