UD Almería I RDC Mallorca I La crónica

La madera y una chilena de Abdón frenan al Almería (0-1)

  • Partido táctico y nuevamente de rotaciones en el Mediterráneo, donde el Almería se encontró con la horma de su zapato

  • Los rojiblancos se estrellaron en el palo, mientras los mallorquines se llevaron los punto in extremis gracias a una chilena de libro

  • Rueda de prensa

La chilena del gol de la victoria balear. La chilena del gol de la victoria balear.

La chilena del gol de la victoria balear. / Javier Alonso

Tan bien le estaban saliendo las rotaciones a José Gomes que en el choque más esperado de las últimas semanas, se la jugó con hasta nueve jugadores de los más descansados, pero de los teóricos suplentes. Una temeridad, una osadía para unos; una necesidad, una exigencia de la competición para otros. Lo cierto es que el Almería tiene prácticamente dos plantillas y el once era de garantías para plantar cara al líder Mallorca.

El mes de diciembre va a ser duro para el conjunto rojiblanco, con dos partidos por semana y con varios encuentros directos por la zona alta. De momento, el primer escollo ante el Oviedo se había saldado con buena nota en el Carlos Tartiere y en la fría tarde de este jueves, tocaba medir las posibilidades reales de un Almería que sin maravillar por su fútbol, sí que había entrado en una dinámica de ganarlo todo. De hecho, Gomes estaba a las puertas de marcar historia

El partido comenzó bonito, como se esperaba, con dos equipos que querían imponer su fútbol y que le daban intensidad a cada jugada. De primeras, el Mallorca consiguió hacerse con el balón. La presión alta le hacía daño al Almería. No querían jugar al pelotazo los rojiblancos, intentaban tocar y salir con la posesión desde atrás y cuando conseguían romper líneas, llegaban con peligro. Pero los de Luis García Plaza también pisaban el área de Fernando con facilidad. Sin ocasiones claras, con intentonas más que con disparos, el partido avanzaba igualado y disputado.

Lo intentaban los almerienses principalmente por banda. No duraba el balón tanto como otras veces ni encontraba el Almería resquicios entre las líneas baleares, pero por los costados sí que creaba superioridad. Carvalho iba recuperando sensaciones poco a poco, aunque no terminaba nadie de acompañar en las llegadas para que Reina sintiera el peligro. Precisamente en una buena salida del portugués, el balón se movió rápido de banda a banda y acabó con un chut demasiado desviado de Lazo. Al gaditano se le ve mucho más metido que al principio, pero sigue teniendo un punto de individualismo que perjudica su juego. 

Los últimos minutos de la primera parte fueron más de dominio rojiblanco. Dejaba un gusto el partido a unos primeros 45 minutos de mucha intensidad, de claro desgaste por parte de los jugadores de ambos equipos, para que en la segunda parte los cambios fueran los que dieran un plus. Gomes tenía el arsenal preparado en el banquillo para ir a por todas cuando las fuerzas flaquearan. Eso o alguna expulsión, puesto que Muñiz Ruiz había sacado hasta cinco amarillas en un choque sin entradas duras.

Sadiq busca rematar un centro con poca fortuna. Sadiq busca rematar un centro con poca fortuna.

Sadiq busca rematar un centro con poca fortuna. / Javier Alonso

La segunda parte arrancó sin cambios, pero con las mismas ganas del colegiado de desenfundar las tarjetas. Centelles fue el siguiente en ver la amarilla por nada, por ir al suelo, tocar el balón y apenas rozar sin agresividad alguna a un rival. Y como a los malos colegiados se les ve a la legua, la siguiente jugada tuvo los mismos protagonistas, la misma entrada, pero en este caso de Sánchez a Centelles y Muñiz Ruiz se la perdonó porque si no tenía que echarlo. De hecho, Luis García Plaza lo cambió ipso facto para evitar tentar la suerte. Las cosas de algunos árbitros.

El Mallorca fue el primero en mover el banquillo e introdujo al virgitano Salva Sevilla, quería el técnico balear ser el primero en jugar sus cartas. Pintaba el encuentro a que se lo iba a llevar el primero que viera puerta, de momento las defensas se estaban mostrando sólidas y seguras. A los 65, una buena recuperación de Petrovic acabó en una contra con taconazo de Sadiq y mal pase de Carvalho a Lazo, cuando éste se podía plantar solo. Era la oportunidad, faltó un poco de precisión para sorprender.

A los 68 minutos sacó José Gomes la caballería: Morlanes, Samú Costa y Akieme. Segundos después de los cambios, Fernando sacó una magnífica manopla a una falta lanzada por Salva Sevilla. El balón buscaba la escuadra y el gato murciano, como siempre que juega, demostró sus cualidades. Supo responder el Almería, no se amilanó. La frescura de Samú le permitió recuperar, avanzar y sacar un zurdado que se estrelló en la madera. Ni Sadiq en primera instancia ni Lazo en segunda pudieron alojar el balón en las mallas.

Con 29 puntos y un partido menos, el Almería queda en cuarta posición a siete ahora del liderato

Un cuarto de hora quedaba y los dos equipos se la iban a jugar, estaban esperando justo a estos minutos. Ramazani entró para jugar los últimos 10 minutos, para que su movilidad tratara de encontrar los huecos que el cansancio estaba provocando. Pero era el Mallorca el que tenía el balón, se jugaba al ritmo de Salva Sevilla y todo dependía de una recuperación. Tampoco había que hacerle ascos a un empate, un punto para seguir arriba también era positivo.

Pues sí, era positivo pero se esfumó en la última jugada. Una chilena preciosa de Abdón permitió al Mallorca llevarse el gato al agua. El descuento, que había dado alegrías hasta ese momento, fue cruel con un Almería que ve truncada su racha. La estrategia esta vez no le salió a Gomes, que se encontró con la horma de su zapato. Derrota mucho tiempo después y ahora toca saber asimilarla para regresar al buen camino ante el Alcorcón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios