Los Coloraos

La Plataforma alega contra el “destierro” del Pingurucho al parque Nicolás Salmerón

  • Insiste en que el Ayuntamiento se ha saltado los trámites y le pide paralizar el proceso de traslado

El Pingurucho, en la Plaza Vieja El Pingurucho, en la Plaza Vieja

El Pingurucho, en la Plaza Vieja / Rafa González

La Asociación Bicentenario de Los Coloraos ha presentado en el Ayuntamiento, el pasado 19 junio, un escrito de alegaciones oponiéndose a la licitación del proyecto técnico de traslado del conocido popularmente Pingucho al parque Nicolás Salmerón por “constituir un trámite real y efectivo para la supresión” del cenotafio de la Plaza Vieja e insta al Ayuntamiento a la paralización del proceso.

En su escrito de alegaciones recoge la Plataforma que el Plan General de Ordenación Urbana de Almería (PGOU), no contempla la ubicación del monumento a los Mártires de la Libertad en ninguna otra localización urbana distinta de la Plaza Vieja. “De hecho –inciden– se encuentra gráficamente recogido en el plano del Espacio Protegido nº 7 del Catálogo del PGOU de Almería, recientemente objeto de la Modificación Puntual nº 64 que ha confirmado, por tanto, su ubicación en la Plaza de la Constitución”.

Entiende la Plataforma pues que para cambiar la ubicación del monumento “no basta con un simple informe municipal de un jefe de servicio y una concejala”, sino que el Ayuntamiento ha obviado que debería haber abordado un “procedimiento de innovación del PGOU con todas las garantías procedimentales”. En particular, los correspondientes periodos de participación ciudadana y la evaluación ambiental estratégica, o los informes de sostenibilidad y viabilidad económica, entre otros.

Acusan al equipo de gobierno de haber llevado a cabo un “procedimiento indirecto y encubierto de modificar el PGOU, máxime tratándose del principal monumento civil que tiene la ciudad y que por sus valores históricos, artísticos, ambientales y simbólicos exige un tratamiento singular desde el punto de vista del paisaje urbano, del patrimonio histórico, de integración paisajística y arquitectónica en el entorno y sin hurtar la participación ciudadana, que solo –añaden– puede asegurar la tramitación de un expediente de innovación de planeamiento”.

En cuanto al contrato en sí para trasladar el Pingurucho exponen que no recoge las características materiales sobre las que la Plataforma ha venido advirtiendo al temer que pueden generarse graves daños sobre el cenotafio. “Nada de esto figura ni de soslayo. Ni tan siquiera datos elementales como dimensiones y altura, características materiales, núcleo interior resistente, peso, tamaño de piezas, ensambles, etc. Imprescindibles”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios