Filicidio en Huércal de Almería

Sergio debía estar con su padre, la juez le dio la custodia días antes de morir

  • La madre denunció por malos tratos al progenitor pero el caso fue archivado de forma previa

La Guardia Civil registra la vivienda de la detenida en Villa Inés. La Guardia Civil registra la vivienda de la detenida en Villa Inés.

La Guardia Civil registra la vivienda de la detenida en Villa Inés. / Rafael González

Sergio moría el diez de octubre, en circunstancias que aún están siendo investigadas, con apenas siete años. Desde inicios del año pasado su madre tenía la custodia y convivía con él en la huercalense barriada de Villa Inés. Pero esto debería haber cambiado porque apenas tres días antes de que falleciese el niño, estrangulado según los primeros indicios, la justicia se había pronunciado a favor del padre otorgándole la guarda y custodia del pequeño, aunque esto aún no había sido notificado.

Ésta era la posibilidad que tenía obsesionada a Ana María B.L., la madre de Sergio, natural de Alcolea y de 38 años. “Estaba deprimida y no ha sabido buscar los recursos para levantar cabeza, ya está. Por más que se le ha dicho o que se le ha tratado de explicar... Pero ella lo único en lo que estaba cerrada era en que no quería perder a su hijo y en que le iban a quitar a su hijo”, explicaba precisamente una vecina en Villa Inés a escasos metros de la casa de la Plaza Río Chico.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) aportó ayer nueva luz sobre las tan traídas y llevadas “denuncias cruzadas” entre los progenitores del menor, después de que la Comandancia de Almería y, especialmente, la Subdelegación del Gobierno, hayan pasado por alto sobre este asunto sin aclarar en ningún momento de qué se trataba exactamente.

De esta forma, se cuenta ahora con un cronograma judicial más o menos completo de este asunto. Así, según los datos recabados por el Alto Tribunal andaluz, Ana María denunció a su expareja, incoándose el procedimiento el 5 de abril de 2017 por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Almería. Fue entonces cuando la juez concedió a la madre de Sergio una orden de protección por presuntos indicios de un delito de maltrato. Lo hizo ese mismo día. También se le concedió provisionalmente el uso de la vivienda y la guarda y custodia del menor.

Siguieron los meses, y así casi hasta pasar dos años. La instrucción de la causa concluyó y finalmente fue el Juzgado de lo Penal número 4 de Almería el que resolvió la causa. Dicho órgano judicial dictó una sentencia absolutoria en febrero de 2019.

Vivienda a la que se dirigió la ahora detenida este jueves por la mañana. Vivienda a la que se dirigió la ahora detenida este jueves por la mañana.

Vivienda a la que se dirigió la ahora detenida este jueves por la mañana. / Javier Alonso (Almería)

Pero durante ese tiempo, los juzgados no cesaron su actividad. En el ámbito civil, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer dictó una sentencia –tras el acuerdo de ambos progenitores- sobre las medidas de guardia y custodia. En dicha sentencia, de fecha 23 de enero de 2018, se concedía la guardia y custodia del menor a la madre con un régimen de visitas del padre.

Una vez absuelto el padre del niño, el pasado 6 de septiembre el progenitor presentó una demanda de modificación de medidas en la que solicitaba que se le concediera a él la guarda y custodia del menor, al considerar que la madre “no estaba cuidando de forma diligente del mismo en asuntos como asistencia al centro escolar o comidas equilibradas”.

La semana pasada, en concreto el 4 de octubre, se celebró una vista en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Almería para dilucidar dicha demanda. No tardó demasiado, porque el 7 de octubre de 2019 la magistrada acordó en una nueva sentencia que la guarda y custodia del menor se atribuyera al padre. Según ha apuntado el TSJA, la resolución se encontraba en trámite de notificación. Pero Ana María ya se imaginaba lo que podía pasar.

Así lo reiteraban aquellas vecinas de la detenida que insistían en la obsesión que tenía la mujer:“Nosotros pensábamos que ella en el punto en el que estaba, era ella la que se iba a quitar de en medio al final. Porque nosotros, por más que le decíamos de últimas, si su padre te pide la custodia, piensa que él está mejor asentado y no va a querer nada malo para tu hijo. Al contrario, va a querer todo lo bueno, y tú tienes que pensar en que tu hijo va a estar bien, en el bienestar de tu hijo. Pero qué va, estaba tan cerrada en sí que lo único que decía era que le iban a quitar a su hijo. De hecho, incluso llegamos a pensar que iba a hacer una locura ,que se iba a quitar de en medio como perdiera la custodia. Y sí, ha hecho una locura pero con la persona equivocada”.

Los agentes de la Guardia Civil, en la vivienda de Villa Inés de la acusada. Los agentes de la Guardia Civil, en la vivienda de Villa Inés de la acusada.

Los agentes de la Guardia Civil, en la vivienda de Villa Inés de la acusada. / Javier Alonso

¿Podría haberse salvado Sergio de haber sido notificada antes la sentencia? Nadie lo sabe, menos aún cuando ni siquiera se conoce el papel exacto que jugó su madre en su muerte, “violenta” según la Guardia Civil, pero con todas las incógnitas aún abiertas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios