Vivir

Profesores del IES Portocarrero conocen la realidad educativa de Finlandia

  • Los docentes observaron las clases, actuaciones y los recursos que emplean

Profesores del IES Portocarrero conocen la realidad educativa de Finlandia. Profesores del IES Portocarrero conocen la realidad educativa de Finlandia.

Profesores del IES Portocarrero conocen la realidad educativa de Finlandia.

Aunque en estos días de confinamiento suene lejano y hasta extraño, hace apenas dos semanas tres profesores del IES Sol de Portocarrero participaron en una movilidad del Programa Erasmus + en Finlandia. Concretamente, Alfredo Rodríguez (profesor de Educación Física), Indalecio Felices (profesor de Inglés y Vicedirector) y Jorge Ramírez (orientador) estuvieron en el Instituto de Educación secundaria Hertoniemi de la capital finlandesa, Helsinki, desde el 3 hasta el 6 de marzo. En dicho centro de secundaria, observaron clases de Educación Física bilingüe y no bilingüe, de Idiomas, de tutoría y de Orientación, así como actuaciones de atención a la diversidad con alumnado de 2º, 3º y 4º de ESO. Además de la observación de clases y actuaciones, pudieron conocer la realidad del profesorado, los recursos y la organización de los centros en el renombrado sistema educativo finlandés.

A la vuelta de esta experiencia, destacan como diferencias fundamentales las siguientes: En primer lugar como se puede imaginar, la ratio de alumnado por clase es muy inferior en ESO. La mayoría de los grupos tiene entre 15 y 20 alumnos/as, siendo el máximo de 25 alumnos/as por clase cuando aquí son 30, llegando a 32 en muchas ocasiones. En las clases de idiomas, los grupos son aun más pequeños, pudiendo observar hasta grupos con 7 alumnos/as. Los recursos también son muchos y variados en cuanto al personal de orientación y apoyo, con un/a orientador/a escolar por cada 250 alumnos/as que se dedica sólo a la orientación académica y profesional. A esto se le unen otros/as profesionales como psicólogos/as, trabajadores/as sociales y enfermeros/as en cada centro. Por último tienen varios profesionales para tratar alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo o con diferentes ritmos de aprendizaje que trabajan en doble docencia o en grupos pequeños de manera coordinada con el profesorado de las áreas.Otro aspecto llamativo es que la Educación Infantil se imparte en guarderías y los niños/as sólo están ¾ horas diarias, trabajando a través de actividades de psicomotricidad, manualidades, juegos... La Educación Primaria comienza a los 7 años y hasta entonces no se les exige saber leer y escribir. Esta organización favorece al alumnado con un ritmo más lento en la adquisición de la lectoescritura.

Entre muchas otros comentarios que nos hacen estos profesores, nos llama la atención que el alumnado es muy independiente y tiene gran responsabilidad, sobre todo a partir de los primeros cursos de ESO. Por ejemplo, en 3º y 4º de ESO, acuden una semana a trabajar en ocupaciones que no requieren mucha cualificación, además de que entran y salen del centro según horarios diferenciados sin que el profesorado tenga que estar en todo momento controlando a cada alumno/a.

Antes de finalizar este artículo, los profesores que participaron en esta experiencia, quieren hacer constar que la consideración social del profesorado, tanto de Primaria como de Secundaria es muy alta en Finlandia y las familias no suelen discutir su trabajo ni opiniones profesionales sobre el alumnado, sino todo lo contrario.

Por supuesto, además de la observación de un centro de secundaria y de las clases, estos profesores pudieron hacer una pequeña inmersión en las costumbres finlandesas, pasando una tarde en una sauna, realizando pequeñas inmersiones en un lago cuya superficie estaba helada, y parece que la fría experiencia fue enormemente enriquecedora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios