El acta de Vivancos Meritocracia versus aptitud

  • Fue un partido durísimo ante un rival de enjundia

  • Pedirle más y más a este equipo no sería justo

Corpas encara a Castellano. Corpas encara a Castellano.

Corpas encara a Castellano.

Mi duda se va despejando. Con el mes de abril a la vuelta de la esquina se vislumbra el buen estado físico de la plantilla, a la espera de que apriete el calor en las jornadas decisivas. En las postrimerías se volvió a imponer la fortaleza física de los rojiblancos, que no se vio acompasada con cabeza fría y algo de talento. No importa, fue un partido durísimo ante un rival de enjundia. Pedirle más y más a este conjunto no sería justo, de ahí que desde esta líneas vuelvo a quitarme el sombrero con Fran Fernández por haber conseguido motivar tanto a sus pupilos. No conceder ni un metro a un contrario como el Granada, evitando que desarrollara su juego cercano al de un Primera, valió su peso en oro.

De igual forma que alabo la dinámica de los de FF, modelo en la categoría, no puedo elogiar la decisión del técnico a la hora de confeccionar el once inicial de ayer. Para un servidor el término meritocracia, utilizado por el entrenador almeriense para justificar la titularidad de Narváez y Demirovic, es sagrado. Es la notoriedad ganada a pulso, algo de lo que por desgracia se adolece en esta sociedad, marcada por el enchufismo, la zafiedad y el colectivismo extremo. Me parece perfecto que FF apuntara en esa dirección, pero teniendo en forma a Rioja y a Álvaro, cabe decir que el técnico rojiblanco se equivocó. Es más fácil expresar opiniones a posteriori tras ver y analizar un partido, pero se comprobó que los ayer suplentes están un par de escalones por encima de las dos sorpresas del once inicial. Meritrocracia sí, pero en un derbi tan especial para ambos jugadores, que han crecido exponencialmente en esta campaña y que han tenido gran culpa de que se viviera un ambiente como hacía temporadas no se recordaba, debió ser frustrante negarles la titularidad justo en un momento culmen para sus intereses. Además, si se quería desgastar al rival, Narváez y Demirovic deberían de haber entrado mediada la segunda mitad, para minimizar su falta de nivel con respecto al de los habituales titulares, máxime con la zaga granadina cansada. El detalle en global, es como si mantienes un noviazgo y el día de la gran ceremonia de casamiento no eres el o la protagonista.

Aun así, con más o menos titulares y sancionados, el mérito de competir con todos los rivales de la categoría y atisbar el sexto puesto otorga al conjunto de FF un sorpresivo reconocimiento, que solo los más fanáticos vaticinaron. No se vio el mejor partido ante el Granada, pero se confirmó la firme candidatura en busca de la ilusión perdida por una directiva que todavía no se cree lo que está pasando. No quisiera olvidarme de una jugada clave y a la vez clamorosa al comienzo del derbi, cuando Rodri intentó zafarse de la marca de Saveljich para encarar en solitario la meta de René. El colegiado concedió en principio, y con buen criterio, la ley de la ventaja. Sin embargo dicha ventaja no fue tal, pues el claro agarrón de Salveljich fue clave para que René llegara a tiempo. Por fortuna, el zaguero rojiblanco no fue expulsado a poco del comienzo del encuentro. Y es que los más trabajadores también se merecen la fortuna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios