Univ. de Almería

El 47% de los titulados logran contratos tras las prácticas

  • Empleo informa que tardan unos tres meses en conseguir empleo a la finalización de las mismas

  • Todos los grados incluyen prácticas curriculares en empresas

El 47% de los titulados logran contratos tras las prácticas El 47% de los titulados logran contratos tras las prácticas

El 47% de los titulados logran contratos tras las prácticas

La irrupción del plan Bolonia supuso un concepto nuevo de universidad, ya que el nuevo Espacio Europeo de Enseñanza Superior (EEES) planteaba una nueva estructuración de los estudios e incorporaba novedades créditos prácticos para poder obtener el grado. Ello son las prácticas curriculares, que desde hace cinco cursos gestiona el Servicio Universitario de Empleo. El catálogo de titulaciones oficiales de la UAL cuenta con 31 grados que, de forma obligatoria y optativa, tienen prácticas curriculares.

El curso pasado, entre octubre de 2016 y junio de 2017 se han gestionado prácticas curriculares a un total de 1.214 estudiantes que pertenecían a 23 grados, 12 másteres y cuatro másteres propios, siendo 1.870 las ofertas emitidas por las empresas e instituciones que colaboran con este programa.

Estos datos son superiores a los del curso anterior (2015/16) en el que el Servicio de Empleo de la Universidad gestionó mediante la plataforma ICARO las prácticas curriculares de 20 grados, 11 másteres y cuatro másteres propios para 1.158 alumnos, según consta en la Memorial Anual de la UAL.

La vicerrectora de Estudiantes y Empleo, Maribel Ramírez ha indicado que "las prácticas en empresa son una actividad cuyo objetivo es reforzar la formación de los alumnos universitarios en las áreas operativas de las empresas para conseguir profesionales con una visión real de los problemas y sus interrelaciones, preparando su incorporación futura al mundo laboral". Además, ha explicado que las prácticas profesionales, sean curriculares o extracurriculares, constituyen "una vía efectiva de inserción laboral".

Desde la Universidad señalan que las prácticas permiten a los estudiantes familiarizarse con el proceso productivo de las empresas y desarrollar las competencias técnicas adquiridas a través de la formación académica. Del mismo modo, durante las prácticas pueden adquirir otras competencias genéricas o transversales que "son muy valoradas por las empresas, como habilidad comunicativa, trabajo en equipo, liderazgo, etcétera", puntualiza la vierrectora.

Además, durante la realización de las prácticas extracurriculares, los estudiantes perciben una ayuda económica que les ayuda a poder mantenerse de forma autónoma durante la realización de las mismas.

Y es que además de las prácticas curriculares, la UAL impulsa prácticas extracurriculares, que son aquellas que los estudiantes realizan con carácter voluntario durante su periodo de formación. Entre octubre de 2016 y junio de este año se han gestionado desde el Servicio Universitario de Empleo prácticas extracurriculares a un total de 679 estudiantes.

La vicerrectora Maribel Ramírez ha aportado un dato importante sobre la inserción laboral cosechada el pasado año por los universitarios que realizaron práctcas y es que en el curso 2016/17, el 47% de los estudiantes que han realizado formación externa han conseguido un contrato de trabajo en los tres meses siguientes a la finalización de las mismas.

Ello pone de manifiesto que grado de inserción laboral es sensiblemente mayor entre quienes antes de acabar sus estudios universitarios han pasado por el mundo laboral. En este sentido, Ramírez ha indicado: "El tener una estancia en la empresa genera posibilidades reales de empleo y posibilita al estudiante aplicar los conocimientos adquiridos en la Universidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios