Contaminación acústica

Desconfianza vecinal ante las medidas urgentes del alcalde contra el ruido

  • Asociaciones del ámbito de la zona acústica solicitan reunirse con Fernández-Pacheco. Pretenden exponerle un informe y acciones complementarias

Terrazas de bares en el centro histórico Terrazas de bares en el centro histórico

Terrazas de bares en el centro histórico / Rafa González (Almería)

Las medidas urgentes contra la contaminación acústica decretadas por el alcalde de Almería mediante resolución han dado mucho de qué hablar entre los hosteleros, pero también entre los residentes de la zona acústicamente sensible (ZAS), del centro histórico. Dos asociaciones vecinales han decidido mover ficha con el registro de un informe técnico y alternativas de acción, y la solicitud de mantener una reunión lo antes posible con Ramón Fernández-Pacheco y Ana Martínez Labella, quien acaba de tomar las riendas de la Concejalía de Desarrollo Urbano y Vivienda.

Las dos asociaciones son Puerta de Europa, del parque Nicolás Salmerón, y Alborán, cuyo radio de acción recoge algunas de las vías de más decibelios del casco antiguo como Trajano o las Cuatro Calles y su entorno. Son los vecinos que han venido protestando desde años atrás por los abusos de convivencia de la zona de la movida.

Los vecinos presentaron este pasado viernes ante el Registro Municipal su petición de reunión junto a un informe confeccionado por el que llaman “grupo técnico”, constituido por varios ingenieros, arquitectos y abogados residentes en la ZAS, que se han dirigido a distintos colectivos vecinales en busca de adhesiones.

Ya lo hicieron en noviembre del pasado año con un escrito rubricado por las citadas asociaciones, además de Casco Histórico, en el que solicitaban estar personados y, por tanto al corriente, de las actuaciones municipales dirigidas a mitigar la contaminación acústica y en el que pedían también el cierre de las terrazas en horario nocturno instaladas en la zona saturada cuyo nivel de decibelios supere el legalmente permitido.

El nuevo texto, con alternativas a las medidas decretadas por el alcalde, entre ellas, el recorte del horario de las terrazas (en la ZAS, hasta las 0:00 horas, de domingo a jueves, y hasta las 0:30, los viernes, sábados y vísperas de festivo), no ha trascendido aún. Los representantes de las asociaciones adscritas –esta vez, Alborán y Puerta de Europa– han preferido esperar a que el equipo de gobierno conozca primero las propuestas complementarias antes de comunicarlas a la prensa, si bien tanto desde Puerta de Europa como desde Alborán han querido incidir en que los vecinos “no están en contra de la actividad hostelera”, la cual, aseguran que apoyan al considerarla necesaria para que haya vida en el casco antiguo, pero apuntan a la existencia de determinadas calles que, en su opinión, constituyen subzonas “sobresaturadas” de ruido y para las que podrían ir dirigidas las medidas complementarias.

“Nosotros, en el parque Nicolás Salmerón, no sufrimos mucho ruido, pero es cierto que hay zonas con contaminación acústica. No vamos en contra de las terrazas, nos parece bien pues su actividad es conveniente para todos”, afirma Carlos Casares, de la AAVV Parque Nicolás Salmerón Puerta de Europa, quien añade la necesidad de que las licencias sean otorgadas de forma “regulada” –hasta ahora el Ayuntamiento las ha venido renovando de forma automática– , además de “campañas de concienciación” dirigidas a los clientes al objeto de que se adquiera la costumbre de hablar con voz contenida o, dicho de otra manera, sin la excesiva sonoridad del griterío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios