Almería

El 'hospital' donde se recuperan las especies amenazadas de Almería

  • El Centro de 'Las Almohallas' ha logrado poner en libertad de nuevo, en lo que va de año, 256 animales heridos por accidentes o por la acción del hombre

Comentarios 1

Los animales son seres vivos y como tales tienen todo derecho a ser cuidados. Las personas tenemos hospitales donde recibimos tratamiento médico cuando nuestra salud se resiente; los animales, desde hace ya unos años, encuentran también en la provincia de Almería un espacio donde poder curar su heridas y restablecer su estado de salud después de haber sufrido algún accidente o situación extrema.

El Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA), denominado Las Almohallas, acoge desde su apertura en noviembre de 2006 a numerosas especies animales de la provincia para su recuperación y puesta a punto para ser reinsertadas de nuevo en el hábitat natural.

Ubicado en el municipio de Vélez Blanco, ha recibido en lo que va de año 344 ejemplares de especies catalogadas como amenazadas. Entre éstas, 235 han sido reptiles terrestres, 103 aves y 6 mamíferos terrestres, a los que hay que sumar los 209 ejemplares que estaban ya ingresados a principios de año, con lo que se alcanza una cifra de 553 individuos los que han recibido tratamiento en el CREA.

Según Sergio López, veterinario del centro "los casos más comunes que recibimos son de traumatismos ocasionados por atropellos o choques con cables, que traen el agravamiento de las descargas eléctricas que provocan la muerte de los animales en más del 95% de los casos, bien en el acto, o bien por las lesiones ocasionadas de las que no se recuperan".

Sin embargo, en los últimos años se ha visto reducido de forma destacable el número de animales ingresados por intoxicación lo que hace presagiar un aumento en el grado de concienciación ciudadana, que, además, es una de las principales responsables de la llegada de estas especies al CREA.

"El 75% de los animales ingresados son ingresados por personas que los encuentran por el campo o la carretera", afirma el delegado de Medio Ambiente, Clemente García, quien, además, ha hecho un llamamiento a todas las personas para que "colaboren con los técnicos a la hora de recuperar especies heridas y sean conscientes de la imposibilidad de tener en casa ciertas especies, no aptas para tenerlas cautivas, debido a su categorización como amenazadas".

Para colaborar con el centro, la delegación de Medio Ambiente tiene activo durante las 24 horas del día un número de teléfono para denunciar hallazgos de animales heridos. El número es el 670944592.

En los primeros seis meses de 2008, 256 animales han sido devueltas a la naturaleza. Ejemplares que han recibido el alta de un 'hospital' en el que se han recuperado de sus lesiones y han podido entrenarse para poder volver a sobrevivir en libertad, cazando y protegiéndose de los peligros que pueden encontrar, entre los que se encuentra la mano del hombre, uno de los más destructivos.

Las Almohallas cuenta con una zona destinada a la educación ambiental en la que los visitantes pueden conocer, de primera mano, los tratamientos que reciben los animales y donde se muestran algunos ejemplares que han sufrido lesiones irrecuperables para concienciar de la necesidad de extremar el cuidado sobre los animales.

Tejones, búhos reales, milanos, halcones peregrinos, águilas calzadas, cigüeñas blancas, gaviotas, erizos, jinetas, cernícalos o tortugas moras son algunas de las principales especies que ingresan en el CREA, heridas por caídas en balsas, atrapados en vallas, por falta de plumas, por desnutrición o atropellados.

El Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de Almería posee una de las tasas más altas de reintroducción de especies. En torno al 45-50% de los animales ingresados vuelven en perfecto estado a su hábitat natural, como los tres buitres leonados y el águila calzada que fueron anilladas ayer y puestas de nuevo en libertad por el propio delegado de Medio Ambiente.

Para el caso de los ejemplares cuya vuelta al medio natural no es posible, el Centro tiene activo un programa de cría en cautividad, cuyo objetivo es la reproducción de estas especies y la posterior liberación de sus descendencias.

Además del área de recuperación de especies amenazadas, la delegación cuenta con una zona en el Coto Montalviche destinada a la alimentación de los buitres.

El Muladar, situado a más de 900 metros de altitud, que fue abierto en noviembre de 2006, es un espacio donde los técnicos depositan los animales que fallecen de forma natural en granjas concertadas con la Junta de Andalucía.

Así, cerca de 400 ejemplares de aves carroñeras, entre las que hay buitres -son los más abundantes-, quebrantahuesos y alimoches, y que llegaron a la zona de la sierra del Parque Natural de Sierra María- Los Vélez, mediante el programa de reintroducción de aves, procedentes de otros sistemas montañosos vecinos.

El objetivo del proyecto, en palabras del delegado, es "evitar que este tipo de aves, que siempre han poblado las sierras de la provincia tengan que migrar para encontrar alimento" y además, "dar solución a la ley que obliga a la Junta de Andalucía eliminar toda la carroña existentes en los montes de la provincia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios