Ramón Rodríguez Verdejo, 'Monchi' | Director general deportivo del Sevilla FC "No soy buen negociador"

"No soy buen negociador" "No soy buen negociador"

"No soy buen negociador" / juan carlos vázquez

La carrera como arquero de Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi (San Fernando, 1968), no pasó a la historia, pero hizo de la necesidad virtud y convirtió sus horas de suplente en el banquillo en su aula magna en la que aprendió, entre otros muchos, de Luis Aragonés o de Bilardo. Tras un efímero paso como delegado tomó las riendas de los ojeadores del Sevilla FC y hoy es uno de los directores deportivos más prestigiosos del planeta fútbol. Los éxitos nervionenses llevan su sello y ha vuelto a casa tras su discreta etapa en la Roma.

-Saltó a la fama a principios de los 90 con las imitaciones de Alfonso Arús. ¿Cómo lo vivió? ¿Lo conoció?

-Entonces no entendía que siendo portero suplente de aquel Sevilla, que no es el de ahora, fuera objeto imitable de programas de la repercusión de Arús con leche y Al ataque. Poco a poco lo asumí e incluso me reí con los sketchs. Con Arús nunca coincidí, sí con Sergio Mas, que era quien me imitaba.

"En el campo del Betis me dijeron el otro día: 'A ver si te vas a Turquía y no vuelvas'. Me hizo mucha gracia"

-Termina 2019, año en el que han muerto Juan Carlos Aragón y Manolo Santander. El Carnaval va a ser menos alegre...

-Habrá un gran vacío. Se ha muerto mi ídolo del Carnaval, Juan Carlos Aragón, y posiblemente el mejor autor de pasodobles viñeros. Se han ido dos referentes.

-¿Dará más juego la exhumación de Franco o la boda de Pedro y Pablo?

-Ambas y enfocadas desde el punto de vista crítico y humorístico, ése es el aval más grande del Carnaval de Cádiz: crítica agria mezclada con broma e ironía.

-¿Ha dado más el cante con un fichaje o en el Falla?

-En el Falla, no se puede cantar peor que yo. Mi madre me decía de chico que tenía una oreja enfrente de la otra, una expresión muy cañaílla para explicar que no tenía oído. En algún fichaje habré dado el cante, pero donde más he cantado malamente ha sido en el Falla.

-Para no herir susceptibilidades, si pudiera fichar a un jugador histórico que ya no está en activo, ¿cuál sería?

-A Maradona. Lo disfruté de compañero en su época de declive, pero no hay debate. Se puede discutir quién es el segundo: Messi, Ronaldo, Pelé, Cruyff... Pero el uno es Maradona.

-Estudió francés en el colegio, hizo un curso intensivo de inglés en Londres y vivió dos años en Italia. ¿En qué idioma se entiende con el superagente portugués Jorge Mendes?

-Jorge habla esos idiomas y el castellano perfectamente, no nos complicamos. Mi relación con él va más allá de lo profesional porque verdaderamente hemos hecho muy pocas operaciones en común. Pero en este mundo es una referencia.

-¿Uno no se percata de lo poco que se miran el ombligo los sevillanos hasta que conoce a los romanos?

-He trabajado en las dos ciudades más bonitas de Europa occidental. Los sevillanos tienen muchos motivos para mirarse el ombligo y los romanos muchísimos. Roma me ha aportado un sinfín de cosas, sobre todo conocerla como un vecino más, no como un turista.

-¿Qué es lo más cateto que hizo en la ciudad eterna?

-Igual tiré alguna moneda a la Fontana de Trevi influido por amigos gaditanos o sevillanos. Y tengo las fotos típicas: Coliseo, Fontana de Trevi, Piazza Navona, Vaticano, Castel Sant'Angelo...

-¿Cuál es el improperio que le ha hecho más gracia?

-Muchos. El otro día me dijeron en el campo del Betis: "A ver si te vas a Turquía y no vuelvas". Me hizo mucha gracia, evidentemente por el tema capilar. Tengo esa pizquita de gracia gaditana porque la mamé de chico y acepto bien la broma sin que sea un insulto. Me dicen "calvo" o "péinate". Lo asumo con deportividad.

-¿Por qué el culto al cuerpo antes que por la cabellera?

-Nunca he estado acomplejado por mi alopecia galopante y lo del cuerpo fue por ocupar el tiempo. Le doy muchas vueltas a la cabeza y con el deporte me aíslo. Corro y voy al gimnasio.

-Probemos su buen ojo clínico. ¿Quién lo va a petar en dos o tres años?

-Me da muy buen pinta el madridista Rodrygo.

-¿Qué es lo más estrafalario que le ha exigido un futbolista por firmar?

-No diré quién por respeto: llevar siempre el número 10 y que le buscáramos por contrato una chica de la limpieza. Eso sobrepasa lo estrafalario y entra en la falta de respeto.

-Este fútbol tan vigilado por el VAR debe levantarle el estómago a Bilardo, ¿no?

-Bilardo lo pasaría mal porque podría hacer pocas cosas de las que él podía controlar. Soy un gran defensor del VAR, pero permite menos triquiñuelas.

-Si el Betis le duplicara el sueldo...

-No me lo va duplicar nunca porque sabe mi arraigo y sería ir contra natura. Respeto muchísimo al Real Betis Balompié pero no tiene sentido. Mi identificación con el Sevilla no permite ni entrar en la broma de irme a trabajar allí, ni ellos conociendo mi grado de involucración pensarían en mí. No es utópico, sino más allá.

-¿Y se iría al Cádiz si le diera la mitad?

-El Cádiz y el Club Deportivo San Fernando no son anhelos, porque estoy contento, pero son equipos en los que me apetecería probar. No por amistad ni por temas crematísticos, podría cuadrar el círculo de mi etapa como director deportivo.

-¿Cuando gana un derbi entra en éxtasis como la Santa Teresa de Bernini?

-Cuando gano un derbi dejo por poco tiempo que salgan fuera los instintos...

-¿Primarios?

-No primarios, los que reproducen mi felicidad. Uno también lo pasa mal en este trabajo y tiene derecho a celebrar cuando toca. Criticar cualquier tipo de celebración en un derbi me parece volverle la espalda a la realidad de la ciudad. Otra cosa es cuánto dure, yo creo que lo justo y necesario. Pero esa espontaneidad con los tuyos es de las cosas más bonitas del fútbol.

-El presupuesto del Barça es de 1.047 millones, el 2,7% del previsto por la Junta de Andalucía en 2020 (38.540). El fútbol está disparatado.

-El fútbol genera mucho. ¿Cuánto produce el Barcelona, cuántos empleos en empresas que no podemos ni imaginar? No me refiero a gente de viajes, hoteles, marcas de ropa... sino a todo lo que lo rodea. Es un espectáculo al que van 100.000 personas. ¿Cuántos mueven eso en España? El fútbol se ha disparatado en los gastos, pero hay que ver cuánto genera indirectamente.

-Dicen que es casi mejor mediando en un vestuario que fichando, ¿algún consejo para Cataluña?

-Intento ponerme en la piel del otro. Le digo un secreto: no soy muy buen negociador. Pero aprendí que no hay mejor acuerdo que en el que todos salen satisfechos y a no abusar de una posición predominante en una negociación; esto da muchas vueltas y mañana puedes estar tú en el otro lado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios