Vivir

Lucía Alemany: “No me pueden impedir contar que yo sí he abortado”

  • La directora de ‘La inocencia’, primera película que entra a concurso, relata que ella pasó por ciertas situaciones personales de la película

Lucía Alemany: “Hablar del aborto no puede ser un tabú”. Lucía Alemany: “Hablar del aborto no puede ser un tabú”.

Lucía Alemany: “Hablar del aborto no puede ser un tabú”. / Rafael González.

Romper con ciertas normas para vivir libremente es la esencia de lo que quiere contar la película La inocencia, de Lucía Alemany, que estuvo acompañada ayer en la presentación de la película como candidata a ganar el certamen Ópera Prima por las productoras Lina Badenes y María Belén Sánchez.

La película se rodó en el pueblo de la directora: “Fue muy bonito y muy difícil. Tuvo un punto mágico”. Las dos integrantes de producción señalaron que “los extras eran del pueblo. La película era parte de la fiesta del pueblo. He percibido que en las fiestas de verano salen a la calle durante unos días parte de la historia de España. Estamos contentas con que Lucía nos haya arrastrado ahí”.

Alemany apuntó que “usar mi pueblo como escenario, era una de mis estrategias. Era mi tesoro porque me he criado ahí. Sabía que todo el pueblo estaba dispuesto a hacer la películas y conocía que distintos hechos como una verbena iban a suceder y nos lo teníamos que crear, nos metimos dentro de los acontecimientos”.

Anteriormente, la directora grabó un corto y lo que buscaba en la película era lo mismo, “la verdad en los actores. Tengo obsesión por el realismo, mi vida va en ello. Trabajo con la improvisación. Vi lo que funcionó y no y lo que tenía que repetir en la peli. Para conseguir esta verdad, hay que seguir con unas normas como no tener marcas de foco y otras reglas. No significa que hagas lo que te dé la gana. La improvisación está más en el sentir de los actores”.

La directora de 'La inocencia', Lucía Alemany. La directora de 'La inocencia', Lucía Alemany.

La directora de 'La inocencia', Lucía Alemany. / Rafael González.

La protagonista Carmen Arrufat destaca en el largometraje por su forma de actuar. “Tiene el don innato de la naturalidad. Ella sabe escucharse y generar un entorno. Carmen estaba dispuesta a abrirse en canal”, señaló la directora.

En La inocencia, el que dirán de los vecinos del pueblo era una constante y muchos son los que han participado. “Algunos sí que las han visto, se prevé un estreno el 8 de diciembre. Están contentos porque han hecho una peli y han dio a festivales como San Sebastián. Me van siguiendo por redes sociales. Lleva una crítica de lo que significa vivir en un pueblo. Son autocríticos, saben que es difícil vivir en un pueblo de 1.000 personas que te conocen de toda la vida. Te ponen etiquetas y todo el mundo conoce tus miserias y eso mola mostrarlo. El carácter valenciano es muy de reírse de si mismo. No tengo miedo, sé que les va a gustar”.

La directora aseguró que “hubo dos veces en la que me rendí como directora. Es una carrera de fondo porque implica toda tu vida en ello. Si piensas que es difícil ya te estás poniendo los palos en la rueda. Me iba a dedicar a producir hasta que llevé a un productor en un coche y surgió la oportunidad”.

La procesión que se celebra en la película fue real. “La gente del pueblo nos dijo que era más divertido hacer la película que las ferias de siempre. Éramos una manada de gente, desde equipo de producción a gente del pueblo, persiguiendo al equipo de cámara, diciéndole a la gente que no mirara a la cámara. Intentamos interferir lo menos posible para poder grabarlas y que fueran lo más reales posibles”.

Embarazo no deseado

El embarazo de la protagonista se convierte en uno de los temas principales del largometraje: “Nunca se ha planteado como una reflexión del aborto. Existe un conflicto que está latente en la familia, tienen que romper los patrones familiares para que la dejen ser libre. Remedios Naturales es la que lleva la moralidad de esa película, es la que lleva la razón. La joven no tiene conciencia de que dentro está creciendo un ser. Ella piensa que se tiene que quitar eso de encima ya. Tienes que ser consciente de lo que vas a hacer, no se puede tomar una decisión tan a la ligera. La peli no pretende hacer un juicio de valor del aborto, de los toros... Es un retrato a sus personajes. A mi lo que más me atrajo, fue hablar sobre el derecho de las mujeres sobre su cuerpo. Estamos en la España del siglo XXI, tenemos el derecho y la libertad de abortar, hay otros países que no han llegado a ese punto”, explican las profesionales del largometraje.

Alemany reivindicó que en San Sebastián que “el tema del aborto no puede ser un tabú y no me pueden impedir contar que yo sí he abortado. Yo he vivido esta historia con 16 años y el único problema era contárselo a mis padres”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios