Tráfico

Un plan de comunicación pondrá en activo las cámaras de control del centro

  • El Ayuntamiento prepara una ronda de reuniones con vecinos y comerciantes antes de empezar a controlar las calles peatonales

Cámara con lector de matrículas en la calle Minero Cámara con lector de matrículas en la calle Minero

Cámara con lector de matrículas en la calle Minero

La Concejalía de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento capitalino está esbozando un plan de comunicación previo a la entrada en activo de las cámaras que controlarán los accesos a las calles peatonales del centro ciudad. La responsable del área, María del Mar García Lorca, pretende, dentro de dicho plan, entablar una ronda de reuniones con los colectivos vecinales afectados, así como comerciantes, para informar de primera mano cómo será el funcionamiento de este sistema que ha desterrado a las pilonas y, sobre todo, responder a dudas y recabar posibles sugerencias que pudieran mejorar esta nueva apuesta desde su arranque.

“Queremos dar a conocer el funcionamiento a los residentes y comerciantes de las calles peatonales y buscar soluciones de forma conjunta a posibles situaciones como podría ser facilitar un tiempo mínimo de acceso a conductores que no pertenezcan a una de las calles afectadas, pero que tengan, por ejemplo, que dejar a una persona mayor”.

La ronda de reuniones comenzará “en breve”, siendo la intención municipal continuar con una campaña informativa dirigida a la ciudadanía en general pues la motivación del Ayuntamiento “no es la de sancionar”, incide en este aspecto García Lorca, que abunda en los “problemas” que las pilonas escamoteables ocasionaban.

“El Ayuntamiento comunicará cuándo activará estas cámaras, que empezarán a funcionar a modo de prueba” por un periodo de dos meses y “también comunicaremos cuándo empezarán a sancionar” a aquellos conductores que, sin la perceptiva autorización, se adentren en las calles cerradas al tráfico de vehículos.

Estas cámaras son lectores automáticos de matrículas, una de las novedades introducidas en el servicio de explotación del Centro de Control de Tráfico y de conservación de semáforos. El sistema implantado en la ciudad está compuesto por diez cámaras, con leds infrarrojos cuyo alcance tendrá por mínimo 30 metros, con fibra óptica y un software que permite trasladar la lectura de matrículas al Centro de Control de Tráfico, ubicado en la Jefatura de la Policía Local.

Las cámaras han sido instaladas en calles como Padre Santaella, Minero, Zaragoza Méndez Núñez, Lachambre, plaza Marqués de Heredia o Plaza Vieja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios