Deportes

Una situación inaudita

  • Lucas Alcaraz se frota los ojos ante la plaga de lesiones que sufre la plantilla

  • Sabe que el partido de mañana es de máxima importancia porque una nueva victoria daría tranquilidad

Una situación inaudita Una situación inaudita

Una situación inaudita

Pasan los días y siguen cayendo jugadores rojiblancos como moscas. El último en unirse a la lista larga de lesionados fue Fidel, lo que llevó a Lucas Alcaraz a plantearse si era verdad lo que estaba sucediendo o es que se había adelantado el Día de los Inocentes. El técnico rojiblanco mostró ayer su absoluto asombro por la situación tan asombrosa que está viviendo en el comienzo de su tercera etapa como entrenador de la Unión Deportiva Almería. Ya asume con resignación, pero está claro que gracia no le hace, puesto que se juega mucho frente al Córdoba mañana y apenas si tiene futbolistas para realizar una lista de convocados medianamente seria.

"No me había pasado en mi carrera deportiva el hecho de tener ocho bajas para un partido y a la semana siguiente tener el mismo número,no es algo habitual, más bien es inaudito", dijo el entrenador granadino que sabe que sólo le queda amarrarse los machos mañana en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y el próximo viernes en Santo Domingo frente al Alcorcón para terminar el año 2017 de la forma más digna posible: "El objetivo que tenemos es llegar a Navidad de la mejor forma posible, sacando el mayor número de puntos posibles, y a partir de ahí intentar regularizar la situación de las bajas".

Una vez producida la primera baja federativa, la de Nauzet Alemán a comienzos de semana, lo normal es que el Almería tenga ya confeccionada una lista de futbolistas que pueda venir a aportar, a sabiendas de que posiblemente haya alguna que otra salida más. Sin embargo, ni hace unas semanas Miguel Ángel Corona, director deportivo, ni ayer el propio entrenador se mostraban muy optimistas con lo que el mercado pueda aportar en estas fechas venideras. "Está muy mediatizado por el tema del control económico. Los mejores refuerzos serían recuperar a los que tenemos de baja. Fichar no depende de nuestra voluntad, sino de las circunstancias de mercado y el control".

Centrándose puramente en el partido frente al cuadro califal, importantísimo por tratarse de un rival directo por la salvación de la categoría, Lucas Alcaraz cree que el jugar mañana motiva por sí solo. "No creo que el problema sea falta de motivación o concentración. En estos momentos de dificultad con las lesiones, la gente está mucho más alerta. El Córdoba tiene el mismo potencial que nosotros, aunque ahora mismo tenga menos puntos y esté en la tabla por debajo. Los partidos son melones por calar", lo que llevará a la plantilla rojiblanca a estar cien por cien metida en el choque: "Hay que pensar en cómo queremos encarar el partido y qué queremos hacer, y a partir de ahí estar concentrados lo máximo posible".

Subrayó que lo importante es buscar la victoria ante el Córdoba, porque éstas "influyen mucho en la confianza y en muchas cosas", y además necesitan "los puntos", con lo que "hay que pensar en cómo" quieren encarar el partido, qué quieren hacer y con qué futbolistas, y a partir de ahí "estar concentrados lo máximo posible". Alcaraz insistió en que en esta categoría los partidos "se deciden por detalles" y apeló a la necesidad de que su equipo mantenga "unas señas de identidad, unas formas de jugar que valen para todos los partidos". Abogó, por ello, por centrarse más en el estado de su equipo que en los rivales y "estar pendientes de cómo" se recomponen. "Es una semana en la que vamos a jugar con lo que tenemos, porque evidentemente la capacidad para elegir se reduce muchísimo por las lesiones, y con lo que hay tenemos que darle la mayor coherencia futbolística posible para que se manifiesten las virtudes y se escondan los defectos que podemos tener", argumentó el granadino, siempre recordando el contratiempo que supone tener tantísimos jugadores de la primera plantilla de baja. De esta manera, no le quedará otra opción que llamar a algún jugador del filial, algo que ya hizo con Aleix Vidal en su anterior etapa como rojiblanco y que llevó al tarraconense, con el paso del tiempo, a hacerse un hueco nada más y nada menos que en el Barcelona. "Jugadores como Aleix Vidal sólo sale uno cada mucho tiempo".

Finalmente, también quiso hablar del Córdoba, club donde entrenó y al que conoce perfectamente. "Es un equipo más de la categoría, con una dinámica no buena, que tiene más problemas al ser una ciudad importante. Siempre han ido entre quince y veinte mil personas al Arcángel, tienen una afición importante y cuando en el deporte profesional las cosas no salen, hay más presión alrededor. Sí que es cierto que allí hay mucha pasión por el equipo, y eso ayuda o aprieta", finalizaba el técnico granadino con la intención de que las distancias entre ambos aumente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios