El lado oscuro de Almería

Criminales con pasaporte

  • Cazados en Almería. Las colaboraciones entre países de la Unión Europea y el cuerpo de Nacional de Policía de la provincia acaban con el arresto de delincuentes refugiados en la provincia

Criminales con pasaporte Criminales con pasaporte

Criminales con pasaporte / D.A. (Almería)

Garrucha

A primeras horas de la mañana del 1 de abril de 2005, inspectores de la Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Almería, detuvieron en una vivienda en el extrarradio de Garrucha a un individuo, reclamado por INTERPOL quien en julio de 1998 mató alevosamente a dos personas en Bélgica, logrando evadir la acción de la justicia de aquel país y tras recorrer varios países afincarse finalmente en España.

La detención de sujeto se produjo en torno a las once y media de la mañana, cuando fue abordado en las inmediaciones de su domicilio por los agentes de paisano del Grupo de Homicidios. Según informó en su dia la Policía contó desde los primeros momentos con el apoyo informativo de la Policía belga y francesa para la localización de Patrick Lylli Ausgust de 35 años de edad. El criminal se encontraba con una orden internacional de búsqueda y captura interesada por los tribunales de su país por la muerte violenta de dos personas. Una de las victimas, fue una mujer de mediada edad afectada de una minusvalía psíquica a quien el asesino la drogó antes de violarla y posteriormente acabar con su vida.

Desde hacia unos meses Patrick Lylli Ausgust se encontraba trabajando en la provincia almeriense como conductor de transporte internacional en una empresa de la comarca del Mármol. El individuo, muy hábil y escurridizo había cambiado sustancialmente sus rasgos morfológicos y aspecto físico y apenas se le parecía a las fotografías que la Policía belga facilitó a Interpol. Curiosamente, durante la inspección ocular de la vivienda del detenido, los agentes hallaron oculto en uno de los cajones de un armario de su dormitorio, una pequeña carpeta de plástico donde guardaba diversos recortes de periódicos belgas que recogían la noticia de las trágicas muertes de las dos victimas.

Una vez verificada formalmente su identidad lofoscopicamente en la Comisaría de Almería, la misma tarde fue traslado hasta la capital de España, quedando a disposición de la Audiencia Nacional para ejecutar la orden europea de extradición que pesaba sobre esta persona.

Adra

Otro peligroso delincuente, el lituano Darius Blinkevicius, sobre el que pesaba desde hacia varios años una orden de búsqueda y captura dictada por INTERPOL, acusado de seis homicidios dolosos fue detenido el 19 agosto de 2004 en la localidad almeriense de Adra. La detención de Blinkevicios fue planificada muy meticulosamente dada la peligrosidad del individuo.

Esta persona estaba considerada como uno de los máximos dirigentes de la red criminal de los Tulpinai en Lituania. Darius Blinkevicius, afincado desde hacia unos meses en la localidad abderitana estaba clasificado como "el número uno en la lista de los delincuentes lituanos mas buscados. Hasta su detención, el escurridizo delincuente se había movido con cierta soltura por diversos países europeos logrando eludir cualquier tipo de control policial.

La Policía lo calificó como un tipo muy violento que cuando se dio cuenta de que ya no podía escapar incluso intentó suicidarse, autolesionándose. La detención se produjo en la vivienda en la que residía, donde llevaba una vida aparentemente normal con su mujer y su hija. La policía registró el piso del lituano en el que se intervinieron cerca de 6.500 euros y diversa documentación. En el momento del arresto, Blinkevivius se identificó con documentación falsa a nombre de Raimondas Bajoras.

El lituano de 37 años de edad, formaba parte desde el año 1994 de la organización criminal lituana «Tulpiniai».Según la Subdelegación del Gobierno en Almería, el detenido formó parte activa en la muerte de seis personas en el país del Este de Europa, a una de las cuales troceó y luego hizo desaparecer su cuerpo quemándolo. Una vez cometidas éstas y otras acciones similares en su país natal, el peligroso individuo huyó de Lituania con objeto de eludir a la Justicia, que le seguía los pasos, permaneciendo oculto en diversos países hasta su llegada a España.

Mojácar

Después de algo más de diecisiete años de infructuosa búsqueda por toda Europa, el 18 de julio de 2005 un grupo de agentes del Grupo de Localización de Fugitivos de la policía española detuvieron en la localidad almeriense de Mojácar al ciudadano alemán Hans Jürgen Nickel. La detención se produjo poco antes de las diez de la mañana, cuando el individuo en unión de otra persona tomaba un café en un bar de la calle Indalo de esta localidad almeriense. El sujeto estaba reclamado judicialmente para cumplir cadena perpetua en Alemania. Desde INTERPOL se coordinaron todas las investigaciones que llevaron a la Policía Nacional a la localización y detención del peligroso delincuente.

Los agentes, que contaban con puntual información de la Policía alemana en torno a los movimientos esquivos de este delincuente, empezaron a investigar el caso unos diez días antes, después que una pista aportada por los agentes germanos les llevasen hasta Mojácar donde establecieron su cuartel general en un conocido hotel de la localidad.

El sujeto, de apenas unos sesenta años de edad, llevaba ya unos meses viviendo en un apartamento de la playa en la localidad mojaquera y había llegado ese invierno procedente de la costa levantina aunque no se le conocía ningún tipo de actividad laboral.

El individuo, que ocultaba su identidad con documentación falsa utilizando un pasaporte canadiense fue trasladado hasta Madrid a disposición del Juzgado Central de Instrucción numero 4 de la Audiencia Nacional donde se instruyeron las pertinentes diligencias para su extradición a Alemania.

Aunque su imagen física se encontraba bastante deteriorada y su aspecto no se parecía a las fotografías que del individuo tenia la Policía, los tatuajes de su brazo derecho lo delataron.

Tras verificar a través de los archivos de INTERPOL, de que se trataba de la misma persona fue de inmediato arrestado cumplimentando así la orden europea de detención y entrega solicitada por Alemania por un delito de asesinato.

Hans Jurguen Nickel. nacido en Wiesbaden (Alemania), “derrotado” ante los policías, reconoció que agradecía el arresto, por qué ya estaba cansado de tanto huir y no tenia más fuerzas.

El día 18 de junio de 1988, Hans Jürgen Nickel junto con otro individuo aún sin identificar penetró en una oficina de correos de la localidad alemana de Waechtersbach, cerca de Frankfurt armado con un revolver calibre 38 especial en el bolsillo y la intención de cometer un atraco a mano armada. Cuando un sorprendido cliente quiso zafarse del atracador y presionar hacia abajo con su mano el revólver, Hans Jurguen le disparó a boca jarro un tiro en pleno abdomen.. Acto seguido, los dos atracadores abandonaron la sucursal de Correos, y salieron a la calle utilizando en la fuga un vehículo previamente robado en una localidad cercana y que tenían estacionado en una calle paralela a entidad atracada.

Las gestiones posteriores realizadas por la policía alemana permitieron la identificación de Hans Jurgen Nickel como autor del asesinato por lo que fue objeto de una búsqueda internacional que se prolongó durante diecisiete años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios