Un patrimonio perdido

Las reliquias desaparecidas en la Guerra del San Valentín de Almería

  • Los restos del cuerpo del mártir que llegaron a Almería era uno de los muchos peregrinos que iban a orar a la tumba de San Pedro

Plaza Campoamor Plaza Campoamor

Plaza Campoamor

Sobre las Reliquias del San Valentín de Almería, desaparecidas en la Guerra, hay que nombrar el folleto “La Verdad de San Valentín”, escrito por el insigne canónigo archivero de la Santa Iglesia Catedral ya fallecido, D. Juan López Martín y publicado por el Centro de Iniciativas y Turismo en febrero de 1965, año en el que Almería celebró una gran fiesta en Honor a San Valentín y principalmente en homenaje a los restos del cuerpo del mártir San Valentín que llegaron a nuestra capital y están documentados.

El San Valentín de Almería es uno mártires procedentes de las catacumbas que se descubren en el siglo XVIII en Roma. Los restos del cuerpo del mártir que llegaron a Almería era uno de los muchos peregrinos que iban a orar a la tumba de San Pedro. Eran cristianos que los martirizaban y los enterraban con una copa de sangre, haciendo alusión a su martirio. En la inscripción del enterramiento figuraba “Valentino In Pace / Pache “(Valiente en Paz). En este sentido cuando en el siglo XVIII se descubren las catacumbas de Roma y se extraen los cuerpos de varios mártires, se trasladan a diversos lugares, y uno de estos cuerpos llegó a Almería.

El cuerpo estuvo en el Altar Mayor de San Indalecio, hasta la llegada de la Guerra

El San Valentín de Almería, fue extraido del cementerio de San Ciriaco, el 9 de abril de 1779, autentificándose las reliquias sagradas en Roma por Fray Nicolás María Sandicio, siendo donadas al Maestro Fray Antonio Gutiérrez ex asistente general de la Orden de San Agustín quien las entrega con fecha del 15 de octubre de 1781 y cédula firmada en Cádiz al Arcediano de la Catedral de Almería D. Vicente González. Finalmente en 1782, D. Francisco Pérez, escribano de la Corte, testificó que entre los bienes del testamento de D. Vicente González, se encontraba la donación del cuerpo del mártir San Valentín a la Iglesia Catedral. Las reliquias del cuerpo eran sus huesos revestidos de cera, restos que se colocaron debajo del altar de San Indalecio y se expusieron al culto en agosto 1782. Entre las fiestas celebradas en su Honor, se encontraban las del 14 de Febrero (Día del Patrón del Amor) y el día 15 de mayo (Día del Patrón de Almería, San Indalecio).

Relieve de Jesús de Perceval Relieve de Jesús de Perceval

Relieve de Jesús de Perceval

El cuerpo estuvo en el Altar Mayor de San Indalecio, hasta la llegada de la Guerra Civil Española, donde D. Pedro Segado que era miembro integrante de la Junta del Tesoro Artístico de Almería, cuyo objetivo era la salvaguarda de los cuadros, ornamentos y otros objetos de la Catedral, aseguraron que aunque la capilla de San Indalecio fue destruida, los restos del cuerpo de San Valentín no fueron destruidos sino guardados con otros objetos de arte en unas dependencias interiores de la Catedral. Por otro lado el insigne artista Jesús de Perceval aseguraba que sus restos fueron enterradas en el claustro de la Catedral que fue cementerio, pero no hay constatación de dicha afirmación. Entre la información existente de lo destruido en la Catedral tras la Guerra se nombran las reliquias de San Valentín como desaparecidas.

El 14 de febrero de 1965, en Almería se celebró una gran Fiesta en Honor a San Valentín y los Enamorados, recordando que aquí estuvieron los restos de un Santo Mártir “Valentín” que vino de Roma. Radio Almería hizo una campaña donde los enamorados a través de sus aportaciones ayudaron a ejecutar un relieve dedicado a San Valentín mártir y peregrino.

Con dichas aportaciones y lo aportado por el Ayuntamiento, finalmente éste encargó realizar al artista Jesús de Perceval, un bajorrelieve tallado en piedra de Alhama , policromado y dorado a modo de un mosaico bizantino. Un San Valentín joven de cuerpo entero en postura gallarda y al fondo del mismo aparece la Alcazaba y las casas y cuevas de la Chanca.

Capilla de San Indalecio Capilla de San Indalecio

Capilla de San Indalecio

El bajorrelieve, se instaló en el Parque Nicolás Salmerón y poco tiempo después desapareció, con posterioridad llegó a manos del fallecido galerista Trino Tortosa quien lo entregó al Ayuntamiento de Almería.Como ya hemos comentado con anterioridad, durante la Guerra Civil, los restos del cuerpo del mártir desaparecieron y no se sabe donde fueron a parar. Al parecer Jesús de Perceval comentó al Canónigo Archivero de la Catedral D. Juan López Martín que los restos fueron enterrados en el claustro de la Catedral que es bien sabido que allí había un cementerio, pero no está constatado que esto fuese así.

En el año 2010, ya recuperado el relieve de Jesús de Perceval por el Ayuntamiento capitalino, se colocó en un lugar estratégico con una verja a su alrededor para colgar candados. Dichos candados, son un recurso turístico-cultural muy atractivo para la ciudad porque las personas que se acercan al lugar donde está ubicado, en la plaza Ramón de Campoamor, en pleno centro histórico, pueden dejar su huella con la colocación de un candado y por otro lado los enamorados pueden sellar su amor el tradicional 14 de febrero “Día de Los Enamorados”. Su ubicación en la plaza Ramón de Campoamor, es muy idónea, por las frases tan relevantes de amor que tuvo el poeta, como se muestra fielmente en la placa que aparece a los pies del monumental bajorrelieve: “ES PROPIO DEL AMOR SI ES VERDADERO, COMPENDIAR EN UN SER EL MUNDO ENTERO”.

Aunque las reliquias de San Valentín desaparecieron en la Guerra, con posterioridad Jesús de Perceval con su particular y magnífico relieve, dejó viva la llama de esos restos que se custodiaban desde el siglo XVIII en la Iglesia Catedral y que siguen dando vida al San Valentín de Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios