Coronavirus en Almería

Las AMPA de Almería convocan una huelga para no llevar a los niños al colegio

  • Fapace pide que la asistencia sea voluntaria para la vuelta a las aulas

  • Muestran su rechazo a las medidas adoptadas por las administraciones para el inicio del curso

Una de las aulas del CEIP Reyes Católicos de Vera, antes de la pandemia. Una de las aulas del CEIP Reyes Católicos de Vera, antes de la pandemia.

Una de las aulas del CEIP Reyes Católicos de Vera, antes de la pandemia. / V. Visiedo P.

Fapace, la Federación de Asociaciones de Familias del Alumnado de los Centros de Educación Pública de Almería, ha manifestado su rechazo a las medidas tomadas por la administración para el inicio de curso. Consideran que "una vez más se han ignorado las peticiones de la comunidad educativa y las familias no hemos sido escuchadas".

La asociación que aglutina a las AMPA se queja de que "se nos avisa y amenaza con consecuencias si no llevamos a nuestras hijas e hijos a los centros educativos". Aseguran que no quieren "elegir entre su derecho a la educación y su derecho a la salud".

Huelga para el inicio del curso

Ante esta situación, Fapace ha informado en un comunicado de que seguirán reivindicando "una vuelta segura a las aulas". Por ello han convocado una huelga de familias, "no llevando a nuestros hijos e hijas a clase desde el inicio de curso, hasta que se cumplan las medidas necesarias para evitar los contagios dentro de los centros educativos".

Entre las medidas que exige Fapace para la vuelta a las clases está la "asistencia voluntaria". De esta forma, aseguran, "se favorecería una bajada de ratio de aquellas familias que deseen o necesiten llevar a sus hijas e hijos a clase, y apoyando a aquellas que puedan garantizar la educación on-line".

También piden la bajada de ratio en las aulas, que haya personal de enfermería escolar, o una mayor dotación económica y de recursos humanos que garanticen las medidas higiénicas.

Asimismo quiere que los ayuntamientos aumenten sus presupuestos para garantizar la limpieza de los centros educativos y poder utilizar, en caso de ser posible, instalaciones municipales como entornos educativos.

En el ámbito académico quieren "metodologías adaptadas al alumnado del siglo XXI, atendiendo a la diversidad, un plan de actuación para la conciliación familiar y un "plan B" en caso de no que la enseñanza no pueda ser presencial, con metodologías que atiendan a la diversidad, y "no conlleven interminables horas frente a una pantalla".

Finalmente, en su comunicado Fapace hace un reconocimiento público "a aquellos equipos directivos, docentes y ayuntamientos implicados con sus centros educativos en la búsqueda de soluciones ante este inicio de curso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios