Entrevista a Antonio Pagudo

“Xabier Zurita entiende que ha perdido todo el tiempo de la vida”

  • El actor granadino que dio vida a Javier Maroto en ‘La que se avecina’ es un triste notario con cáncer en la comedia que este domingo estrena la plataforma Atreplayer Premium

Antonio Pagudo como el notario Xabier Zurita Antonio Pagudo como el notario Xabier Zurita

Antonio Pagudo como el notario Xabier Zurita / Atresmedia

El actor granadino Antonio Pagudo (Baza, 1977) fue durante once temporadas Javier Maroto en La que se avecina tras haber llegado desde Arrayán, en Canal Sur, y Cuéntame. Nos habíamos acostumbrado a su papel de ‘huevón’ en Mirador de Montepinar y hoy reaparece como un remilgado vasco, el notario Xabier Zurita, para otra comedia, Benidorm, que se estrena este domingo en la plataforma Atresplayer Premium. Esta producción de Atresmedia con Plano a Plano que se verá en Antena 3 sigue los esquemas de otra ficción anterior, Allí abajo. En esta ocasión , con el ambiente de una comedia negra y fatalista, el cuadriculado Xabier es un enfermo terminal al que los millones amasados en la notaría no le pueden consolar de una existencia rutinaria. Se marcha a la localidad alicantina en busca de su amor de juventud, María Miranda. Cree haberla encontrado en el personaje que interpreta María Almudéver, pareja en la ficción de Tony (que encarna Pablo Derqui, Enrique IVen Isabel), y que preteden estafar al despistado norteño al que acude a rescatar su cuadrilla de amigos. Pagudo explica a este periódico las claves de Benidorm.

–¿Echa de menos la chirigota de amigos que tenía en Baza?

–Pues el otro día tuve una videollamada con dos amigos de la chirigota. Uno estaba en Granada y otro en Los Ángeles. El que está en California trabaja enMarvel. Es el ingeniero musical Anele Onyekwere y ha participado en muchas bandas sonoras como la de La La Land. Los de Baza nos hemos movido. Y con la chirigota nos reíamos bastante. Echo de menos tener sobre todo aquella edad.

–¿Ahora su personaje es también reflejo de su madurez?

–Xabier es más maduro que Javier Maroto pero su vida es más triste. Aún más cuando le detectan un tumor y le quedan tres meses.

–¿Cómo ha trabajado lo de ser ahora un señor serio, vasco?

–No tengo que interpretar a un vasco al uso. Benidorm habla más de la amistad, personificada en la cuadrilla, o del amor, que en el carácter vasco. Es un tipo redicho que busca una oportunidad cuando tenía todo previsto en su vida.

–Según lo que se avanza, a Xabier por su profesión le habían planificado la vida por estirpe familiar, algo típico.

–Sí, es hijo y nieto de notarios en un pueblo como Durango. Su horizonte era estable pero poco interesante. Su vida estaba diseñada. Es un tipo trabajador pero que emocionalmente no se ha desarrollado al margen de su trabajo. Al perder a sus padres se queda muy vulnerable.

Antonio Pagudo en 'Benidorm' Antonio Pagudo en 'Benidorm'

Antonio Pagudo en 'Benidorm' / Atresmedia

–Y no se le conocen novias.

–Su única novia es la ley, como dice en la serie. Es el novio de la verdad, del decreto-ley. Es una forma de entender la vida que le frustra, como no puede ser de otra forma, cuando vas a morir joven y tienes mucho dinero en el banco. Ahí aparecen Candy-María y Tony dispuestos a engañarle. Le quieren dar la felicidad que necesita y los amigos tienen el dilema de avisarle o mantenerle en esa fantasía para que sea feliz.

–¿Qué tipo de comedia se presta ante un panorama así?

–Por supuesto que amarga. La comedia está en la acción, en lo que se cuenta, más que en la palabra, en buscar el chiste. Benidorm es agridulce.

"Benidorm es un destino para gente que saben mucho de la vida y por eso llegan y disfrutan a tope. Tiene cosas increíbles como que es el lugar de Europa donde más viagra se vende"

–¿Se queda en una temporada?

–Da para bastante más y de hecho estábamos preparando la segunda temporada. Habíamos avanzado a los episodios nueve y diez y las sensaciones eran maravillosos. En el octavo capítulo se cierra la primera en Atresplayer Premium, pero hay muchas más cosas escritas que espero que se vean.

–¿Ha podido regresar a Benidorm tras el confinamiento, para compararlo con el que se verá en la serie?

–No he vuelto aún pero aunque no haya visto cómo se encuentra ahora Benidorm, no puede perder su esencia porque la luz es maravillosa y despierta mucha felicidad. La gente va allí a pasarlo muy bien. Aunque piensas que es para mayores, no es así. Te integras fácilmente y seguro que ahora se echa de menos ver a tanta gente pasarlo bien, porque es el estado natural. Es bonito, lo aseguro.

–¿La ciudad de Benidorm está lastrada por tópicos?

–Es un destino para gente que saben mucho de la vida y por eso llegan y disfrutan a tope. Tiene cosas increíbles como que es el lugar de Europa donde más viagra se vende y donde están concentrados los mejores imitadores del mundo. En Benidorm está el mejor imitador de Michael Jackson, el de los Beatles. Son discotecas especializadas, en una ciudad abierta las 24 horas, con mucha música, gente bailando por todas partes. Hay muchas actividades y yo me saqué incluso un título para embarcaciones pequeñas.

–Su personaje tiene ahora mucho que ver con todos nosotros. De un momento para otro el mundo se le pone patas arriba.

Benidorm habla de lo rápido que vamos por la vida y que necesitamos disfrutrarla y resulta que esa lección la hemos recibido todos ahora. Es lo que le pasa a Xabier Zurita que además entiende que ha perdido todo el tiempo de la vida. Lo tenía todo resuelto en lo económico pero le falta todo lo demás: le falta precisamente la vida. Le han vendido que a los 40 año debes tenerlo todo atado y realmente no tiene nada.

"Yo terminé hace dos años en 'La que se avecina' por discrepancias. Pero por asuntos de contrato, no tenía que ver con el dinero ni con cuestiones artísticas"

–¿Qué balance hace de Javier Maroto?

-Le tengo mucho cariño. Había hecho hasta ahora sólo tres personajes en televisión: en Arrayán, en Cuéntame y Javi en La que se avecina. Me ha abierto otras puertas y Benidorm me ha llegado gracias a La que se avecina. Esta profesión es energía y me llevo todo lo que dieron los compañeros en Telecinco. Me siento ahora renovado y muy agradecido.

–¿Y por qué dejó La que se avecina?–Yo terminé hace dos años por discrepancias. Pero por asuntos de contrato, no tenía que ver con el dinero ni con cuestiones artísticas. No fue un asunto tanto de cambiar yo sino de que cambiaron las condiciones con la productora Contubernio, así que se acabó y les agradezco mucho. Estuve después en teatro con la gira de Perfectos desconocidos y me llegó entonces esta oportunida de Benidorm.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios