Estudio de Global web index

Los wearables mejoran la salud de la mayoría de sus usuarios

Los smartwatch, son unos de los wearables con más aplicaciones en el mundo de la salud Los smartwatch, son unos de los wearables con más aplicaciones en el mundo de la salud

Los smartwatch, son unos de los wearables con más aplicaciones en el mundo de la salud / amazon

Los wearables (relojes y pulseras inteligentes) se han convertido en una de las tecnologías con mayor protagonismo en la transformación digital dentro del mundo de la salud debido a su recurrente utilización.

Un informe elaborado por Global web index sobre el uso de estos dispositivos, revelan que en Estados Unidos y Gran Bretaña, los wearables más usados son los smartwhaches (relojes inteligentes) seguidas de las pulseras que regulan la actividad física (41%). 

Las pulseras y relojes inteligentes sirven tanto para mejorar el estilo de vida como para una utilización médica con personas que padecen un tipo de patología concreta. 

Con respecto a mejorar los hábitos en la rutina diaria, las funciones mas utilizadas son: contar pasos (66%), calorías quemadas (53%), control de la temperatura corporal  y el latido cardíaco (35%).

En cuanto a las características que más interesan a los próximos compradores son la posibilidad de manejar los niveles de estrés, capacidad de controlar la presión sanguínea y los niveles de azúcar en sangre.

Tras el gran papel motivador que se refleja que tiene en la sociedad, se están empezando a hacer estudios para medir su precisión y fiabilidad.  La investigadora del grupo eHealth lab  de la UOC Carmen Carrion señala que "nunca hay que perder de vista que se trata de indicadores, por lo que no deben depositarse demasiadas expectativas sobre su fiabilidad y hay que contemplarlos siempre como coadyuvantes de un control o tratamiento médico".

Uso en patologías concretas

Centrándonos en la utilización de los wearables en patologías concretas, cabe destacar el caso de la diabetes: "los avances en este campo van muy por delante del resto en lo que a implantación de tecnología se refiere y, de hecho, hay logros que se acercan mucho a los dispositivos implantables" dice Carme Carrion que también  comenta que  se están haciendo avances respecto a la posibilidad de utilizar el iPod de Apple para detectar fibrilaciones auriculares, un factor clave en la prevención de  complicaciones cardiacas. Aunque esto todavía sigue en objeto de estudio.

Con respecto a las aplicaciones prácticas que pueden utilizarse en el sistema sanitario a corto y medio plazo, Carme Carrion comenta que "nos estamos dirigiendo hacia un cambio en la organización en el que se tiende tanto a reducir las largas estancias hospitalarias como a evitar las consultas médicas innecesarias, y en el que la opción de la monitorización que proporcionan los gadgets es determinante para conseguir un sistema de salud más eficiente y eficaz".

Asimismo, el papel de estos dispositivos cobra especial importancia, sobre todo en lo que respecta a aspectos relacionados con el acompañamiento a las personas de tercera edad, un campo en el que se están llevando a cabo muchos proyectos como es el caso de la teleasistencia que está totalmente implantada, así como el uso generalizado de recordatorios digitales de la toma de pastillas. Pero a pesar de estos avances, aún queda un largo camino por recorrer para facilitar la atención a  personas que lo necesitan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios