Juicio por el crimen del niño Gabriel Cruz

Ana Julia espera hoy veredicto: “Espero que Dios me perdone”, dice

Ana Julia Quezada rompió a llorar ayer en numerosas ocasiones. Ana Julia Quezada rompió a llorar ayer en numerosas ocasiones.

Ana Julia Quezada rompió a llorar ayer en numerosas ocasiones. / Rafael González (Almería)

Prácticamente, se acabó. No quedan más declaraciones, pruebas periciales o documentales que reproducir. Este martes finalizó la séptima sesión de la vista contra Ana Julia Quezada, la única acusada por el asesinato del niño Gabriel Cruz, y tras dar por reproducidas las escasas documentales que quedaban y dar lectura a una carta que la autora confesa de la muerte remitió en abril del año pasado a Ángel Cruz, padre del ‘Pescaíto’, la fiscal Elena María Fernández, el abogado de la acusación particular, Francisco Torres, y el de la defensa, Esteban Hernández Thiel, elevaron a definitivas sus conclusiones.

Hecho esto, tomó la palabra Ana Julia, haciendo uso a su derecho a ser la última a intervenir. “En primer lugar, pedirle perdón a los familiares de Gabriel, a todos los familiares y a toda persona a la que haya podido hacer daño con mi acción”, ha dicho llorando la acusada al ejercer su derecho a la última palabra durante la sesión de este martes de la vista oral contra ella. "Quiero pedirle perdón también a mi hija y a toda mi familia, a todo el mundo al que haya podido sentirse mal por lo que yo hice. En general a toda España y espero que Dios me perdone”.

Entre llantos, Ana Julia realizaba estas manifestaciones para que acto seguido la magistrada Alejandra Dodero diese por concluida la jornada y anunciase que este miércoles las siete mujeres y dos hombres que forman el jurado popular que juzga a la acusada recibirán el objeto de veredicto. No hay hora concreta para este momento, la única indicación en este sentido es que los jurados lo tendrán a su disposición cuando haya sido finalizado y que la magistrada Dodero les dará entonces una serie de indicaciones.

A partir de ahí tendrán 48 horas para deliberar sobre el grado de culpabilidad de Ana Julia, aunque lo previsible es que no agoten dicho plazo y se conozca antes su pronunciamiento, el mismo con el que la magistrada deberá dictar sentencia en función de los delitos, agravantes y atenuantes que queden probados, ya sea por mayoría o por unanimidad. Cuando se conozca, las partes personadas podrán ajustar sus peticiones de pena, siendo éstas las que deberá tener en cuenta Dodero cuando redacte el fallo judicial.

Por el momento, la fiscal ha mantenido en todos sus términos su escrito de acusación, por el que pide para Quezada prisión permanente revisable por el delito de asesinato y 10 años más por lesiones psíquicas a los padres del menor. “Ha quedado acreditado el desapego afectivo que tenía Quezada con Gabriel, lo tenía ya con su propia hija Judith. Ha quedada acreditada una inquina y una aversión injusta totalmente hacia este niño que lleva a una intencionalidad perversa y consolidada en el tiempo”, dijo este martes.

Fernández mantuvo que Gabriel “representaba un obstáculo” para la acusada, que asesinó al niño “primero para eliminar el vínculo afectivo entre el padre y el hijo, que incomodaba a sus planes de relación personal”, y sobre todo para “eliminar ese vínculo afectivo tan intenso que existía entre los padres, cuya prioridad era el interés de este niño, con dedicación y atención”. Además, consideró que existía una “inquina y aversión” hacia Patricia Ramírez, la madre del menor, y que acabó con la vida del pequeño el 27 de marzo de 2018 cuando “se alinearon los astros” para ello, pero que podría haberlo hecho en cualquier momento.

El letrado Torres subrayó el presunto ensañamiento de la investigada a la hora de matar al pequeño, reiterando que lo dejó agonizar durante al menos 45 minutos antes de asfixiarlo. “Estamos convencidos de que es una auténtica asesina. Mató haciendo sufrir al niño. Desconocemos si el móvil es sólo económico o es odio absoluto a la madre del niño o en el fondo es que simplemente le estorbaba en esa independencia” que buscaba, ha dicho durante sus conclusiones finales en la vista oral con jurado popular contra Quezada.

Francisco Torres, abogado de la acusación particular. Francisco Torres, abogado de la acusación particular.

Francisco Torres, abogado de la acusación particular. / Rafael González (Almería)

Aseveró que es una “sociopata auténtica” y pidió al jurado que “no le tiemble el pulso” porque hay que “apartarla de la sociedad porque con toda seguridad va a matar más niños”. “Estoy convencido de que Gabriel no es el primero al que mata”, apuntó en referencia a la muerte de la hija de Quezada en Burgos, tema sobre el que ya había hablado previamente.

Una “escena única” con una muerte a los diez minutos frente a una larga agonía de una hora

La fiscal Elena María Fernández sostuvo Gabriel Cruz murió en un “acto único inmediato, en una secuencia única sin interrupciones” asfixiado por Ana Julia Quezada, quien habría utilizado una “fuerza desproporcionada”, de forma “cruel y sangre fría”.

Mantuvo que en la finca de Rodalquilar, cuando el pequeño estaba “confiado, inocente, totalmente ajeno a la intencionalidad de Ana Julia, una persona de la que no se podía esperar ningún ataque, integrada en el entorno familiar”, la mujer con “absoluto desprecio, sangre fría y de manera repentina e inesperada”, lo proyectó contra una superficie plana.

La fiscal aseguró que lo golpeó contra el suelo y le provocó un hematoma frontal de 2 centímetros, presentando otro en la zona parietal que se extiende tras la oreja derecha que sería compatible con los “golpes del propio mecanismo de sofocación, dada la fuerza desproporcionada sobre la boca y la nariz y la presión ejercida contra el suelo”. Reiteró que no se produjo una hemorragia “masiva” como defienden los peritos médicos de la acusación particular, subrayando que el niño, “sano, consciente”, se “resistió muchísimo” a Quezada mientras ésta lo asfixiaba, aunque defendiendo que no hubo “varias secuencias” ni una agonía de 45 o 60 minutos o que hubiese sido “apaleado”.

Todo lo contrario ve el abogado Francisco Torres, quien afirmó que de forma “inesperada” golpeó por la espalda al niño por detrás de la oreja con el palo de un hacha y lo dejó “agonizar”, subrayando que el pequeño no tenía ninguna posibilidad de defenderse, sobre todo por la confianza que tenía hacia ella al ser la pareja de su padre.

Hizo una defensa del informe pericial médico presentado frente a la autopsia y el informe de histopalogía oficiales, y apuntó que lo único que difiere entre las acusaciones es cómo se produce la muerte, no la muerte por asfixia en sí, aunque reiteró que tiene “más sentido una escena en la que se apalea a un niño y posteriormente se mata, teniendo en cuenta esas lesiones”, fruto de una “somanta de palos”.

Esteban Hernández Thiel, abogado de Ana Julia Quezada. Esteban Hernández Thiel, abogado de Ana Julia Quezada.

Esteban Hernández Thiel, abogado de Ana Julia Quezada.

La defensa eleva a 15 años si hay homicidio doloso

La defensa de Ana Julia Quezada modificó su escrito de calificación y, aunque mantiene su petición de tres años por un homicidio imprudente, eleva de diez a quince años la que solicita por un homicidio doloso, que contempla de forma subsidiaria.

El nuevo escrito del letrado de Quezada, Esteban Hernández Thiel señala que en la Nochevieja de 2016 la acusada comenzó una relación con el padre de Gabriel, iniciándose la convivencia entre ambos en septiembre de 2017.

Una convivencia que “no siempre era aceptada de buen grado por el menor, llegando éste a manifestar a su madre sus reticencias a dicha relación, lo que consultó la madre con el psicólogo que la atendía por otros motivos”. Indica que el 27 de febrero del año pasado, la acusada y la abuela del pequeño lo recogieron de la casa de una prima, a la que propuso irse a comer con ellos a Las Hortichuelas Bajas, si bien la niña no lo hizo porque su hermana se encontraba indispuesta.

Añade que sobre las 15:30 horas Quezada pidió a la abuela y a Gabriel que la acompañasen a pintar a una finca de Rodalquilar, pero que ninguno de ellos quiso ir. El niño abandonó la casa y pasados unos “diez minutos”, Quezada tomó su vehículo para ir a esta finca y se encontró en el camino con el menor, quien le habría dicho que estaba haciendo tiempo para ir a casa de sus primos, por lo que le dijo que la acompañase a Rodalquilar y que lo acercaría más tarde a jugar con ellos.

El pequeño habría accedido y una vez en la finca, mientras la acusada “abría las ventanas del cortijo”, habría cogido un “hacha para jugar” y al decirle la mujer que la soltara porque era “peligroso y podía hacerse daño”, habría entrado en la vivienda diciéndole que “se callara, que siempre le estaba diciendo lo que tenía que hacer, que quería que su padre estuviera con su madre y no con ella, que era una negra fea”.

Asegura el letrado que el pequeño se negó a darle el hacha y que Quezada intentaba quitársela poniéndole la mano en la boca para que “se callara” y no profiriera “más insultos”. “Presa de la ira y sin medir las consecuencias de su acción, continuó tapándole boca y nariz, presionándole contra la pared a pesar de la fuerte resistencia del menor”, hasta darse cuenta de que había dejado de respirar.

Ana Julia Quezada abandona la Audiencia Provincial de Almería. Ana Julia Quezada abandona la Audiencia Provincial de Almería.

Ana Julia Quezada abandona la Audiencia Provincial de Almería. / Rafael González (Almería)

“En el momento de estos hechos, Ana Julia se encontraba en un estado pasional que disminuía su capacidad de comprender y controlar las consecuencias de sus actos, sin llegar a anularlas”, dice.

Afirma que se quedó “presa del pánico” y “bloqueada sin saber qué hacer”, que hizo un agujero de diez centímetros y enterró ahí al niño y que “incapaz de afrontar lo acontecido y sin saber cómo explicarlo a su pareja” ante la “desmedida repercusión mediática y al estar bajo los efectos de medicación ansiolítica”, para evitar las consecuencias de lo que había hecho, lo continuó ocultando hasta su detención. Sostiene que al ser detenida, confesó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios