Mundo

El Partido Laborista británico suspende a su ex líder Corbyn por antisemitismo

Jeremy Corbyn, en 2019. Jeremy Corbyn, en 2019.

Jeremy Corbyn, en 2019. / PETER POWELL / efe

Las acusaciones de antisemitismo que lastraron el mandato de Jeremy Corbyn al frente del Partido Laborista resurgieron ayer con fuerza para abrir en la formación una nueva brecha, que ha supuesto por ahora la suspensión de su ex líder.

Los laboristas, principal fuerza de la oposición en el Reino Unido, esperaban con fundado temor el resultado del informe de una comisión independiente sobre el tratamiento de las denuncias por antisemitismo en el partido.

La bomba de relojería tuvo un efecto aún mayor del previsto e hizo aflorar la guerra civil larvada entre el sector corbynista y el del actual líder, el moderado Keir Starmer. La Comisión británica de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC) fue contundente: el Partido Laborista no tramitó con diligencia las denuncias que recibió por conductas antisemitas en su seno y llegó incluso a violar la legalidad en su discriminación.

De acuerdo con el documento, la cultura prevalente en el partido durante los años de Corbyn (2015-2020) "en el mejor de los casos, no hizo lo suficiente para prevenir el antisemitismo y, en el peor, podía entenderse que lo aceptaba".

Los lapidarios términos del informe llevaron a Starmer a calificar el de ayer como "día de la vergüenza" para el Laborismo, ante el que su formación sólo podía "pedir perdón a la comunidad judía".

Tras publicarse el informe, el Partido Laborista decidía suspender de militancia y expulsar de su grupo parlamentario a Corbyn, quien renunció a la dirección tras su severa derrota ante Boris Johnson en diciembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios