Mundo

Morales comunica al Parlamento su renuncia para que regrese la "paz social"

  • El vacío de poder provocado por las renuncias de todos los altos cargos bolivianos dejaría la Presidencia de forma interina a la opositora Jeannine Áñez, segunda vicepresidenta del Senado.

Ciudadanos bolivianos celebraban la renuncia de Evo Morales en La Paz. Ciudadanos bolivianos celebraban la renuncia de Evo Morales en La Paz.

Ciudadanos bolivianos celebraban la renuncia de Evo Morales en La Paz. / martín alipaz (Efe)

La carta de renuncia del presidente boliviano, Evo Morales, fue recibida este lunes por la Asamblea Legislativa (Parlamento), en la que indica que su decisión obedece a "evitar" la violencia y su deseo de que retorne la "paz social" al país del que estuvo al mando durante 13 años y nueve meses.

"Mi responsabilidad como presidente indígena y de todos los bolivianos es evitar que los golpistas sigan persiguiendo a mis hermanos y hermanas dirigentes sindicales, maltratando y secuestrando a sus familiares", señalaba el texto, cuya autenticidad fue confirmada a Efe por fuentes del Senado.

La remisión de la carta se realizó después de que Morales confirmara su renuncia mediante una declaración grabada que fue difundida la tarde del domingo.

En el texto, Morales condena que en Bolivia se siga "hostigando y persiguiendo" a indígenas, dirigentes y responsables de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS). "Hoy es el momento de la solidaridad entre nosotros y nosotras, mañana será el momento de la reorganización y el paso al frente de esta lucha que no termina con estos tristes sucesos", agrega. La nota, que destaca varios de los logros de su gestión, menciona la consigna de "resistir" y finaliza con la arenga "¡Patria o muerte!".

A la carta del mandatario también se suma la del vicepresidente del país y presidente de la Asamblea Legislativa de Bolivia, Álvaro García Linera, que apunta que se vio obligado a dimitir por un golpe de Estado y por "fuerzas oscuras que han destruido la democracia".

Se espera que el Legislativo convoque a una sesión extraordinaria para elegir a un sucesor que podría ser la senadora de la opositora Unidad Demócrata (UD) Jeannine Áñez, segunda vicepresidenta del Senado, hasta la celebración de nuevas elecciones, que se podrían demorar hasta tres meses.

Áñez es la principal opción en la cadena de sucesión constitucional tras el vacío de poder provocado por las renuncias en cadena, además de Morales, de García Linera, la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, el de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, y del primer presidente del Senado, Rubén Medinaceli, todos miembros del partido oficialista.

El Parlamento boliviano debe pronunciarse sobre la sucesión y tiene mayoría de dos tercios el MAS de Morales, por lo que Carlos Mesa, ex presidente y uno de los principales líderes de la oposición, ha pedido responsabilidad a los parlamentarios oficialistas para encontrar una salida.

La Organización de Estados Americanos (OEA) difundió el domingo un informe advirtiendo de graves irregularidades en las elecciones del 20 de octubre tras las que Morales fue proclamado vencedor para un cuarto mandato consecutivo hasta 2025.

Morales seguidamente anunció nuevas elecciones con un nuevo órgano electoral, pero la oposición y comités cívicos respondieron que la única salida era su renuncia y, mientras la tensión fue aumentando en el país, por la tarde comunicó que dejaba el poder.

En su discurso de renuncia, acusó a la Policía de haberse sumado a un "golpe" para echarle del poder, lo que ha sido negado por los líderes de la oposición y cívicos que encabezaron las protestas en su contra.

Morales se encuentra en paradero desconocido desde que anunció su renuncia, aunque sigue activo en redes sociales. El político sólo ha aparecido a través de Twitter y Facebook, con una serie de mensajes, el último de ellos para reiterar su denuncia de un "golpe cívico-político-policial" para forzarle a cerrar la etapa en el poder que inició en 2006.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios