Málaga CF I UD Almería I La crónica El VAR, el acicate que necesitaba este Almería (0-3)

  • Goleada para enterrar la polémica de las últimas jornadas, en un partido jugado a la contra, como más cómodo se encuentra el Almería

  • Jugadores antes en entredicho, como Lazo o Robertone, están sacando su mejor nivel en la parte más importante de la temporada

  • Vídeo resumen del partido

Momento del disparo de Lazo para hacer el 0-2.

Momento del disparo de Lazo para hacer el 0-2.

Todavía andaba fresca la herida abierta por López Toca y Sagués Oscoz el pasado sábado, cuando los jugadores de Gomes volvían a calzarse las botas. Era imposible no mirar hacia atrás, pero había que mirar al frente. El míster había puesto punto y final en la rueda de prensa a otra perjudicial actuación del VAR ante el Leganés, por lo que ya sólo tocaba confiar en su fútbol (donde el que el Almería debe seguir mejorando) y en que le permitieran recortar los cuatros puntos que le distanciaban del Espanyol y el Mallorca.

La derrota bermellona el lunes fue un acicate, un avituallamiento en este tortuoso maratón en el que al Almería le están pasando factura las agujetas en su juego. Es cierto que tiene motivos para quejarse por el VAR, pero también debe de mirarse al ombligo y darse cuenta de que ha desperdiciado muchas ocasiones para estar instalado en zona de ascenso. Ahora le tocaba volver a remar para alcanzarlos y la primera palada debía de darla ante un rival de juego descarado, alegre y peligroso, como es el Málaga

En una tarde bochornosa por culpa de una nube de polvo sahariano que invade el sur de la Península, Gomes repitió once para tratar de llevarse los puntos de La Rosaleda. El equipo había jugado bien ante los pepineros, le metió ritmo, presión y sólo le faltó tener más puntería. El planteamiento malacitano iba a ser distinto, iba a jugar más abierto puesto que el Leganés se encerró casi desde el principio al quedarse con diez, por lo que los rojiblancos confiaban en realizar buenas transiciones para sorprender a su rival. De hecho, ya en la primera jugada Samú Costa casi pierde en la frontal propia un balón de gol ante la buena presión local. Por fortuna, Caye le había pisado.

Eso había sido a los pocos segundos. Al minuto y 50 segundos, Luis Muñoz profundizó, sacó un centro chut desde la frontal del área chica e Ivanildo evitó que Joaquín introdujera a placer el balón en la meta rojiblanca. Mucho ritmo, Pellicer sabía cómo hacerle daño al Almería y de primeras se estaba jugando a lo que querían los malacitanos.

Regalo del Málaga a Lazo

Hasta que llegó la recuperación que buscaba el Almería. El Málaga estaba arriesgando demasiado, se sentía demasiado cómodo puesto que los rojiblancos tenían su primera línea en el centro del campo y no se esperaban la velocidad con la que Lazo montó la contra del 0-1. Todo vino con una pérdida de Ramón en el centro del campo, el gaditano recoge el balón y en dos zancadas, se planta en la frontal del área y le pone el gol en bandeja a Robertone. El argentino no perdona, todo lo mal que se había chutado ante el Leganés lo corrigió Robertone con su diestra. Muy bien el mediapunta, que se ha ganado la titularidad a pulso, y genial Lazo, que ya no abusa del disparo desde cualquier lugar. El gaditano es mucho más peligroso cuando asiste que cuando se obceca en buscar la individualidad.

Con el 0-1, el decorado cambió totalmente para el Almería. No porque se hiciera con el balón y al Málaga le pesara el resultado, sino porque se vio que ganó en confianza. Con confianza en su juego y un rival abierto, los de Gomes están en su salsa. A la contra, Sadiq fue trabado por Juande en el área, pero Ávalos Barrera rectificó su decisión y anuló el penalti pitado tras consultar el VAR. No dio tiempo ni de maldecir al videoarbitraje, puesto que en la siguiente jugada le volvieron a regalar el balón a Lazo, que sacó un zambombazo que se fue abriendo y alejando de los guantes de Barrio para hacer el 0-2.

Celebración del 0-1. Celebración del 0-1.

Celebración del 0-1. / LaLiga

Habían sido dos zarpazos, pero qué dos zarpazos. Sin posesión, el Almería es más peligroso. No se pierde en el toque horizontal, es más certero cuando defiende con solvencia y arriba sólo necesita dos pases y cabalgar para plantarse en las inmediaciones del área rival. Por delante una media parte en la que el Málaga iba a arriesgar el todo por el todo, por lo que los de Gomes necesitaban sentenciar cuanto antes para asegurar los puntos y, a poder ser, ahorrar algunos minutos de cara al choque del viernes ante el Rayo.

Avisa Caye Quintana

Justo como no debía de arrancar la segunda parte, arrancó, con el Málaga más intenso y empezando a ganar los balones divididos. Caye Quintana iba a dar un serio aviso a los rojiblancos, al batir a Makaridze aprovechando la candidez rojiblanca en el despeje, pero el delantero estaba claramente en fuera de juego. No hizo falta que entrara el VAR, el línier había acertado. Eso es fútbol, un deporte de aciertos y errores, no tanta tecnología y tanta pantalla.

Estaba bastante más equilibrada la segunda parte que la primera, el Málaga vivía cerca del área de Makaridze y estaba pisándola de forma asidua. El partido se había puesto para una nueva contra rojiblanca, los atacantes tenían múltiples espacios para hacer lo que más les gusta, pero el Almería notaba la ausencia en la conducción de los ataques de Robertone, que había dejado su puesto a De la Hoz en el descanso.

Balliu se lesionó de sus isquios y Makaridze vio la quinta amarilla, por lo que serán baja ante el Rayo el viernes

Dio la impresión de que el Almería había guardado fuerzas para la contra del 0-3. A los 58 minutos volvió a destapar el tarro de las esencias. Tocó correr como si no hubiera un mañana por la derecha, con balón a la carrera de Sadiq, superando la salida de Barrio. Cristo consiguió salvar sobre la línea el remate del nigeriano, pero el balón cayó en los pies de Morlanes, que realizó un regate exquisito y le regaló el tanto al máximo artillero rojiblanco. Partido sentenciado, jugando así no hay VAR que valga.

Diez minutos quedaban en los que el Almería tenía que guardar la ropa para que no se produjeran más secuelas de cara al encuentro ante el Rayo, fundamental. Balliu se había retirado lesionado y Makaridze había visto la quinta. Dos bajas importantes para el viernes, que duelen menos sabiendo que detrás hay dos compañeros de garantías y viendo el chute de moral que supone esta victoria en Málaga. ¡Quién sabe si el VAR ha picado al Almería y va a mostrar lo mejor de sí en este final de Liga! Si así fuera, gracias señor López Toca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios