• Jerónimo Parra no esconde su preocupación por el tramo Lorca-Pulpí, aún en exposición pública

  • “Su conclusión podría ser viable para 2025, pero lo veo más para 2027”

Entrevista al presidente de la Cámara de Comercio de Almería “Las obras del AVE en ejecución no van a buen ritmo; tengo una mala sensación”

El presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Jerónimo Parra, hace balance y repasa la actualidad almeriense tras un año en el cargo. El presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Jerónimo Parra, hace balance y repasa la actualidad almeriense tras un año en el cargo.

El presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Jerónimo Parra, hace balance y repasa la actualidad almeriense tras un año en el cargo.

Escrito por

· Francisco Maturana

Redactor

–Un año desde que está en el cargo. ¿Un balance interrumpido por la pandemia?

-La verdad es que en principio, cuando tomé posesión como presidente de la Cámara, mi idea era otra totalmente distinta a la que al final he tenido que desarrollar. Mi idea era impulsar muchísimo el tejido empresarial almeriense, también todo lo que son infraestructuras y en definitiva todas las demandas que en la provincia son históricas. Desde marzo, con la pandemia, tuvimos que reestructurarnos y pensar que lo más importante, como no podía ser de otra manera, era la salud. Salvar vidas. Y por tanto, a nivel de Cámara de Comercio por supuesto que ha variado nuestros objetivos. Sin embargo, llega un momento que pasados los meses, y ya después de un año de mi toma de posesión, pienso que sin descuidar en ningún momento las precauciones necesarias, nos damos cuenta que ya conocemos un poco más al virus y tomando una serie de precauciones las posibilidades de contagio son mucho más bajas o nulas. Lo bueno es que son solo tres cosas, que hay que llevar muy a rajatabla, pero solo tres: mascarilla, distancia social y mantener el lavado de manos permanentemente. Con todo ello, y a la espera de que llegue una vacuna efectiva, la vida tiene que continuar en muchos aspectos.

–¿Estamos luchando más que para avanzar para sobrevivir?

-Sí, se puede decir que en este momento lamentablemente es así. No hay empresario ahora mismo, yo creo, que esté pensando en hacer grandes negocios con esta situación. La mayoría piensan en salir adelante y podía ir un poco más lejos, incluso son capaces de asumir gran parte de su coste. Es decir, ahora mismo las empresas están reestructurándose también en cuanto a sus fondos y capacidad de endeudamiento para poder aguantar. Llevar su endeudamiento al límite y esperar a que esto acabe para de nuevo volver a la normalidad poco a poco y ser de nuevo empresas, generando riqueza y empleo que esa es su misión real. Nadie piensa ahora en beneficios, sino aguantar sacrificando incluso recursos que había podido obtener anteriormente.

–Imagino que debe ser frustrante su situación, recién llegado, y con la cantidad de proyectos que tendría sobre la mesa.

-Por supuesto que sí. Para la institución y para mí como presidente, que nuestra idea iba por una línea totalmente distinta a la que nos hemos visto obligados a tomar, ha sido y es bastante frustrante. Pero como digo, yo quiero empezar a avanzar un poco siendo conscientes de esas tres medidas que deben cumplirse para seguir funcionando y creo que se pueden ir haciendo muchas cosas. Y quiero pedir a las distintas administraciones y así lo he hecho estos días atrás con la consejera, Carmen Crespo, de la que me he encontrado a una persona muy cercana y receptiva, que se pongan en marcha todas las actividades que necesitamos ahora mismo en nuestra provincia y confío en que así sea.

–¿Por ejemplo?

-Pues sin duda entre lo más importante, probablemente lo que más, es el impulso hídrico. Yo creo que la depuración de agua debe estar sobre la mesa e ir hacia adelante, y Crespo me ha prometido que se van a poner a trabajar en los sistemas terciarios para desarrollar toda la depuración de agua en nuestra provincia.

Jerónimo Parra, presidente de la Cámara de Comercio de Almería. Jerónimo Parra, presidente de la Cámara de Comercio de Almería.

Jerónimo Parra, presidente de la Cámara de Comercio de Almería. / Rafael González (Almería)

–Viene haciendo mucho hincapié en la problemática de este mal que es el déficit hídrico, ¿es para usted más importante inclinarse por la depuración que aumentar la capacidad de desalación?

-Sí, porque como siempre digo: matamos dos pájaros de un tiro. La mayoría de la depuración de nuestras aguas es en secundario, que son la inmensa mayoría y cuya agua se está vertiendo a ríos muy próximos a la costa. Eso es público y todo el mundo lo sabe, y de alguna forma está perjudicando también a nuestro turismo, ya que esa agua no llega perfectamente depurada al mar. Creo que podríamos llevarlo a cabo, tal y como se lo he planteado a la consejera, donde un recurso tan importante para nuestra provincia se puede estar desperdiciando. Esa agua no llega perfectamente depurada y es un factor que también afecta a nuestro turismo. Hablamos por ejemplo, que solo en la zona de Levante son entre 10-15 hectómetros cúbicos que son agua depurables vertiéndose a los ríos que finalmente llegan a las costas.

–Un levante que además vive una situación si cabe más agravada de sed…

-Efectivamente. A nivel provincial estará en torno a 30 hectómetros cúbicos en toda la provincia. Son cantidades muy importantes de agua. Es cierto que el secundario permite que no sea un agua perjudicial, pero tampoco es la depuración perfecta y no te da la posibilidad de reutilizarla y hay que hacerlo. Se convertiría en un recurso importantísimo para nuestros agricultores. A la vez, podríamos presumir de que a nuestro litoral no llega ni una gota solo de agua de depuradora.

–Entiendo entonces que le ha planteado a la Junta de Andalucía que toda el agua depurada tenga un tratamiento terciario, sin excepción.

-Sí, poner un módulo de terciario. No se puede hacer una depuración terciaria de primeras, debe ser encadenada con primaria y secundaria. Por tanto, lo que hay que hacer no son depuradoras nuevas, sino ampliar las existentes con este módulo. Y eso sí, sin descartar en ningún momento la desalación porque necesitamos recursos suficientes, al igual que los trasvases. Ningún recurso que pueda venir hay que descartarlo. Más que nada porque puedo tomarme la licencia de decir que somos la provincia de Europa que mejor aprovecha una gota de agua. Luego surgen ciertas noticias sobre agricultores almerienses que desarrollan prácticas condenables, cuando eso puede ser un caso aislado y lo único que se hace es desprestigiar sin fundamento alguno. Se hace mucho daño, porque la realidad es otra bien diferente. La inmensa mayoría no es así.

–Y es un referente de economía social y cooperativismo como modelo.

-Así es. Aquí los beneficiarios están muy repartidos, buscando una concentración de pequeños agricultores a través de alhóndigas y cooperativas que por sí solos no podrían llegar a esos grandes mercados. Esa asociación es un referente en el mundo, y los hace muy competitivos. Pero el problema es que para todo ello necesitamos agua.

–Hablamos de un problema para el que probablemente sea el sector económico más importante de la provincia. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

-Es muy importante que Almería cuente con un sector agro fuerte, más aún en el momento que nos encontramos ahora mismo, pues gracias a él la economía almeriense no es de las que más ha perdido, lo está sosteniendo. Cierto es que aquí también se depende mucho del turismo, que por desgracia atraviesa el peor momento junto con la restauración, pero el sector agro ha funcionado muy bien durante toda la pandemia.

–A su juicio qué es necesario para que la economía se resienta lo menos posible en el contexto actual en Almería.

-Primero y más importante es que la economía no se pare. Hay que articular medios entre administraciones y empresas para que eso no suceda. Y algo muy importante también y que quiero empezar a reivindicar son las infraestructuras. Esas que tanto necesitamos en este momento tan importante. Hay que tener en cuenta que a nivel país, uno de nuestros principales competidores, Murcia, quiero anticiparte que si no pasa nada el AVE llegará allí para los primeros meses del año que viene si no pasa nada.

–Lo cual es buena noticia…

-Es muy buena noticia, pero tenemos que pensar que Murcia va a tener un arma para competir con Almería que aquí no tenemos para ser competitivos. Una comunicación que llevamos mucho tiempo reivindicando y que a mi personalmente me está empezando a preocupar. Estuve en una visita no hace mucho para ver cómo se están ejecutando las obras en la provincia. Casi todas están en marcha. Yo he reclamado que esas obras lleven un ritmo un poco mayor. Yo vengo de la obra pública, cuarenta años, sé cómo es mi trabajo y por tanto cuando una obra lleva un buen ritmo. Y lo cierto es que no es el caso y difícilmente acaben en plazo. Falta ritmo. Pero hay algo que me preocupa mucho más que eso, y la información que tengo ahora mismo no es buena para la provincia de Almería, y es que el tramo Lorca-Pulpí está en exposición público. En esta situación se puede tirar un año, tres o cinco. Una vez que pasa hay que retocar proyectos y es algo que siempre sucede. Pasa mucho tiempo. Hay que adjudicar esa obra, es la única que falta. Hay que ser conscientes de lago que intento transmitir a las administraciones y es que no sirve de nada que los tramos de Almería estén terminados y no tengamos ese tramo para enlazar con Murcia. El AVE no es una autovía.

–Le veo muy pesimista…

-En este sentido sí, la verdad. Yo fui uno de los críticos con los túneles que luego se tapiaron. Yo como empresario, lo único que concibo cuando se hace una obra es acelerar y ponerla en marcha en el menor tiempo posible para que se le de el rendimiento que la promovía. No hay más. Hemos tenido durante muchos años 650 millones de euros en una inversión bestial totalmente inservible a la que no se le ha sacado rentabilidad. Y ahora, por desgracia y espero equivocarme, vamos a tener más de 1.500 millones de euros invertidos sin poner en servicio. Hablo de los tramos Almería y Murcia que estarían inservibles por uno. Cuando los empresarios gestionan recursos privados esto no puede pasar. Es inconcebible.

–Almería está acostumbrada a eso, pero el escenario es terrible…

-Y por desgracia lo vamos a ver. Se van a terminar una serie de tramos nuevos y va a seguir sin poder ponerse el AVE en servicio. No me gustaría tener que contradecir al ministro Ábalos, pero te puedo casi garantizar que la posibilidad de que llegue el AVE para 2023 es inviable.

–¿Y mínimo?

-No me atrevo. Depende mucho de la voluntad política. Podría ser viable para 2025, pero sería más bien para 2027 y aún así tampoco me puedo aventurar. Igualmente los tramos que están en marcha en Almería podrían llevar otro ritmo.

Entrevista a Jerónimo Parra en su despacho en la Cámara de Comercio de Almería. Entrevista a Jerónimo Parra en su despacho en la Cámara de Comercio de Almería.

Entrevista a Jerónimo Parra en su despacho en la Cámara de Comercio de Almería. / Rafael González (Almería)

–¿Estamos en el peor contexto político de los últimos años para seguir avanzando en todos los proyectos pendientes para Almería?

-Yo tengo que ser sincero y te digo que no debería ser así. Porque cuando hay obras que benefician a la población todo el mundo debería estar totalmente unido, pero por desgracia sí es así. No debería, pero lo es. Muchas veces son los temas políticos los que deciden si una obra de necesidad se hace y si se lleva a cabo cómo. Todos estos proyectos jamás deberían estar bajo la lupa de un solo signo político.

–Por lo que pide altura de miras.

-Efectivamente. Siempre. Además, les digo a todos lo mismo y que vean por encima de sus siglas, y sobre todo los de mi provincia, que son con los que más contacto tengo. Necesitamos que nos defiendan con uñas y dientes.

–¿En qué punto está la Mesa de las Infraestructuras?

-Lo cierto es que antes de la pandemia era uno de mis objetivos, volver a ponerla en marcha. Sentar en la misma mesa a todos los signos políticos y a todas esas personas que pudieran aportar algo. Sin embargo, con la COVID esa ha sido una de las cosas que no hemos podido poner en marcha y ahora mismo son complicadas las reuniones.

–Habrá quien piense que en el momento actual de crisis sanitaria, quizás pudiera parecer un tema como es el de las infraestructuras más secundario.

-Yo no permito que se me ponga esto como excusa. No, porque necesitamos de alguna forma reactivar o incentivar la economía, y por ejemplo en el caso del AVE, que tiene de la bendición de todas las administraciones y que tanto tiempo necesita para moverla, y llevarla a cabo, ahora vaya a frenarse.

–Hablando de empleo, ya se plantean desde el Gobierno abordar la derogación de la reforma laboral.

-Sinceramente creo que no es el momento, ni muchísimo menos. Eso es generar desconfianza y más incertidumbre que ya lo está pasando mal y que tiene un futuro incierto. Sería una equivocación. Si hay que tener flexibilidad es en este momento, no otro, para que las empresas no se vean avocadas a la quiebra o un concurso de acreedores, que como bien sabemos en la mayoría de los casos llegan a la liquidación. Pocas empresas sobreviven a eso. Por tanto, no sería bueno para nadie.

–Y entiendo que ve vital la prórroga de los ERTE.

-Sin lugar a dudas. Desde el principio ha sido un mecanismo esencial, porque sino imagínate la cantidad de personas que estarían en desempleo. Pero hay que ser conscientes de que esto no puede durar eternamente. Pero qué duda cabe de que ha sido un mecanismo bien pensado, bien hecho y esencial para mantener puestos de trabajo. Muchas empresas no habrían podido aguantar, al igual que con los fondos ICO.

–Desde que se eliminó el recurso cameral en 2010 aparecieron las dificultades para mantener la institución. En vuestro caso se remontó muy bien, algo que no ha pasado con otras cámaras españolas, caso de Jaén. ¿Cómo se gestiona para salir adelante?

-Con muchísimo esfuerzo y sobre todo contar con los bancos, que son los que nos están ayudando. Además, de concursos asignados con fondos europeos, que son muy importantes para nosotros porque la verdad es que nos permiten sobrevivir. Hubo que reducir la plantilla de la Cámara y otra serie de medidas duras que Diego Martínez llevó con gran entereza y visión. Lo hizo muy bien. Para que la gente lo sepa, las cámaras de comercio somos parte pública, estamos tutelados ahora por la Junta de Andalucía. Lo bueno es que hemos conseguido hacer ver a la administración regional que la Cámara está haciendo una función pública por la cual no recibimos ningún tipo de remuneración. Han sido sensibles con nuestra situación y la labor que desarrollamos y se nos ha asignado una pequeña cantidad para este año. Y para el año que viene habrá otra en los presupuestos para hacer frente a nuestra función pública. Es una reivindicación que hemos pedido desde siempre. Era algo de justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios