España

Pablo Iglesias e Irene Montero acaban sus vacaciones en Asturias tras recibir amenazas e insultos

  • Han aparecido mensajes en las redes sociales con la ubicación del lugar en el que se encontraban animando a pasarse a "saludarlo".

  • También se ha hecho pintadas en las que se lee "coletas, rata".

Pintadas contra Pablo Iglesias en Asturias. Pintadas contra Pablo Iglesias en Asturias.

Pintadas contra Pablo Iglesias en Asturias. / @agarzon

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han interrumpido su estancia en el municipio asturiano de Felgueras, en el Valle del Lena, donde planeaban pasar unos días de vacaciones, por "la seguridad de sus hijos" ante las amenazas y protestas por su presencia.

Fuentes de su entorno han informado de que la familia ha tomado la decisión de regresar a Madrid después de que apareciesen mensajes en las redes sociales con la ubicación del lugar en el que se encontraba Iglesias, animando a pasarse a "saludarlo".

Además, según denuncia el entorno del vicepresidente, también ha aparecido una pintada en la que se lee "coletas, rata".

La familia pasaba sus vacaciones en Felgueras, en el asturiano Valle de Lena, en una casa de la familia del secretario general del PCE, Enrique Santiago, donde planeaban quedarse unos días más.

Sin embargo, al hacerse pública su ubicación y desencadenarse las protestas, han decidido regresar a su casa de Galapagar (Madrid), donde también han sido objeto de protestas en los últimos meses.

A través de Twitter, el anfitrión de Iglesias y Montero ha lamentado que el sábado ya dijo a periodistas que "acosando la casa donde estaba una familia con menores abrían paso al acoso de la extrema derecha".

"Así ha sido", ha censurado Santiago, que ha considerado no obstante que "lo anterior no quita que la principal responsabilidad es de una extrema derecha que supura odio".

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha lamentado el "acoso de la extrema derecha" a Iglesias, Montero y sus tres hijos y ha señalado que es "inadmisible en una democracia".

"Dice mucho y nada bueno de la derecha extrema española y su política del odio. Mi solidaridad plena con la familia", ha expresado el ministro a través de Twitter.

También Pablo Echenique, portavoz del grupo parlamentario, ha lamentado la situación. "El acoso fascista tiene el mismo objetivo que los juicios fake, las cloacas y las tertulias difamatorias: agotarnos como humanos para destruir un proyecto. Y un aviso a navegantes para cualquiera que se atreva a pedir impuestos a los ricos o a tocar al rey", ha escrito en redes sociales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios