Vivir

Una veintena de menores aprende a programar y construir instrumentos musicales comestibles

  • Participan en dos talleres de tecnología Makey-Makey y programación con Scracht en el Centro Guadalinfo de Pechina

Trabajando en la construcción de estos instrumentos. Trabajando en la construcción de estos instrumentos.

Trabajando en la construcción de estos instrumentos. / D. A.

Un grupo de 20 niños y niñas de entre 8 y 16 años, usuarios del centro Guadalinfo de Pechina, han participado en dos talleres realizados los días 11 y 18 de octubre en los que han aprendido a programar y construir instrumentos musicales electrónicos con alimentos y otros materiales usando la tecnología Makey-Makey y el lenguaje de programación Scracht. El de Pechina es uno de los 95 centros de la red Guadalinfo de Almería, impulsada por la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad y las diputaciones andaluzas.

Los talleres han sido organizados por el centro Guadalinfo y Procompal, de la mano del profesor de la Universidad de Almería Mauricio Rodríguez y el Agente de Innovación Local del centro, Juan Antonio Sánchez. Los kits Makey-Makey han sido proporcionados por Procompal y el Ayuntamiento de Pechina. Los talleres han tenido tan buena acogida que ya se está planteando la posibilidad de hacer más ediciones, a demanda de los padres y madres y del colegio de Pechina.

El circuito Makey-Makey tiene apariencia de mando a distancia o joystick y permite conectar objetos cotidianos y programarlos con la intención de que sirvan como “lanzadores” de sonidos o movimientos. Así, cualquier objeto conductor de la electricidad, puede servir como extremo del cable al que se enchufa, consiguiendo que las señales eléctricas lleguen a la placa. Por otro lado, Scratch es un lenguaje de programación visual que trabaja con bloques y permite programar historias interactivas, juegos y animaciones de manera muy sencilla.

En los talleres realizados en el centro Guadalinfo pechinero los objetos usados para construir instrumentos musicales han sido frutas, plastilina y ‘chuches’: cuando se toca uno de ellos se cierra el circuito y mediante la conexión USB, la placa envía al ordenador el código de la tecla que le corresponda, mientras que un programa de música responde con distintos sonidos en función del código de la tecla recibida.

Esta metodología es tan sencilla de utilizar que no es necesario tener conocimientos de informática, lo que la hace especialmente interesante para que los más pequeños se acerquen a la electrónica y la programación básica con Scracht y desarrollen su creatividad, el pensamiento lógico y abstracto, la resolución de problemas y su capacidad de trabajar en equipo, lo que actualmente se denomina en educación ABR o Aprendizaje Basado en Retos.

Aprender lenguajes de programación es muy importante para el futuro de los niños y jóvenes, que son grandes consumidores de tecnología pero desconocen, en muchos casos, cómo se crea o cómo funciona. Despertar su interés en un área con expectativas laborales, familiarizarse a través del juego con la informática y adquirir competencias digitales desde edades tempranas, puede resultarles muy provechoso en una sociedad en la que la tecnología está cada vez más presente en todos los aspectos de nuestra vida.

Acerca de Guadalinfo

Guadalinfo, la red pública andaluza de centros de acceso público a Internet financiada por la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad y las ocho diputaciones provinciales, y gestionada por el Consorcio Fernando de los Ríos, ha desarrollado durante el primer semestre del año en Almería 5.904 actividades en sus 95 centros en las que han participado 31.421 personas usuarias.

Se trata de acciones dirigidas a capacitar a sus usuarios en competencias digitales, en digitalización de empresas y proyectos de innovación social, en el uso óptimo de las redes sociales, Internet seguro, acceso y manejo de la administración electrónica, robótica o trabajo en la nube. Estas áreas de actuación se abordan en diferentes formatos con actividades adaptadas a las necesidades particulares de cada colectivo (personas en situación de desempleo, menores, jóvenes, mayores, inmigrantes, asociaciones de mujeres, emprendedores, pymes, etc).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios