Nuevo edificio

El Museo de la Vega tendrá espacio gastronómico con platos típicos

  • 400.000 euros costará derribar el viejo caserón del parque del Andarax y edificar un nuevo cortijo almeriense con museografía de la agricultura

Fachada exterior de la casona del parque del Andarax a derribar Fachada exterior de la casona del parque del Andarax a derribar

Fachada exterior de la casona del parque del Andarax a derribar / Javier Alonso (Almería)

A la tercera, la vencida. Tras ser consignado, de nuevo, en los presupuestos del Ayuntamiento de Almería, el Museo de Almería quedará plasmado sobre proyecto en los próximos meses, pero el área de Fomento sabe bien ya lo que quiere. No habrá rehabilitación de la antigua casona del parque del Andarax, sino que ésta será derribada para edificar sobre el solar resultante un cortijo tradicional almeriense, conectado con la naturaleza y el campo, donde poder desarrollar actividades en el exterior, mientras que el interior será dedicado a recordar el pasado de la agricultura almeriense y donde habrá también un espacio de gastronómico donde se puedan degustar los platos más típicos de Almería. Ya pueden ser la gachas, o bienvenidos también los gurullos.

Hasta el pasado año, el equipo de gobierno había contemplado recuperar el viejo caserón del Andarax, que en el momento de crear el parque no fue demolido con la previsión de convertirse en el Museo de la Vega de aquel anillo museístico años atrás defendido por Miguel Cazorla, como concejal de Turismo y que, desde Ciudadanos, ha venido en estos tres años reclamando ante un Partido Popular que también hizo suyo este proyecto.

La redacción del mismo y la dirección de obra fueron licitados, quedando cerrado el plazo de presentación el pasado viernes. Ahora, los proyectistas adjudicatarios contarán con cuatro meses, a partir de la firma del contrato, para desarrollar las peticiones municipales. El reto del proyecto consiste en el diseño de un edificio, tal y como recogen los pliegos de condiciones, que pueda, desde su concepción, transmitir las ideas generales de “cortijo tipo” de la Vega de Almería “a nivel de espacios, materiales, imágenes, etc., sin olvidar –explican– que se debe realizar una nueva interpretación de esta tipología de construcción, que sea actual y acorde con nuestro tiempo, pero con la consideración de que el uso será el de museo”.

Interior de la antigua casona del parque del Andarax Interior de la antigua casona del parque del Andarax

Interior de la antigua casona del parque del Andarax / Javier Alonso (Almería)

En su interior, podrán ser exhibidos enseres de un cortijo de la época de la subsistencia. Podrán realizarse recreaciones de las dependencias con las que contaba este tipo de edificaciones o exposiciones de maquetas de construcciones tradicionales. El Museo dispondrá de una sala de conferencias que sirva, a su vez, de aula pedagógica desde la que transmitir “el legado histórico y los valores de aquellos humildes agricultores”.Así, para el interior del edificio, en esta primera fase, el proyecto a redactar tiene que integrar cuatro zonas: expositiva (con vestíbulo y espacios de circulación polivalentes, y salas de exposición); zona de conferencias (una, con uso también pedagógico); zona de administración (despacho); y zona de servicios generales (almacén y aseos públicos y privados). El proyecto deberá plantear una edificación que permita, ya en una futura segunda fase, ampliar el Museo.

En cuanto al exterior, la actuación a llevar a cabo, con una inversión calculada en 400.000 euros, se extenderá al entorno y accesos a la parcela, mediante la urbanización de la misma, sobre la cual, en la citada segunda fase, pueden levantarse construcciones auxiliares. La propuesta realizada por los técnicos municipales contempla diferentes conceptos y usos para el exterior como “lugar ideal para fomentar las relaciones sociales y lugar de encuentro con la naturaleza como denominador común”. Se podrá disfrutar de un medio natural, donde los visitantes entrarán en contacto con el medio agropecuario, pues en el complejo podrán existir zonas de cultivo de tierra siguiendo los usos agrícolas de antaño.

También se pretende fomentar la recuperación de oficios tradicionales como lo son el talabartero, el herrero o maestros esparteros, así como que haya un espacio ideado para los niños. Se les quiere dar un “protagonismo especial” y fomentar la recuperación de los juegos infantiles, así como el adiestramiento y desarrollo de sus capacidades en manualidades para la creación de sus propios juguetes, solo con los elementos disponibles en el campo. Por último, incluyen el mencionado servicio de restauración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios