ana tapia. poeta

"Creo que además de entretener, quizás la misión de la literatura sea molestar"

  • La autora almeriense participa en el VII Encuentro de las Artes y de las Letras el viernes en MECA Mediterráneo Centro Artístico donde presenta 'Las ovejas radiactivas de Kolimá'

Ana Tapia presenta el viernes su último poemario en MECA. Ana Tapia presenta el viernes su último poemario en MECA.

Ana Tapia presenta el viernes su último poemario en MECA. / diario de Almería

Ana Tapia, Almería, 1974. Es profesora de relato histórico en la Escuela de Escritores de Madrid. Ha publicado Túnel de espejos deformantes (Andrómina, 2006, Premio Leonor de Córdoba de poesía), El polizón desnudo (El Gaviero, 2009), obra híbrida inspirada en su experiencia como antropóloga, Kiriwina (Fin de Viaje, 2012), fruto de sus estancias en Suecia, país con el que tiene un fuerte lazo emocional.

Ha publicado también Vértigo (Cazador de Ratas, 2018) y el poemario de Ciencia Ficción Las ovejas radiactivas de Kolimá (Cazador de Ratas, 2018). Ha participado en numerosas antologías de poesía y relato, como la de Viajes Interestelares (Cápside, 2016) o la de Terroríficas (Palabaristas, 2018) con del relato de terror Holodomor. Como antóloga, ha editado la obra colectiva Hijas del pájaro de fuego (Fin de Viaje, 2012). Mantiene el blog de impresiones literarias Querida Carson McCullers.

Hacer una novela es un trabajo muy duro, un auténtico reto, sobre todo para los corregimos cada frase"El microrrelato es un género que golpea como un pequeño puño, y te deja luego una sensación, un regusto"

-¿Cómo definirías tu discurso literario de ficción?

-Hay temas recurrentes en mi narrativa. La guerra, por ejemplo. Lo maravilloso o lo extraño. También me sumerjo con frecuencia en la Ciencia Ficción, sobre todo en su vertiente más antropológica.

-¿Qué esperas que sienta el lector cuando lee tus textos?

-Me fascina el simple hecho de poder provocar emociones al lector. Hace poco una lectora me decía, a propósito del relato Vértigo, que había tenido que apartar la mirada en uno de los pasajes. Eso, creo, es bueno, porque quiere decir que la narración funciona.

-Tus microrrelatos son duros. Seduces al lector, lo guías entre las galerías más intimas y, en el momento más inesperado, le asestas certera en el centro del pecho. ¿Crees que el texto literario debe tener algún tipo de carácter aleccionador o, por el contrario, debe servir como un adorno o un entretenimiento?

-Creo que además de entretener, quizás la misión de la literatura sea molestar, por así decirlo, o al menos hacer pensar, dudar. En el fondo la literatura es un reflejo de la vida, donde las cosas son complejas y no sencillas, y todo tiene sus matices, sus grises.

-Tus microrrelatos tiene una gran carga simbólica, quizás, incluso, un dolor. ¿Qué buscas en tu discurso para que al final permanezca en el lector?

-El microrrelato es un género que golpea como un pequeño puño, y te deja luego una sensación, un regusto. Eso es cierto. Por la brevedad de los textos, el lector suele experimentar todas las emociones concentradas. Eso lo hace un género muy especial.

- Diriges un blog literario, ¿Cuáles son tus experiencias en este medio?

- Pues me gustaría poder dedicarle más tiempo, renovarlo un poco, sobre todo ahora que está de actualidad el asunto de la nueva política de datos.

-¿Qué ofrece la era digital al lector?

-Ofrece muchísima información. Tanta, que a veces no podemos llegar a digerirla del todo. Yo a veces he recurrido a hacer capturas de pantalla, por ejemplo de reseñas de libros que me interesan, porque hay tantas y tan buenas que no es posible retenerlas todas. En esta piscina de datos, es responsabilidad de cada lector, creo, el no perderse, el saber seleccionar, porque si no se volverá loco.

-¿Crees que el libro y la literatura esta en grave riesgo a causa de la multitud de información y variedad que recibe el lector?

-Creo que es una pena que haya tantísima oferta y de una vida tan breve, y me desanima un poco la tiranía del mercado, de la que tanto se habla. Una vez más, es tarea nuestra, y es toda una aventura, buscar aquello con lo que conectamos, porque sería imposible tenerlo todo.

-¿Estás preparando trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Puedes adelantarnos algo?

-Estoy escribiendo una novela ambientada a finales del siglo XIX, y he comprendido en mi propia carne a qué se refería Almudena Grandes cuando decía que hacer novela era "ser proletario de la literatura". Es un trabajo muy duro, un auténtico reto, sobre todo para los que corregimos cada frase hasta la saciedad.

Con motivo de la celebración del VII Encuentro de las Artes y de las Letras del Mediterráneo, podremos contar con la participación de Ana Tapia, el próximo viernes día 29 de junio, junto con Juana Castro, Premio Nacional de la Crítica, en MECA Mediterráneo Centro Artístico, en la calle Navarro Darax, 11 en Almería, a las 20 horas y que presentará su ultimo libro de poemas Las ovejas radiactivas de Kolimá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios