Almería

Tristeza y lágrimas para despedir al "hijo de todos"

  • En torno a cinco mil almerienses se dieron cita en la Plaza de La Catedral

  • Ninguno daba crédito a la sucesión de acontecimientos ni al triste desenlace

Como en todos actos celebrados por la familia, ayer, en el funeral, la ciudadanía volvió a responder con su apoyo. Como en todos actos celebrados por la familia, ayer, en el funeral, la ciudadanía volvió a responder con su apoyo.

Como en todos actos celebrados por la familia, ayer, en el funeral, la ciudadanía volvió a responder con su apoyo. / fotografías: javier alonso y rafael gonzález

Comentarios 1

"Me duele porque es como si fuera de la familia". No la frase de uno, es la de decenas de almerienses. Y no es una exageración. Los ciudadanos que se concentraron ayer en la Plaza de La Catedral para despedir a Gabriel y apoyar a su familia lo sentían de corazón. Lloraron y lanzaron mensajes de ánimo a los familiares.

Y es que ayer se iba la representación del primo, el hermano, el sobrino o el hijo de muchos. Solo basta con ponerse en el pellejo de los padres para imaginar, aunque sea de lejos, muy lejos, el sufrimiento.

Las redes sociales han aumentado la visibilidad de la tragedia. Las fotos del pequeño, los peces y los mensajes de ánimo han llegado a medio mundo. Y ya no es como antes, la fugacidad de las imágenes de televisión se ha cambiado por la interiorización calmada de cualquier tema a través de las redes. Los ciudadanos tienen el tiempo que les parezca para ver vídeos, fotos o incluso esas canciones y poemas que muchos han dedicado al pequeño Gabriel. Todo ha creado un nudo mucho más apretado que en otras ocasiones.

Y a esto se le une la figura de Gabriel. Un pequeño con aspiraciones, inteligente y con esos valores de los que su madre estaba tan orgullosa. Pero su fin ha sido trágico. Y la gente ha querido demostrar que ese pequeño podría ser el hijo, primo, hermano o sobrino de cualquiera. Por eso han estado presentes desde principio a fin.

"Es el momento de la concordia, de transmitir paz y serenidad a toda la sociedad", explica Juan José Cortés, padre de Mari Luz, presente ayer en el funeral. Él, mejor que nadie, se puede poner en el lugar de Patricia y Ángel. "Tenemos una justicia y unas leyes que estamos intentando cambiarlas y tenemos que seguir en ese camino todos los ciudadanos, intentar mejorar nuestra sociedad y nuestras leyes", explica Cortés, que defiende que las leyes deben "amparar siempre a los más débiles y no a los más agresivos". "Las leyes tienen que amparar a los ciudadanos y no a aquellos que agreden contra la sociedad de bien", ha añadido.

Por ello, hizo un llamamiento a movilizarse el 18 de marzo en todas las ciudades en un "acto en memoria de Gabriel y de todas las víctimas de España". "Y también en ese apoyo a la prisión permanente revisable para que no la deroguen".

"Os convoco a todos en Huelva, vamos a estar en la plaza de las Monjas, el día 18 a las 12:00 horas. Están invitadas todas las asociaciones, grupos políticos, responsables públicos y todos aquellos que quieran venir. También se hará en todas las ciudades de España".

Cortés pide que se siga "luchando" porque "España merece una justicia justa y creo que nosotros vamos a conseguir entre todos cambiarla". Sobre el funeral, destaca que ha sido "un acto muy solemne" donde ha visto a unos padres "rotos" sin "poder ponerse de pie" que le ha recordado "bastante" a la situación que le tocó vivir en su día. "Quiero también mostrar esa entereza que tienen y esa fortaleza que han transmitido en todo momento. Que no se vengan abajo, que sigan luchando. Que nuestros hijos están jugando en el cielo, y que confíen en Dios".

"Ese camino hacia ellos es un recorrido que tienen que hacerlo y que ellos nos esperan allí, que un día nos vamos a ver con ellos, que sigan confiando en Dios, es la única esperanza que nos va a quedar para alcanzarles y verles un día allí en el cielo". concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios