UD Almería

La meta del Almería, ¿coto de...?

Revisión de las redes del Mediterráneo. Revisión de las redes del Mediterráneo.

Revisión de las redes del Mediterráneo. / Javier Alonso

Juega Makaridze, el Almería tiene un meta sobrio, serio, regular en sus acciones. Juega Fernando, el Almería pone bajo palos a un hombre de buenos reflejos, a un futbolista que transmite confianza en el césped y buen rollo en el vestuario, a un portero que salva goles al más puro estilo Iker Casillas. A lo largo de su historia, la UDA ha tenido buenas parejas de guardametas: Barbero-Dani en el ascenso a Segunda, Westerveld-Valerio en el primer ascenso a Primera, Diego Alves-Esteban en la época dorada en la máxima categoría, Esteban-Diego García en el segundo ascenso a Primera y René-Fernando para una salvación agónica con Fran Fernández y una siguiente temporada ilusionante.

La salida de René, que se ganó el cariño de la afición, parecía difícil de cubrir. De hecho, Sivera en la segunda parte de la temporada pasada no mejoraba al gaditano, que se marchó cedido a la Ponferradina. Sin embargo, Makaridze sí que ha sabido transmitir la confianza necesaria que necesita un equipo para jugar con la soltura que lo está haciendo ahora mismo el Almería. El georgiano y Fernando se complementan a la perfección, forman de las mejores líneas de la categoría, si no la mejor. De hecho, ahora mismo los rojiblancos son el cuarto equipo menos goleado (con un partido menos, eso sí), con ocho goles encajados, sólo superados por Espanyol, Mallorca y Sporting de Gijón.

Decidirse por uno o por otro es cuestión de José Gomes, que tiene una difícil tarea. Makaridze, más habitual, no es un portero salvador, pero sí destaca por no tener errores groseros que cuesten goles. Fernando, por su parte, está teniendo minutos gracias principalmente al virus FIFA y cada vez que juega saca manoplas y palomitas dignas de foto. Si bien a la defensa le ha costado encontrar la seguridad sobre la que construir el juego, los porteros han sido la mejor base para ir calmando los nervios.

El Almería es el cuarto equipo menos encajador (8 goles) tras Espanyol, Mallorca y Sporting

Con todo y con ello, la duda es saber si mañana jugará Makaridze o Fernando en el Carlos Belmonte ante el Albacete. Sólo el míster lo sabe, cualquiera de los dos pueden actuar y el Almería no bajará de nivel. Lo normal sería pensar que el meta murciano tiene más posibilidades después de su buena actuación ante el Mirandés y tras haber entrenado durante toda la semana con el grupo, mientras que el georgiano ha estado con su selección y ayer completó su primera sesión con el resto de compañeros. Sin embargo, este último no ha jugado ni un minuto en este virus FIFA, por lo que no acumula cansancio y ayer entrenó a buen ritmo en el anexo del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Una incógnita que no se sabrá hasta una hora antes del comienzo de un encuentro, en el que los rojiblancos quieren seguir su progresión, sobre todo ahora que el líder Español se dejó los puntos el pasado viernes.

Con la incorporación de Makaridze ya están todos los internacionales en Almería y José Gomes podrá contar con los tres, puesto que anteriormente llegaron Jorge Cuenca y Nikola Maras. Tanto el meta como el central tuvieron que hacer largos viajes, pero como no jugaron el miércoles llegan descansados. Por lo que respecta al sub-21 español tampoco jugó en el segundo encuentro de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios