Cultura

Crónica de una misteriosa relación

Desde el principio de su relación, allá por el 2002, el suyo ha sido un amor sembrado de polémicas. Primero porque supuso la ruptura del matrimonio entre el ex edil de Marbella y su mujer, Maite Zaldívar. Más tarde, por el cariz que tomó el asunto donde, las épocas "dulces" con la prensa, han sido sucedidas por otros momentos de claros enfrentamientos a los reporteros y cámaras que perseguían a la pareja por donde fuera. Isabel Pantoja, persona difícil a la hora de entregar su corazón, caía rendida a los pies de un personaje sobre el que se han escuchado muchos comentarios y que, poco a poco, fue ascendiendo en la política -de la mano de Jesús Gil- hasta llegar a ocupar su puesto al frente del Ayuntamiento de la localidad más controvertida de la Costa del Sol.

No obstante, los sueños de la Pantoja de poder retirarse de los escenarios para, según comentaban, gobernar al lado de su compañero, se fueron al traste cuando éste fue detenido acusado de diversas malversaciones que incluso salpicaron a la propia tonadillera -aún son recordadas sus fotos del arresto carcelario-. Se acabaron los "dientes, dientes" y, a partir de ese instante, los contactos con los medios se limitaron a exclusivas que la artista ha ido concediendo a la prensa -en concreto, a la revista ¡HOLA!-, donde iba aclarando que, a pesar del tiempo, seguía enamorada.

En cierta manera, algo de cierto debe haber cuando, durante los primeros permisos de Muñoz, Isabel acudió a Mi gitana para encontrarse allí con él. Eso o, como afirman algunas otras voces, ambos preparan la estrategia para, una vez Julián consiga la libertad condicional, anunciar su ruptura definitiva. Sea como sea, nada está claro en torno a estos protagonistas de nuestra vida social que, de nuevo, vuelven a estar en primera línea de la actualidad.

De regreso ya en la prisión de Alhaurín de la Torre -de donde salió el viernes a las cinco y media de la tarde y a la que volvió ayer lunes-, el ex alcalde no ha tenido oportunidad de reencontrarse con su novia, quien sí envió a su chófer personal para atenderlo durante sus desplazamientos. Alojado en Mi gitana, el domicilio conyugal de la urbanización La Pera, Muñoz incluso ha invitado a desayunar a los periodistas que le seguían, demostrando un temple a prueba de bombas que ninguna pregunta, más o menos incómoda, ha podido alterar.

Mientras, Isabel Pantoja, la misma noche en la que su compañero dormía fuera de su celda después de cumplir 27 de los 36 meses que tiene de condena -ingresó en septiembre de 2006 a raíz de su implicación en el caso Malaya-, actuaba en el Casino de Torrelodones para un grupo selecto de espectadores y ante la contratación de otro antiguo amor suyo como es Diego Gómez quien, al ser cuestionado, afirmó haber encontrado a la artista "tranquila y muy bien". Una jornada de emociones en la que, por el mencionado recinto, se dejó ver Techi, nueva novia de Kiko Rivera, junto a sus padres.

Ahora toca esperar y descubrir, en función de los acontecimientos, si, tal y como afirmaba la cantante sevillana recientemente en una nueva entrega de sus entrevistas-comunicados oficiales, Francisco es el único hombre de su casa o existe alguna persona más que comparta ese honor.

Nos referimos, es evidente, a Julián Muñoz. Un nombre, nacido para el escándalo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios