Andalucía

Felipe González y Felipe... Sicilia

  • El PP saca a pasear el nombre del diputado socialista que no descarta, tampoco lo contrario, competir con Susana Díaz por el liderazgo del PSOE andaluz

Juanma Moreno, en la sesión de control del Gobierno de este jueves. Juanma Moreno, en la sesión de control del Gobierno de este jueves.

Juanma Moreno, en la sesión de control del Gobierno de este jueves. / Julio Muñoz/EFE

A Juanma Moreno le gusta citar a Felipe González, el ex presidente del Gobierno acababa de declarar en una programa del diario argentino Clarín que se necesitan acuerdos "sucesivos" entre los partidos políticos durante el tiempo que dure esta pandemia. Y que entre una monarquía parlamentaria y una "republiqueta", como la que propone Pablo Iglesias, él prefiere a la Corona. En la sesión de control al Gobierno andaluz, Juanma Moreno nombra a Felipe, "a González, no a Sicilia". El "otro Felipe" es el jiennense Felipe Sicilia, que se cuela de rondón por segunda vez en la sesión.

Antes de que Juanma Moreno lo citase en la sesión de este jueves, el portavoz del PP, José Antonio Nieto, se refiere a Sicilia o a Juan Espadas, alcalde de Sevilla, como posibles competidores de Susana Díaz por el liderazgo del PSOE andaluz. Felipe Sicilia, policía nacional de profesión, licenciado en Ciencias Políticas y diputado por Jaén, es como el Guadiana, sale a la superficie y, poco después, muy poco después, casi al instante, se esconde. En esta ocasión, el parlamentario socialista ha realizado unas declaraciones al Sur en las que sostiene que no descarta competir por el liderazgo del PSOE andaluz, porque es necesario una renovación para ganar, pero al poco se zambulle. Lo han malinterpretado.

No es la primera vez. A Sicilia le ocurre como a Teresa Rodríguez, que los demás siempre se equivocan al interpretar sus palabras. Y mira que el hombre recurre a la ambigua expresión del no descartar, que es el paradigma de la ambigüedad. Juanma Moreno prefiere que Susana Díaz vuelva a presentarse a las elecciones autonómicas, pero no va a desaprovechar ninguna ocasión de mentarle sus posibles competidores, que los habrá. La ex presidenta también dedicó muco tiempo en sus años de poder a revolver las aguas internas del PP.

El diputado socialista Felipe Sicilia. El diputado socialista Felipe Sicilia.

El diputado socialista Felipe Sicilia. / EFE

El PSOE andaluz celebrará su congreso en 2020 o a principios de 2021, y debe elegir secretario general y, después, el candidato a la Junta. Habrá una alternativa a Susana Díaz, eso es lo seguro, pero los críticos aún no han encontrado el nombre. Hay varios, pero también son variados los opositores a la ex presidenta, y entre ellos hablan y hablan, son distintos y quieren consensuar una alternativa. Sicilia, desde luego, es uno de ellos; Juan Espadas lo pudo ser, como la también jiennense Ángeles Ferriz. O María Jesús Montero si Pedro Sánchez  lo quisiese, pero de momento el presidente del Gobierno mantiene su paz con Susana Díaz.

Felipe Sicilia comió en Torremolinos con su alcalde, José Ortiz, con el gaditano Fran González y el malagueño Luciano Alonso, y de ahí ha salido esta nueva entrada del jiennense en la política andaluza. Ni González ni Luciano tienen peso en la organización, aunque el primero ha sido premiado en numerosas ocasiones por sacar los peores resultados municipales de los socialistas en la ciudad de Cádiz. Alguien en las alturas le quiere bastante, y ahora es delegado especial del Estado en la Zona Franca de Cádiz.

La declaración de Sicilia no ha gustado al secretario general del PSOE de Jaén, Francisco Reyes, que es la brújula infalible del partido en Andalucía. Los olivares aún no han decidido hacia dónde debe soplar el viento.

Los críticos cuentan con mejores candidatos, y hay dudas sobre si Juanma Moreno prefiriría a Espadas o a Sicilia. O a Susana Díaz, de nuevo. El PP repite que su preferida es la ex presidenta. Hay discusiones sobre eso, pero lo que es seguro que la candidatura del PSOE andaluz no será tan importante para este partido como la caída de Ciudadanos. Si los naranjas no se hunden del todo, el tripartito consolidará su mayoría.

En las sesiones de control, los cara a cara entre Susana Díaz y Juanma Moreno son cada vez más duros. La ex presidenta ha interrogado a su sucesor por el colapso de la Atención Primaria, por los retrasos en la realización de las pruebas de PCR y sus posterior resultados. Sostiene Susana Díaz que, entre una y otra, pueden transcurrir 14 días. Y más. Y Moreno, que es consciente de la saturación en los centros de Salud, se le queja del "legado" que le dejó la socialista.

Moreno habló de Felipe Sicilia, pero la Mesa no dejó que el socialista José Fiscal preguntase al vicepresidente de Regeneración Democrática, Juan Marín, sobre la enésima investigación sobre el patrón almeriense Gabriel Amat, jefe del PP de la provincia más oriental. Molesta, a este PP de Moreno, Amat siempre ha sido un hombre del pasado. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios