Cultura

La Comisión de Patrimonio da luz verde al proyecto de restauración del Muro de la Vela en la Alcazaba

  • El proyecto elaborado por Yamur Arquitectura señala como principal patología del muro el deterioro superficial y la perdida de material del mismo, loo que ha dado lugar a oquedades

Muro de la Vela de la Alcazaba. Muro de la Vela de la Alcazaba.

Muro de la Vela de la Alcazaba.

La Comisión de Patrimonio Histórico de Almería ha aprobado el proyecto de restauración del Muro de la Vela del Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería en el que se definen las pautas de restauración del muro defensivo que separa el primer y segundo recinto de la fortaleza y que discurre a lo largo de 89 metros de norte a sur, con pequeños quiebros y una torre de flanqueo central que mira a levante junto a otras grandes torres defensivas huecas en los extremos.

Según han trasladado fuentes de la Junta, el motivo de la restauración es la presencia de numerosas patologías que comprometen la conservación de estos restos patrimoniales en un paño “muy heterogéneo en su morfología” que ha sufrido una “intensa actividad restauradora e incluso reconstructora” durante el último siglo.

A pesar de estas restauraciones, algunas partes del muro presentan un estado de conservación que en algunos puntos demanda una “acción de consolidación urgente”, ya que en varias partes “no se erradicaron los problemas” o “han aparecido” otros nuevos, especialmente en las nuevas fábricas erigidas en el siglo XX mediante el uso de materiales inadecuados.

El proyecto elaborado por Yamur Arquitectura señala como principal patología del muro el deterioro superficial del muro y la pérdida de material del mismo, lo que ha dado lugar a oquedades que pueden dar lugar a nuevos problemas. Asimismo, las restauraciones llevadas a cabo en el siglo XX presentan un alto deterioro de los revestimientos y uso de materiales no adecuados, como bloques de hormigón y ladrillos huecos.

Este aspecto no solo produce un “negativo efecto visual” sino que además facilita la erosión de muro, en el que también se ha apreciado un “importante problema de infiltraciones” desde el paso de ronda de la muralla, lo que supone un evidente daño a las estructuras.

Así, el documento aboga por consolidaciones discretas, adoptando materiales y fábricas de mampostería similares a las originales. El objetivo es hacer prevalecer la salvaguardia del monumento, especialmente la imagen del frente amurallado tras sus fases constructivas medievales y modernas siempre en virtud de datos contrastables sin que sea preciso sustituir los elementos constructivos desaparecidos.

En cuanto a los elementos incluidos en las restauraciones más recientes, el proyecto plantea la sustitución de materiales inadecuados por otros más acordes, con la corrección parcial de los hormigones de cemento que forran la Torre Sur y la corrección de revestimientos simulando tapias que forran la Torre Norte.

El proyecto estima que el uso de materiales inadecuados pueden ser la principal causa de las manchas de humedad que afectan a la parte baja de la Torre Sur y de sales y desprendimientos en la zona norte. Asimismo, observa la pertinencia de corregir los revestimientos que coronan lienzos y torres, y la impermeabilización del adarve.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios